Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 15 8 2006 Madrid 37 Miles de madrileños participarán en los actos en honor a la Virgen de la Paloma b Como manda la tradición, el Cuerpo de Bomberos bajará la imagen de la patrona castiza de Madrid y la custodiará en su paseo por las calles de la Villa J. BASTANTE MADRID. Frente a lo que muchos pudieran pensar, Madrid no se queda vacía en agosto. Y mucho menos en el barrio de La Latina, que desde hace días se encuentra engalanado para festejar el día de su patrona más castiza: la Virgen de la Paloma, que hoy se celebra entre la pasión y la devoción de los fieles de la Villa. Los actos religiosos arrancarán a las siete de la mañana, con la celebración de misas cada hora. A la una de la tarde, tendrá lugar la Misa Mayor, seguramente presidida por el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, tras la cual un escuadrón del Cuerpo de Bomberos bajará- -como manda la tradición- -el cuadro con la imagen de Nuestra Señora de la Paloma para su veneración por parte de los fieles, que, procedentes de toda España se aglomeran alrededor de la capilla. Flores y aplausos Durante toda la jornada, la parroquia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real estará abierta para que peregrinos llegados de todos los rincones de España vean de cerca la imagen de la patrona castiza de Madrid. A las ocho de la tarde, la imagen de la Virgen será entronizada en su carroza y recorrerá en procesión las calles del casco antiguo de Madrid entre los aplausos de los fieles y el lanzamiento de flores. Cuando el cortejo procesional llegue a la Puerta de Toledo, el Cuerpo de Bomberos realizará una de sus tradicionales exhibiciones en honor de la Virgen. Al finalizar el recorrido, y mientras los fieles entonan la Salve, los bomberos colocarán de nuevo el cuadro con la imagen en su retablo, donde permanecerá hasta el año que viene. Las celebraciones religiosas de este día concluirán a medianoche, con el rezo de la Salve en la plaza de la Paja. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, participará en todos los actos religiosos. Al mediodía, el edil realizará una ofrenda floral ante el cuadro de la Virgen, y acudirá a la ceremonia eucarística. Por la tarde, asistirá a la procesión. Finalmente, a las doce de la noche, el regidor presenciará la Salve. Los actos de hoy serán los primeros de tipo religioso a los que acuda el alcalde tras la polémica suscitada con el Arzobispado de Madrid a cuenta de la decisión de Gallardón de celebrar su primera boda entre dos personas del mismo sexo. Una dependienta coloca unos alfileres en el traje de chulapa que se prueba una joven los que se acercan a la plaza de la Paja más especialidades, tal y como anuncia un cartel: Agua de cebada u Orgullo de Madrid -un combinado que ellos mismos han elaborado- 2,40 euros. Zarzaparrilla, 1,60 euros. Dos rosquillas, 1 euro. Azucarillos, 1 euro. Licor del Madroño, 2 euros. Entre los trajes de chulapos que se guardan en diversos rincones de la plaza, una mujer del grupo, María Isabel Moliní, saca un mantón negro bordado de 230 años de antigüedad. Hace varios años un anticuario me lo tasó en 800.000 pesetas, por lo que ahora rondará los 9.000 euros El mantón de Manila perteneció a su tatarabuela y pesa muchísimo, unos tres kilos Además de bebida castiza, también hay dulces. Caminando un poco desde la plaza de la Paja se llega a la calle de Calatrava, perpendicular a la calle de la Paloma, donde todos los bares y cafeterías estaban preparando ayer sus puestos callejeros. Entre ellos, el escaparate de la confitería La Paloma, en cuyo interior, y fiel a su nombre, el pastelero José Luis preparaba palomas de trufa y nata. Hay dulces típicos de estas fechas y que sólo se venden en los alrededores de la Iglesia, como los pañuelos de la Virgen los madrileños bartolillos de crema y las palomas De estas últimas podemos vender en cuatro o cinco días 400 unidades explicaba Manoli, confitera. Por las calles aledañas a la Iglesia de la Paloma no es extraño encontrar a mediados de agosto a una pareja de chulapos bailando un chotis al son de un organillo. Los más conocidos: Pichi, es el chulo que castiga... o ¿Dónde vas con mantón de Manila, dónde vas con vestido chiné... El tradicional baile madrileño posee un origen remoto: Escocia. Allí, lo bailaban los campesinos. El chotis llegó a Madrid en 1850 y se bailó por vez primera en el Palacio Real, la noche del 3 de noviembre de aquel año, bajo el nombre de polca alemana. Después, las zarzuelas asimilaron esta danza y castellanizaron su nombre. Su baile está muy unido a la festividad de la patrona más castiza de Madrid. El lienzo con la efigie de la Virgen de la Soledad fue encontrado en 1787 en un corral que había en la calle de la Paloma número 21 y que pertenecía a las monjas de San Juan de la Penitencia de Alcalá de Henares. Posteriormente se colocó su imagen en dicha calle y se le encendió una lámpara en su culto. Esta medianoche, en la Plaza de la Paja, sus fieles también le encendieron velas, más de 300 años después. Con mantones de Manila adornando los balcones de sus calles más castizas, la capital vive hoy uno de sus días grandes. Los claveles ya están prendidos. Los pañuelos, atados. Únicamente es necesario que un chulapo y una chulapa se miren. Se agarren. Y bailen. Madrid, Madrid, Madrid, pedazo de la España en que nací Se visten más ellas, el hombre, si puede, lo evita. Suele hacerlo por compromiso, para acompañar a la mujer En cuanto uno traspasa el Mercado de San Vicente y se adentra en La Latina tropieza con el Madrid más castizo