Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 8 06 CULTURA Y ESPECTÁCULOS cientemente el poeta Albert Ostermaier: ¿No sería más fácil que el Gobierno disolviera al pueblo y eligiera a otro? Pero Brecht no fue sólo estandarte de la República Democrática Alemana (RDA) fue el hombre de las mil caras: el mujeriego anarquista de pasaporte austríaco y checoslovaco; el exiliado que se cansó de Hollywood porque la fábrica del cine no hacía sino vender mentiras el comunista que negó serlo ante el comité McCarthy; el creador en teatro del antimétodo Stanislavski Brecht, el poeta de las profecías, como la de la inmigración: Sois como gente que llega a la playa marina. Quieren pasar al otro lado y tienen sólo una cuchara Para consumir el mar. O como gente Que cae de una torre y durante la caída piensa Cómo podría construirse más alta Berlín programa poco a Brecht Los teatros de Berlín, que en los últimos años vienen explayándose en dilatadísimos montajes de Schiller y Goethe, programan sorprendentemente poco a Brecht, un autor que, en cambio, es parte del repertorio habitual de muchas ciudades europeas, también en España. Dejando de lado el entretanto legendario Berliner Ensemble, que le dedica ahora un festival, hay poco fasto brechtiano en los teatros alemanes. Uno de ellos ha sido el estreno de una producción de La ópera de tres centavos dirigida por el actor Klaus Maria Brandauer, con el cantante punk Campino en el papel de Mackie. El estreno de esta opereta marxista de Kurt Weill vino rodeado de gran publicidad, porque coincidió con la reapertura, en el centro de Berlín, del Admiralspalast, teatro de variedades que utilizaran en su día capitostes nazis y comunistas para escenificar sus parafernalias. El empresario Falk Walter compró por un millón de euros esta ruina arquitectónica, de grave severidad totalitaria, y logró a duras penas ponerla a punto para el estreno, el pasado viernes, de este montaje, tradicional pero bonito. Además de los famosos locales de turno, acudió alguna estrella internacional del repertorio Brecht Weill, como la cantante Milva. Pero en el caso del presidente de Deutsche Bank, el suizo Josef Ackermann, es lícito albergar serias dudas de que la retórica anticapitalista de la obra vaya a hacer mella en los negocios de esta bestia negra de la izquierda alemana. El propio protagonista, Mack The Knife lo dice al final de la obra: ¿Qué es atracar un banco, comparado con fundar un banco? Moritz Berg, Michael Kind y Campino, en el estreno berlinés de La ópera de tres centavos dirigida por Klaus María Brandauer Bertolt Brecht El teatro celebra 50 años de su muerte La calidad de la obra del poeta, dramaturgo y teórico teatral alemán disipa las controversias políticas cuando hoy se cumple medio siglo de su muerte. El viernes se estrenó en Berlín La ópera de los tres centavos POR GUILLEM SANS SERVICIO ESPECIAL FOTOS: EPA y AP B Meryl Streep es la Madre coraje de Brecht en Nueva York ertolt Brecht murió en Berlín Este en 1956, hace hoy cincuenta años. Una semana antes había fallecido en la otra parte de la ciudad el poeta Gottfried Benn. Son dos de los nombres más importantes de las letras alemanas contemporáneas, y ambos disputaron en propia carne las batallas ideológicas del siglo XX. El primero no abandonó nunca la utopía comunista y murió de un infarto soñando con Mao; mientras que el segundo sufrió toda su vida la simpatía que le brindara, brevemente pero con entusiasmo, al régimen nazi. Cincuenta años después, la gran calidad de estas dos obras literarias no se discute y deja en segundo plano las controversias políticas. Si el dermatólogo Benn, autor de los Poemas de la morgue eligió la soledad y dedicó penosos esfuerzos a exorcizar su pasado nazi, Brecht fue un maestro en resolver contradicciones. Por ejemplo, el 17 de junio de 1953, cuando los tanques soviéticos aplastaban el levantamiento obrero contra el régimen comunista de Berlín Este. Brecht, entonces director del teatro Berliner Ensemble y orgullo de la dictadura, apañó con sus versos la pirueta de apoyar a los trabajadores sin tener que hacerle el juego a un bloque occidental decadente como ha recordado re-