Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 15 8 2006 ABC AD LIBITUM POR OTRA PARTE ENTRE GILA Y CLAUSEWITZ ¡PASAJEROS DE MIERDA! con los filetes comprados podrá alimentar a sus cinco UIEN se haya sorprendido o escandalizado angelitos. El afán de lucro así entendido ha sido el mopor el veredicto de la ministra de Fomento, tor de la mejor actividad económica, como demuestra Magdalena Álvarez, sobre los orígenes, caula experiencia histórica. sas y culpabilidades del colapso del aeropuerto de El La ministra de Fomento no puede convertir a Iberia Prat es que no sabe quién es doña Magdalena. En unas en sospechoso habitual y presunto culpable permainstalaciones dirigidas por AENA, con responsabilinente de los numerosos males aeroportuarios que padades de seguridad en la Generalidad de Cataluña, la dece el Reino de España. Como empresa privaDelegación del Gobierno en la Comunidad Auda, Iberia busca su beneficio y toma sus decisiotónoma y en el Ministerio del Interior, millones en función del mismo, pero ese beneficio no nes de pasajeros resultan atrapados por una implica el perjuicio de aeropuerto de El Prat, ni huelga salvaje, cuya causa inmediata- -fuera de ningún otro. Como en el ejemplo de Adam parte de la irresponsabilidad de los huelguisSmith, el carnicero y la madre de familia consitas- -es una decisión de la propia AENA, la miguen al tiempo sus respectivos objetivos, sin nistra Álvarez no ha encontrado otro culpable que en nada y para nada resulten incompatique Iberia, la empresa que daba, y da, trabajo a JOSÉ M bles. Pero, seguramente, lo que el temperamenlos huelguistas. GARCÍA- HOZ to político y la estructura mental de Magdalena A este disparate sólo se puede llegar desde Álvarez no pueden soportar es que, de todos los actouna enorme caradura o, peor, desde la irracional segures principales del sistema aeroportuario nacional, ridad de que uno nunca puede equivocarse y que, en el Iberia sea el único que no está sometido al mandato caso de que las cosas no marchen como uno había orabsolutista de Ministerio de Fomento. Quizás sufra denado o previsto, se debe a error doloso de la propia una recidiva del síndrome que padeció cuando era realidad. Aunque la genética del oficio siempre reconsejera de Economía de la Junta de Andalucía y quiere del político cierta dosis de caradura, para mí que le llevó a atacar injusta e ilegalmente a la Caja de tengo que el ¡Iberia es culpable! de la ministra de Ahorros de Córdoba, casualmente la única caja andaFomento no se debe al irresponsable pasar la patata luza con estatuto propio que le protegía de los capricaliente al siguiente, sino al doctrinarismo demodé chos de la Junta y de su consejera de Economía. O que que se niega a reconocer cualquier mal en el sector le llevó a calificar de mierda un Plan Galicia, cuya público y siempre, siempre, achaca la responsabiliprincipal carencia consistía en que había sido aprobadad de los problemas a los agentes privados. do antes de que ella llegara a la cartera de ministerial. Para este renacido dogmatismo, el hecho de que un Cuando dentro de muchos meses se sustancie positiagente privado busque su propio interés le descalifica vamente para Iberia el expediente sancionador incoaradicalmente frente al agente público, que por definido por el Ministerio, Magdalena Álvarez ya no querrá ción se mueve por altura de miras, incontaminado de hablar del asunto. En el improbable caso que lo haga, cualquier interés que no sea el general, que, por otra y si persiste en su dogmática defensa de AENA y comparte, sólo el líder político y, por delegación, el funciopañía, ya no le quedará otro remedio que culpabilizar nario público, puede definir y buscar. Interesadamena la mierda de pasajeros que, en su irresponsable afán te olvidan el lúcido análisis de Adam Smith: el hecho de vacaciones, se atreven a colapsar los aeropuertos de que el carnicero busque beneficio al vender un kilo determinados días del año. de filetes a la madre de familia no impide que la señora obtenga a su vez un beneficio de la operación, pues josemaria garcia- hoz. com E SPAÑA, por decisión de José Luis Rodríguez Zapatero y con la bendición de Mariano Rajoy y Gaspar Llamazares, enviará al sur del Líbano, bajo el manto justificador de la resolución 1701 de Naciones Unidas, 700 soldados que asumirán allí un papel relevante Si atendemos las doctrina de Von Clausewitz y las observaciones de Miguel Gila, dos grandes teóricos de la guerra, sabremos por el segundo que lo más cabal en un combate es el toque de retirada. Atendiendo a Clausewitz, a quien repaso cada vez que oigo hablar de una fuerza de interposición nos resultará imposible entender el juego de un gran ejército mundial- -15.000 cascos azules -justo en el lugar en que se cruzan M. MARTÍN los disparos entre dos eneFERRAND migos irreconciliables y sin tomar partido por ninguno de ellos. En la actualidad, aun siendo nuestras Fuerzas Armadas un auténtico ejército sin tropa, tenemos unidades desplazadas en Afganistán, Kosovo, Bosnia, República Democrática del Congo, Haití, Etiopía y Darfur. La movilización que se prepara con el fin de amansar los ánimos que efervecen en la frontera entre Israel y el Líbano, será la numéricamente más abundante, tácticamente más comprometida y estratégicamente más inútil, ya que busca un paliativo de los síntomas sin plantearse el remedio para la auténtica génesis del problema. Aunasí, entra en el compromiso internacional que nos corresponde, especialmente- -como ayer apuntaba un editorial de ABC- -después de que la imagen de la posición nacional española ante el conflicto árabe- israelí quedara comprometida cuando Zapatero decidió disfrazarse de sufridor palestino aprovechando el uso de una pañoleta que pasaba por allí. Formalmente parece chapucero, muy propio del Gobierno presente, resolver el visto bueno de la oposición, de sus fragmentos más relevantes, con un par de telefonazos emitidos por el presidente desde su residencia real de La Mareta, en Lanzarote. La democracia, tanto más cuanto menor sea su enjundia, se fortalece con las prácticas litúrgicas que le son propias. Conviene trasladar a la ciudadanía, menos atenta de lo deseable a las cuestiones de Estado, la significación de cada momento y la trascendencia de cada decisión. Especialmente cuando se habla de un acuerdo entre los tres únicos partidos de dimensión y alcance nacionales. La guerra, la menos deseable de las formas en que se expresa y desenvuelve la política, no tiene otro antídoto que la paz y lo que ahora impulsa una forzada y excéntrica decisión de la ONU no abre muchos caminos a la esperanza. Aun así, es algo mejor que el acatamiento fatalista de una realidad anterior que sólo permitía contar muertos y clasificarlos por bandos. El mundo, mejor o peor, ha reaccionado frente a un doloroso conflicto, y esta vez nosotros, España, jugamos el papel que nos corresponde en el concierto de las naciones. Aunque sea para acercarse al frente y preguntar, como Gila, ¿dónde está el enemigo? que se ponga Q