Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 LUNES 14 8 2006 ABC Sociedad El Papa evitó hablar en Valencia del matrimonio gay porque prefirió un mensaje positivo Benedicto XVI expresó su deseo de visitar Tierra Santa en tiempo de paz b El Papa concedió una entrevista a la televisión alemana donde mezcló temas serios y ligeros bajo la máxima de que el cristianismo no es un montón de prohibiciones JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Al cabo de un año largo como sucesor de Pedro, Benedicto XVI está contento, y afirma que saber ver el aspecto divertido de la vida y su dimensión alegre es muy importante para mi tarea En una entrevista con varias cadenas televisivas alemanas sobre su viaje del próximo mes a Baviera, el Papa parafrasea a un escritor que dijo que los ángeles pueden volar porque no se toman demasiado en serio. Quizá nosotros podríamos volar un poco más si no nos diésemos tanta importancia En un tono familiar y relajado, Benedicto XVI respondió en su residencia de Castelgandolfo a la Bayerischer Rundfunk (ARD) la ZDF y la Deustche Welle, mezclando los temas serios con otros más ligeros, pero siempre con el telón de fondo de que el cristianismo no es un montón de prohibiciones sino una opción positiva una propuesta contracultural que ayuda a humanizar y pacificar sociedades materializadas. A propósito del sentido del humor, el Papa reconoce que yo no soy una persona a la que se le ocurren chistes continuamente. Pero saber ver también el aspecto divertido de la vida y su dimensión alegre, en lugar de tomar todo trágicamente, lo considero muy importante, y diré incluso que necesario para mi ministerio En esa línea de optimismo y de preferencia por lo positivo se inscribe el no haber mencionado ni el matrimonio homosexual ni el aborto durante el Encuentro Mundial de las Familias el pasado mes de julio en Valencia. Según Benedicto XVI, yo tenía en total dos intervenciones de veinte minutos. Y si uno tiene tan poco tiempo no puede empezar diciendo no Es necesario dejar claro, en primer lugar, lo que queremos El motivo es que el cristianismo no es un montón de prohibiciones, sino una opción positiva. Y es muy importante que esto vuelva a verse con claridad. Se ha hablado tanto de lo que no está permitido que ahora es necesario decir: tenemos una idea positiva Esa idea es que el hombre y la mujer están hechos el uno para el otro. Existe una escalera ascendente, de la sexualidad al eros y al agape que son las dimensiones del amor. Y así se forma el matrimonio como encuentro lleno de felicidad entre un hombre y una mujer, y después la familia, que garantiza la continuidad entre las generaciones El Santo Padre insiste en que es importante poner de relieve en primer lugar lo que queremos. Y sólo en segundo lugar, explicar por qué algunas cosas no las queremos. Y eso resulta más claro si hemos dicho primero lo positivo Encuentro con su gente En su viaje a Baviera del 9 al 14 de septiembre, el Papa tendrá la alegría de ver de nuevo los lugares y las personas con las que he crecido, que me han marcado y han dado forma a mi vida. Quiero darles las gracias Pero desea también dirigirse a los jóvenes alemanes y a sus compatriotas en general para explicarles que la fe se ofrece como una respuesta, que creer es hermoso Benedicto XVI, ayer, en su residencia de Castengandolfo durante el rezo del Ángelus Según el Santo Padre, la disponibilidad hacia el bien es muy fuerte en la juventud pero, al mismo tiempo, frente al riesgo de comprometerse para toda la vida, ya sea en el matrimonio o en el sacerdocio, se siente miedo Por eso les animará a tener la valentía de tomar decisiones definitivas, que en realidad son las únicas que hacen posible el crecimiento personal, el lograr algo grande en la vida El Papa está muy contento de volver a Alemania pero reconoce que, con la perspectiva de cumplir 80 años la próxima primavera, no me siento tan fuerte como para poner en la agenda viajes muy largos. El próximo año iré al Brasil, al encuentro del CELAM, el Consejo Episcopal Latino Americano. Además, me gustaría ir a Tierra Santa, y espero poder visitarla en un tiempo de paz. Para el resto, veremos lo que me reserva la Providencia Cuando uno de los entrevistadores le recuerda que ha aceptado viajar a Austria, el Papa reconoce que sí, está decidido. Lo prometí de un modo un poco imprudente, pues es un lugar que me gusta mucho y dije: sí, volveré a la Magna Mater Austriae. Naturalmente, eso se convirtió en una promesa, que voy a mantener y que mantendré muy a gusto El Pontífice asegura que ver el aspecto divertido de la vida y su dimensión alegre es muy importante para mi tarea Independencia política Pero Benedicto XVI piensa en el mundo entero, y ve la Iglesia como un equilibrio entre el primado del Papa y la colegialidad de los Obispos. Por eso destaca los diversos mecanismos de consulta como las visitas ad limina que se han revalorizado mucho, para hablar de verdad con todas las instituciones de la Santa Sede, y en las que yo hablo personalmente con cada obispo También los Sínodos de Obispos y las reuniones de cardenales, que voy a celebrar regularmente y que me gustaría desarrollar, pues incluso sin un gran orden del día se pueden estudiar juntos los problemas actuales y buscar soluciones Benedicto XVI recuerda que el Papa no es un monarca absoluto sino que, en la escucha colectiva de Cristo, debe, por así decirlo, representar la totali- Las relaciones entre musulmanes y cristianos son ejemplares Aunque falta libertad religiosa en muchos países islámicos- -como en China y otros países comunistas- el Papa subraya que en gran parte de África, las relaciones entre musulmanes y cristianos son ejemplares. Los obispos han formado comisiones conjuntas con los musulmanes para crear paz en situaciones de conflicto. Y en esto juega un papel importante la red de escuelas. Europa y América enseñan el know- how (conocimiento) técnico, pero es también necesario formar el corazón En las escuelas católicas además de transmitir know- how queremos formar personas que deseen reconciliarse, que sepan que debemos construir y no destruir, que tenemos que saber convivir Benedicto XVI invita a dialogar con las culturas y las religiones, pues el alma africana, y también el alma asiática, se desconciertan ante nuestra fría racionalidad. Es importante que el mundo laicista entienda que la fe cristiana no es un obstáculo sino un puente para ese diálogo