Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DRAMA DE LOS INCENDIOS MARTES 15 8 2006 ABC Un agente forestal de la Xunta prende un contrafuego en Xallas, para frenar las llamas que tiene detrás La localidad coruñesa de Negreira fue, ayer, la más castigada por el fuego en Galicia. Nuevos focos se sumaron a los cuatro frentes del día anterior, poniendo en jaque a las diversas dotaciones presentes, entre ellas un grupo de bomberos de Madrid Lágrimas de fuego en Negreira TEXTO: JOSÉ MANUEL NIEVES FOTOS: JAIME GARCÍA NEGREIRA. Los helicópteros de los servicios contraincendios, antes de soltar el agua, emiten dos sonoros pitidos. Así, la gente que hay debajo tiene tiempo suficiente para evitar tomar la mayor ducha de su vida. Los aviones Canadair sin embargo, no tienen ese detalle, y eso a pesar de que su ducha puede convertirse en una auténtica catarata, como algunos pudimos comprobar ayer de primera mano. En efecto, entre el instante en que el botijo surgió de la cima del monte y el momento en que descargó sus cinco mil litros de agua, apenas si transcurrieron un par de segundos. Lo justo para darse la vuelta, encogerse en un ovillo y recibir el tremendo chaparrón en la espalda. Los botijos también llamados focas por los miembros de los servicios de extinción, llevan desde primera hora de la mañana mojando en Xallas de Abaixo y Tardeado, dos aldeas del término de Negreira, a algo más de veinte kilómetros de Santiago, que se han convertido en zona cero desde hace ya dos días. Vaya puntería comenta uno de los bomberos que guardan el camino y que ha quedado completamente empapado. El hombre forma parte de una dotación de 30 bomberos procedentes de la Comunidad de Madrid y, como el resto de sus compañeros, ha pasado la noche entera intentando combatir un fuego que se originó al prender unos ladrones el coche que habían robado y abandonado después. Cualquier motivo, al parecer, es bueno para seguir quemando Galicia. valle, hasta el borde mismo de las casas, el tono dominante ha pasado, en sólo veinticuatro horas, del verde intenso al negro muerte. Esta mañana, sin embargo, aunque la batalla está aún lejos de terminar, el panorama ha cambiado por completo para los asustados vecinos que hasta sólo hace unas horas creían haberlo perdido todo. Y es que da gusto, y seguridad, ver trabajar a los bomberos madrileños. En medio de tanta improvisación y actos a menudo tan heroicos como inútiles, ya iba siendo hora de asistir a una actuación impeca- ble y cien por cien profesional. Comunicados por radio en todo momento, los hombres están perfectamente organizados. Aquí, los gritos de miedo y las instrucciones improvisadas dejan lugar a un plan minucioso que no deja fisuras al fuego. Los bomberos conocen bien a su enemigo, saben dónde y cuándo hay que dejarle entrar, dónde cortarle el paso y cómo rodearlo para que devore sólo lo imprescindible... Así, a base de engaños y de un día completo de jugar al un pasito adelante, dos detrás las llamas se van domesticando, van cediendo, debilitándose hasta desaparecer. Cuatro frentes abiertos Durante toda la noche del domingo, cuatro frentes de fuego llegaron a rodear por completo las dos aldeas. Y también el parque eólico de Corzán, cuyos aerogeneradores intentan ahora sobresalir del intenso humo que corona el monte. Desde la cima hasta el fondo del El peor fuego fue el de Xallas, que nos tuvo en jaque desde las siete de la tarde hasta las cuatro de la madrugada Rodeado por las llamas Julio García es el hombre que está al mando. El cerebro de este cuerpo de cien brazos que lucha contra el desastre de este valle en llamas. Llegamos el jueves (día 11 de agosto) con la misión específica de proteger a las perso-