Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 8 2006 Internacional FRÁGIL ESPERANZA DE PAZ EN ORIENTE PRÓXIMO 25 Israel vacía el cargador reventando once edificios en el sur de Beirut Los ministros de Hizbolá en el Gobierno se resisten a que su movimiento entregue las armas LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. Probablemente ni hoy, ni mañana, pueda conocerse la cifra oficial de víctimas causadas ayer por el desplome de nueve edificios residenciales, una mezquita y un colegio del barrio de Rweis bajo el fuego de los misiles israelíes. Al cierre de esta edición, los equipos de rescate trataban todavía de buscar entre toneladas de escombros calientes- -que ni las excavadoras podían desplazar para abrir camino a los coches de bomberos- -a unos 60 desaparecidos que pueden estar sepultados. Vecinos de este barrio obrero y chií del sur de la capital- -estos días semivacío- -confiados por el rumor lejano de un cese el fuego de 36 ho- davía están sus familiares- -hacía saltar desde el primer momento la voz de alarma sobre una posible masacre, probablemente la mayor habida en la ciudad durante esta guerra no declarada y, paradójicamente, en el día en que se anunció su fin. A las tres menos diez de la tarde, un ataque aéreo golpeaba por sorpresa Beirut con veinte explosiones descomunales que, en menos de dos minutos, empañaron el cielo con una nube de polvo denso irrespirable de dimensiones monstruosas. ras sin apenas cohetes, habían vuelto a sus casas y a sus calles- -que horas antes hervían de bullicio- -sin contar con que Israel tenía previsto despedirse vaciando el cargador sobre Beirut. A las siete y seis minutos de la tarde, cuando el trueno sordo de otras cuatro bombas en Sfeir e Bir el Abel, también en el sur, zarandearon hasta los cristales a kilómetros de distancia, las estimaciones de la Cruz Roja Internacional, desbordada en una operación de socorro inmensa apuntaban ya a decenas de muertos Y con toda la noche por delante, en la que se temían lo peor. El hallazgo en Rweis de los cuerpos sin vida de dos niños pequeños- -señal inequívoca de que entre las ruinas to- Una noticia engañosa Hacía apenas unas horas que se había dado a conocer la noticia de que el Gobierno de Ehud Olmert también aceptaba la resolución de la ONU y que el fin ya tenía fecha y hora, pero la convulsión resquebrajó el sueño colectivo de una calma cercana hasta arrancar los ataques de histeria en las calles. No podemos más... no podemos más... tengo un hijo de un año que se despierta diciendo: mamá, No van a parar nunca, ¡quiero irme de aquí para no volver! se lamentaba, presa de la conmoción, Mariam, de 26 años, para quien cualquier lugar del mundo se antoja mejor que este Beirut maldito en que nació. Poco después, con las sirenas de las ambulancias que todavía trasladaban heridos al hospital de San Rafael, Hizbolá emitía un comunicado insólito, pero también envalentonado y provocador, para hacer saber al mundo que nuestro líder, Hasán Nasralah, está bien y no ha sido alcanzado por las bombas al tiempo que informaba del lanzamiento a las cuatro y cuarto de la tarde de más de doscientos proyectiles sobre la ciudad israelí de Haifa en respuesta -decían- -a la devastación de una parte de Beirut. También negaron rotundamente estar presentes en Rweis, ni en Sfeir ni en Bir el Abel, donde la aviación israelí dijo haber entrado a fuego limpio en busca de los combatientes del Partido de Dios. Mientras, las agencias de ayuda humanitaria ultimaban ayer los preparativos para iniciar hoy viajes hacia el sur, amparados por el anunciado alto el fuego, 100.000 personas, según el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas, llevan días sin suministro más allá del río Litani. El Gobierno libanés trataba ayer de reunirse al completo, al parecer sin éxito, ante las reticencias de los dos ministros de Hizbolá de llevar a cabo la exigencia de la ONU de que la organización entregue las armas. El odio no conoce tregua en los territorios ocupados Varios hombres armados que se presentaron como miembros del Yihad Islámico ejecutaron ayer en una plaza pública de la ciudad cisjordana de Yenin a un joven palestino de 22 años. Los testigos- -algunos, como muestra la imagen, no dudaron en fotografiar con sus móviles la macabra escena- -afirmaron que el asesinado, que trabajaba en la localidad árabe- israelí de Umm al Fahm, había dado información a las autoridades hebreas sobre dos activistas del Yihad que a la postre condujo a su muerte en un ataque selectivo israelí. La ejecución fue seguida por varios centenares de habitantes de Yenin, algunos de los cuales se cebaron después con el cadáver. FOTOS: AP