Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional FRÁGIL ESPERANZA DE PAZ EN ORIENTE PRÓXIMO LUNES 14 8 2006 ABC Zapatero consulta con Rajoy el envío de 700 soldados españoles ABC MADRID. En la víspera de la entrada en vigor del alto el fuego en el Líbano- -que debe empezar hoy- el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se puso ayer en contacto con los principales líderes políticos para hablar de la participación española en la fuerza multinacional de interposición aprobada en la resolución de la ONU, que podría estar en torno a 700 efectivos. Zapatero inició la ronda de llamadas a los distintos grupos parlamentarios con el líder de la oposición, Mariano Rajoy, a quien informó de su conversación con el primer ministro libanés, Fuad Siniora. Según el portavoz del PP para Asuntos Exteriores, Gustavo de Arístegui, su partido apoya el envío de militares españoles por coherencia con su posición desde el principio Zapatero también se puso en contacto con el líder de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares. Vista panorámica de los edificios destruidos ayer por la aviación israelí en uno de los ataques sobre el sur de Beirut AP La ONU estima que el despliegue de los 15.000 cascos azules llevará como mínimo una semana Israel no dejará de operar en el Líbano hasta que Unifil esté bien instalada b Francia es el país que más dispo- nibilidad ha ofrecido para esa fuerza multinacional establecida por la resolución 1701, por lo que se espera que la comande MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. La paz tiene hoy una cita con fecha y hora incluidas, aunque, pese al compromiso de las partes que obtuvo Kofi Annan a lo largo del fin de semana, pocos confían en que el estruendo de las bombas se apague definitivamente a las 6: 00 de esta madrugada en el Líbano (5: 00, hora media de Greenwich) como anunció el sábado el secretario general de la ONU. Como le prometí al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, he estado en contacto con los jefes de Gobierno de Israel y del Líbano para discutir con ellos la hora exacta en la que entra en vigor el cese de las hostilidades que ha decretado el Consejo dijo Annan en un comunicado. La retirada de las tropas israelíes depende ahora de la celeridad con la que la comunidad internacional nutra la llamada Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano (Unifil, por sus siglas en inglés) que debe aumentar sus tropas de 2.000 efectivos hasta un máximo de 15.000. Francia es el país que más disponibilidad ha ofrecido pa- ra esa fuerza multinacional, por lo que se espera que la comande. Italia y Nueva Zelanda han anunciado también una contribución humana- -por definir todavía- mientras que España se muestra reticente. El plazo más optimista para el despliegue es de una semana. El Gobierno de Israel es tajante en este punto: no permitirá un vacío de poder que pueda ser aprovechado por Hizbolá para reagruparse, así que no retirará uno solo de sus hombres hasta que empiece el despliegue internacional. La resolución de la ONU que articula el alto el fuego de lo que ya se llama la sexta guerra moderna de Oriente Medio establece que la retirada israelí debe darse en paralelo al desplie- gue internacional, que a su vez será simultáneo al de los 15.000 hombres que ha prometido el gobierno del Líbano. Una delicada maniobra que hace desfilar a la paz por la cuerda floja en esta volátil región. Acabar con Hizbolá en la retirada Creo que se ha exagerado mucho la noticia de que el alto al fuego entra en vigor mañana (por hoy) dijo a la agencia Reuters Mouin Rabbani, un analista de Crisis Group especializado en Oriente Medio. Parece que la estrategia de Israel ha sido la de establecer sus posiciones tan al norte como le fuese posible, para que cuando se implemente la retirada pueda llevarse por delante todo lo que pueda quedar de Hizbolá en su retirada hacia el sur Actualmente, las posiciones de la artillería israelí llegan hasta el río Litani, que en algunos puntos se adentra hasta 20 kilómetros en territorio libanés, en el que Israel tiene unos 10.000 hombres desplegados. Aunque Hizbolá ha accedido con recelo a acatar el alto al fuego, su líder Hasán Nasralah dijo el sábado en televisión que sus hombres dejarán de luchar cuando cesen las agresiones israelíes mientras que el jefe de gabinete israelí, el general Dan Halutz, insistió en que sus fuerzas continuarán operando hasta que se completen todos los detalles Un alto funcionario La maniobra de ensamblar la tropa multinacional con la regular libanesa será muy delicada Aunque Hizbolá ha accedido al alto el fuego, cualquier provocación puede quebrar la promesa del gobierno estadounidense confió a The New York Times que también anticipamos que no será un interregno fácil (espacio de tiempo con vacío de soberanía) El Gobierno de George W. Bush es el otro gran derrotado en esta guerra en la que los analistas no logran encontrar vencedores claros. La imagen de Estados Unidos en el extranjero ha alcanzado cotas tan bajas como las que tuvo durante la invasión de Irak. Su papel como mediador internacional se ha visto gravemente dañado por su apoyo a Israel. La misión proclamada por Bush de promover la democracia en Oriente Medio está en la cuneta. Y, por si fuera poco, el odio generado será caldo de cultivo para varias generaciones de árabes, lo que sin duda hace un flaco favor a la guerra contra el terrorismo. Como advertía ayer el diario The Washington Post en su editorial, apostar por una fluida implementación de un alto al fuego en Oriente Medio sería arriesgada, como siempre Pero, además de las partes implicadas y de los países europeos a los que se adjudica la responsabilidad de aportar tropas, quien tiene puesta su credibilidad en este acuerdo es la secretaria de Estado, Condoleezza Rice. Sus asesores aseguran que en el último mes ha dedicado el 90 por ciento de su tiempo a fraguar una solución, pero eso ha sido sólo el principio. El papel de Estados Unidos en Oriente Medio está en peligro de desmoronarse, y es su trabajo (el de Rice) evitarlo decía el columnista James Mann en The Washington Post. Ahora mismo, Oriente Medio es la guerra de Condi y por ahora no está ganando