Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 14 8 06 Esta vallisoletana perennemente armada de tesón lleva más de una década enfrascada en una vía de investigación que, si culmina con éxito, puede suponer la curación de las lesiones medulares severas que hoy postran de por vida a los afectados en sillas de ruedas. Almudena Ramón Cueto ya consiguió que volvieran a andar ratas parapléjicas y ahora está cerca de publicar sus resultados con primates. Sensata y prudente, no avanza si esa recuperación se ha dado también en los macacos, el paso previo a la aplicación clínica en humanos. 0 16 4 0 L O S V E R A N O S D E Almudena Ramón INVESTIGADORA DEL CSIC En cierto modo, también hay top manta en la investigación BLANCA TORQUEMADA- -Resuma en qué vienen consistiendo sus investigaciones... -Partimos de la base de que las células de los bulbos olfatorios de cualquier individuo son las únicas del sistema nervioso con capacidad de regeneración de los axones, una especie de cables eléctricos que son los que se rompen en una lesión medular grave, lo que impide recuperar el movimiento. Se produce una desconexión Por eso hace ya años trabajamos con ratas de laboratorio con lesión medular completa y las tratamos con estas células, y el resultado fue que se recuperaron, volvieron a caminar. No una, sino todas. Así que el siguiente paso eran los primates no humanos y en ello estamos, ya en la fase final. Si esto funcionase en los monos, el paso clínico a los humanos sería relativamente sencillo. ¿Y no nos puede avanzar un titular espectacular? -No, hay que ir paso a paso. Ya hemos hemos empezado a realizar los trasplantes de células de glía olfativa (así se llaman) a los animales, y está previsto tener a todos trasplantados en dos meses. Durante el año siguiente evaluaremos su recuperación funcional. Sólo puedo decir ahora mismo que yo sigo adelante. ¿No asume un exceso de responsabilidad con una investigación que genera tantas expectativas en tantos afectados? -Esa expectación me anima a seguir adelante. Recibo montones de cartas para que no tire la toalla. Lo asumo como una responsabilidad tranquila. Como además doy conferencias, explico por qué es tan difícil reparar estas lesiones. Es la mejor forma de que todos tengamos paciencia. -Usted que está en permanente contacto con personas que padecen paraplejia o tetraplejia por culpa de los accidentes de tráfico, ¿Qué opina del carné por puntos? -No lo veo como un mecanismo represivo, sino como una fórmula de precaución para ayudar a que Mentalización ÉXITO O FRACASO La fortaleza moral para asumir que uno se puede tirar décadas dedicado a una investigación que al final no lleve a ninguna parte se adquiere desde el primer momento. Sabes que trabajas con la ilusión de que puede funcionar, pero no con la certeza. Hay que lograr el equilibrio para que esa incertidumbre no aplaque la ilusión Vacaciones PINARES Y MONTE En vacaciones soy de campo y de monte. Me pierdo en los pinares de Valladolid con mi marido y mi familia, a orillas del Pisuerga, y luego busco el típico pueblo aislado, una casa rural allí donde se acaba la carretera. Soy muy senderista y de bici de montaña, así que me esperan también unos días en los Picos de Europa MIKEL PONCE todos cumplamos las normas y conduzcamos con responsabilidad. Si, además, como parece, reduce el índice de accidentes, pues bienvenido sea. -Trabajando en laboratorio con primates, habrá sido usted declarada non grata por alguna protectora de animales... -No he tenido ningún tipo de problema, y eso que toda España debe saber que yo trabajo con primates. Estas asociaciones persiguen más bien evitar el maltrato. Sí se dirigieron a mí en 2001 los del proyecto Gran Simio para indagar qué tipo de experimentos íbamos a hacer y con qué animales. Les La doctora Ramón, con una de las inquilinas habituales de su laboratorio de Valencia explicamos que íbamos a usar macacos y que cumplíamos la legislación. Les parecieron adecuados nuestros argumentos. -Pues en el Congreso a instancias de éstos del proyecto Gran Simio han otorgado una especie de derechos humanos a ciertos primates... -Lo que se ha aprobado no tiene nada que ver con lo que yo hago, porque ahí se referían a chimpancés, orangutanes, gorilas... que se parecen demasiado a nosotros. Los nuestros son macacos de criaderos autorizados y están en una escala inferior al simio. ¿Cuántas renuncias cotidianas le ha supuesto su entrega a la ciencia? -Muchas. Desde no tener tiempo para amueblar una casa o para atender debidamente a la familia o a los amigos a no poder dedicar ni un minuto a las aficiones. Tengo la carrera de piano, y, en teoría, debería tocarlo dos horas todos los días para mantener el nivel, pero llevo dos o tres meses sin rozarlo siquiera. También intento ser constante en la práctica del aerobic, pero... -Usted ha denunciado en ocasiones que hay científicos que se atribuyen ser los pioneros en campos que ya han trillado otros... ¿Hay también un top manta científico? -En todas las profesiones hay todo tipo de personas. En este caso no hablaría tanto de pirateo científico como de imprecisión cronológica, ja, ja. Las investigaciones se publican y por esto se sabe qué científico ha sido el primero en describir algo. Esto está siempre claro para la comunidad científica, pero a veces se crea confusión en la divulgación, y por ello en la sociedad. Sí veo sin embargo una especie de top manta científico en la moda de grabar las conferencias y colgarlas en una página web. Yo en eso me cierro en banda, aun a costa de resultar antipática. Antes de que un trabajo se publique, estas prácticas provocan interferencias inadecuadas en la interacción entre científicos.