Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 15 8 06 Productor, director y presentador. Un poco como un Juan Palomo de la radio, que desde luego facultades y experiencia no le faltan. Así va a ser la nueva temporada del locutor vizcaíno en Punto Radio a partir del próximo mes de septiembre. El reto aumenta. Y es que tras regresar la temporada pasada a las ondas radiofónicas en esa misma emisora los domingos por la mañana, Ramonchu va a pilotar el espacio de tarde de la cadena, La tarde de Ramón García un programa para toda la familia 0 16 4 0 L O S V E R A N O S D E Ramón García PRESENTADOR DE RADIO Y TELEVISIÓN La guerra de audiencias también es injusta para el público MANUEL DE LA FUENTE- -Este verano ha sido especial para usted, con las vaquillas en el corral. -Sinceramente, para mí no ha sido un trauma, ya eran once años. Por quien sí lo siento de verdad es por los niños. Porque vaya donde vaya, en la playa, de vacaciones, no paran de preguntarme por las dichosas vaquillas y por el concurso. -Más allá de lo superficial, Gran Prix mostraba mucho acerca de cómo es la sociedad española. -Cuando uno hace un programa de entretenimiento sabe que siempre lo que queda, la primera impresión, es la banalidad y la frivolidad. Pero cuando nosotros pensamos ese espacio, además de la base y el sustento que eran, claro, el entretenimiento y la diversión, nuestra fórmula implicaba algo más, mostrar España, doblar el mapa de España y ver que puede haber muchas coincidencias, por ejemplo, entre gente de Cádiz y de Bilbao. Para mí era realmente enriquecedor, sobre todo por la cantidad de gente que se conocía y para la gente de los pueblos era como un sueño, para un pueblo pequeño dos horas en la tele eran una auténtica fiesta. -Siempre me dio la impresión al verle en la tele que le faltaba un pelo para ponerse a concursar como uno más. -No lo puedo evitar, es parte de mi carácter. Además, tengo la suerte de que soy el primer espectador, el más cercano. La verdad es que me lo he pasado bomba... -No sólo le dio a usted por trabajar en Nochevieja, sino que durante más de un año ha trabajado los domingos en Punto Radio. ¿Vocación o martirio? -No se preocupe, viene de familia. Eran hosteleros y tenían discotecas, y sé muy bien lo que es trabajar de jueves a domingo, y por la noche, y descansar cuando los demás trabajan. No tuve vacaciones hasta los 27 años, o sea que cuando me dicen qué mal rollo trabajar en Nochevieja les digo a mí Pasándolo OLÍMPICAMENTE Para la gente de los pueblos pequeños de cualquier rincón de España poder participar en un programa, en un cocncurso como el Gran Prix era como hacerlo, prácticamente, en unos Juegos Olímpicos. Todavía recuerdo muy bien a un señor bastante mayor, con su boina, que me dijo una cosa realmente bonita: Mire Ramón, es la primera vez que salgo de mi pueblo en toda mi vida. No salí ni siquiera en la luna de miel, así que fíjese lo que es para mí estar aquí CHEMA BARROSO Sin tipo pero CON TIPAZO Yo no soy el presentador tipo que sale ante la cámara o ante el micrófono, suelta un ¡Buenas noches! y ¡Hala! a hacerse todo el programa de corrido sin fijarse en nada. Yo analizo mucho el trabajo de conjunto, la luz, el sonido, y así he conseguido ir aprendiendo un poco de todo me lo váis a decir que me he pasado media vida poniendo copas esa noche. -Y a partir de septiembre, la radio por la tarde. ¿Un punto o un puntazo? -Esperemos que sea un puntazo. Tengo muchísimas ganas y además ahora lo que más me apetece es hacer radio, precisamente he aparcado varios proyectos para dedicarme a éste en cuerpo y alma. Es una oportunidad a la que no se puede decir que no, me siento como un joven nuevo. Para mí es un auténtico reto, que a estas alturas de la profesión es lo que más apetece. Así que me ando con Ramón García se incorpora en septiembre a la sintonía de las tardes de Punto Radio carpeta y boli apuntando ideas. Se va a llamar La tarde de Ramón García y el propio nombre ya indica que va a tener un sello muy personal. Además voy a ser un poco Juan Palomo, en el sentido de que voy a ser presentador, director y productor, con lo que el reto es aún mayor. -Ese sello, ¿será de correos o de coleccionista filatélico? -Queremos hacer un programa para que toda la familia se entretenga, es decir, que el oyente sepa que entre las 4 y las 7 de la tarde va a haber distracción, que el oyente sepa que tiene una cita con la diversión, en el 106.3 del dial de FM. ¿Será como su legendario marmitako, o más bien de régimen? -No, no, será un buen marmitako, pero muy digestivo porque va tener mucha verdura. -Hablando de pucheros, ¿qué tal lleva desayunarse con un tazón de audiencias? -Aunque uno no tenga en ese momento un programa, no me acostumbro. Y cuando lo tienes, pues ya qué voy a decir, lo primero que haces es darle al ordenador y a la tecla de las audiencias y a sufrir. Me parece algo muy duro, y también injusto, y no sólo con los profesionales, me parece realmente injusto con los espectadores. -Cuando escucha la radio o ve la tele ¿tiene deformación profesional, es decir... lo hace con un cuaderno en la mano y tomando notas? -Yo siempre me pongo en el papel del espectador o del oyente, en todas las reuniones siempre hago así, siempre intento decir lo que diría el público. Hay gente que sólo ve los números, el negocio y yo les digo, pero hombre, siéntate en el sofá, como un espectador, a ver qué conclusiones sacas. ¿Qué siente cuando escucha lo de sí que es verdad, lo he oído en la radio sí, seguro, lo han dicho en la tele -La responsabilidad es grande y cuanto más popular seas más responsabilidad y cuanta más gente te oiga o te vea más aún.