Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 40 LOS VERANOS DE LOS 25 MEJORES RESTAURANTES DE ESPAÑA MENS SANA Sant Pau POR CARLOS MARIBONA rimera española, y una de las escasas mujeres en todo el mundo, que ha recibido las tres estrellas Michelin (concedidas este mismo año) Carme Ruscadella ha visto recompensada una trayectoria profesional impresionante. Esta cocinera perfeccionista y llena de sensibilidad ha roto el mito de que sólo los hombres pueden hacer alta cocina, y ha convertido Sant Pau en uno de los restaurantes más importantes de España, exportando su modelo nada menos que a Tokio, donde cuenta con una sucursal de gran éxito. La de Ruscadella es una cocina de producto, de sabores, consecuencia de una profunda reflexión y de una gran técnica. Para ejecutarla se basa en la mejor materia prima del entorno: el vecino Mediterráneo (cigalas, espardeñas, gambas, calamares... y las huertas del Maresme. Sant Pau abrió en 1988 en una antigua casa señorial de Sant Pau de Mar, rodeada de un espléndido jardín con el mar al fondo. Paisaje que se disfruta a través de las enormes cristaleras del comedor. Tan enormes como las que tiene la propia cocina, desde la que Ruscadella y su equipo pueden recrearse también mientras trabajan. Apenas hay sitio para 35 comensales, perfectamente atendidos por un equipo encabezado por Toni Balam, marido de Carme, con la colaboración de sus hijos. La cocina de Sant Pau queda perfectamente reflejada en algún plato ya clásico como el arroz caldoso de gambas con las colas pela- P POR MARTA BARROSO Y TERESA DE LA CIERVA Belleza Carné por puntos El verano nos llena de buenos momentos, pero también de huellas indeseables en la piel. Si quiere dar el esquinazo a las manchas, peladuras y eritemas que el sol nos hace pagar como peaje, evite, como si del carné de conducir se tratara, perder sus puntos. ¿Ejemplos? Si usa crema hidratante con ácido glicólico, pásela a la noche, y guarde hasta el otoño los cosméticos con retinoides, porque dejan la piel desprotegida. Los anticonceptivos orales, antibióticos, antiinflamatorios o algunos componentes de los tratamientos anti- acneicos (peróxido de benzoilo y tretinoina) pueden dar lugar a urticarias, picores, ronchas e incluso manchas solares que pueden quedarse instaladas para siempre. La mejor recomendación es dar vacaciones a sus pastillas y retomarlas en septiembre, con la vuelta al cole. Carme Ruscadella, propietaria del restaurante Sant Pau Sant Pau Dirección: Nou, 10. San Pol de Mar (Barcelona) 93 760 06 62. www. ruscalleda. com Días que cierra: domingos noche, lunes, y jueves al mediodía. Precio medio: 120 euros. Menú degustación: 99 euros. Calificaciones en las guías: Campsa, 3 soles; Michelin, 3 estrellas; Gourmetour, 9,5; LMG, 8,5. EFE das y las patas crujientes, que se mantiene siempre en la carta, y también en el recomendable menú degustación. El de este verano comienza con aperitivos variados que dan paso a tres buenos platos marinos: colas de gambas escaldadas con vermut negro, patatas chips y almendras saladas; sepia a tiras con pelota a la antigua y verdolaga fresca; y gato de mar (un peculiar pescado que en castellano se conoce como verrugueta) y conchas finas con su caldo, patatas confitadas y ajos tiernos. El comensal elige luego una carne entre tacos de espalda de cordero lechal con bizcocho de pasas, o pollo de pata negra frío a la vinagreta con aceitunas negras y tomate verde y rojo. Una atractiva selección de quesos (Mas Farró, Saint- Nectaire, Ibores, Stilton y Epoisse) precede a los postres: dos chocolates, helado crujiente de pistachos, fideos de leche y cacao y aromas de Amaretto; y texturas de café, helados de parmesano y aceto y spray de brandy. Un lujo. CHIPS DE VERANO POR JOSÉ MANUEL NIEVES BLOG DE PAPEL POR ALFONSO ARMADA Actualidad. Síntesis liofilizada de la realidad. Lo que pasa tamizado por el transformador de lo que ocurre o se cree que ocurre, también conocido como intelectual orgánico al servicio de la jerarquía de las noticias: periodista: guardabarreras de lo relevante. La servimos empaquetada en cómodos módulos audiovisuales o entintados para que la clientela sepa a qué atenerse, forjarse una visión del mundo, atizar la hoguera o el hielo de una opinión, convencernos de que si hay relato- -aunque sea fragmentario e ininteligible- -hay porvenir. En la medida en que salen cada mañana los periódicos estamos paradójicamente a salvo, es decir, podemos seguir empujando el pedrusco de Sísifo de la existencia y no salir en estampida. Por muchas catástrofes que contengan en su breviario de podredumbre, poder echárnoslo al coleto y luego tomar el aperitivo, pasar la página o cambiar de canal, es un síntoma de que el fin de nuestro mundo no está en el orden del día. Tic- tac. Fórmula tácita de que la muerte va a tardar tanto tiempo en presentarse que podemos dedicar buena parte de la sobremesa y las estepas de la tarde a vivir como si no hubiera nada que temer, fuéramos de la misma materia que la eternidad. Un fastidio cósmico. FUEGOS Y GPS. Retiro lo que dije el otro día sobre los navegadores GPS, esos que todo el mundo lleva ahora en el coche y cuyo uso (eso sí que lo mantengo) es más peligroso para los conductores que el de los teléfonos móviles. Lo que retiro es el tonillo irónico ese con el que me referí a su dudosa utilidad. Porque he visto algo aquí, en Galicia, donde estoy estos días, una escena que me ha devuelto la fe en esos cacharrillos de moda: los bomberos, especialmente los voluntarios que llegan aquí de otras comunidades para detener la catástrofe, los necesitan para guiarse en esta maraña de caminos de todos los tamaños que es la red viaria gallega. Y les hacen ganar minutos preciosos que pueden aprovechar después para luchar contra las llamas. Mis respetos, pues, a los GPS portátiles. Y al tiempo que regalan.