Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 8 2006 Nacional 21 LA GEOGRAFÍA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO En menos de siete días, y en pueblos separados por unos pocos kilómetros- -todos ellos visitados por el Ingenioso Hidalgo- cuatro personas han sido asesinadas. La violencia doméstica se ha ensañado con Ciudad Real, y ABC ha estado allí La negra ruta de don Quijote TEXTO: PABLO DOMÍNGUEZ FOTO: VÍCTOR INCHAUSTI MADRID. Como si de seguir la ruta de don Quijote se tratara, la violencia doméstica se ha ensañado en los últimos días con la provincia manchega de Ciudad Real. Al paso marcado por el Ingenioso Hidalgo, desde Argamasilla de Alba a Puertollano, pasando por Daimiel, las agresiones dentro de la pareja se cobraron, en menos de siete días, la vida de cuatro personas en estos pueblos. Con estas cuatro, son ya 47 las víctimas mortales que la violencia de género ha dejado hasta el momento en 2006 en toda la geografía española. La trágica serie manchega comenzó en la madrugada del domingo 30 de julio en Argamasilla de Alba. Esa noche, Ana Ocaña y su marido, R. L. G. S. estuvieron cenando en un merendero del pueblo hasta las dos de la mañana. Horas más tarde, el hombre se entregaba a la Guardia Civil después de haber estrangulado a Ana, de 39 años y embarazada de seis meses, y a una sobrina, de 4 años de edad. Todos los hechos fueron presenciados por la hija de ambos, de tan sólo 2 años. Tan sólo cinco días más tarde era asesinada por su pareja, en este caso su novio, otra mujer. El trágico suceso tuvo lugar en Daimiel. Ambos tenían 28 años y compartían una vivienda a la que acudían de vez en cuando, aunque no era su residencia habitual. Aquella noche, sin que ningún vecino oyera nada, el joven, que responde a las iniciales V. M. F. B. F. C. asesinó a Ana Belén con un cuchillo de cocina. En este caso el agresor también se entregó a la Guardia Civil, que luego encontró el cadáver en el salón del piso. Finalmente, el sábado 5 de agosto fallecía Vanesa Rodríguez, la joven que en julio de 2005 había sido quemada por su marido y que había permanecido ingresada desde entonces en el Hospital Universitario de Getafe, cuya Unidad de Quemados goza de gran prestigio. En todos estos pueblos, los vecinos y conocidos de las mujeres asesinadas no aciertan a comprender qué es lo que pudo pasar por la mente de los agresores, y todos ellos tienen una mención especial para las víctimas: Eran muy buenas personas TESTIMONIOS Valentín y Gerardo Vecinos de Argamasilla Esto ha sido un palo muy grande para Argamasilla El asesinato de Ana y su sobrina a manos de su marido no para de comentarse entre los habitantes de Argamasilla de Alba. Cuando ves estas cosas en televisión... bueno. Pero cuando lo vives de primera mano... comenta Valentín. Esto ha sido un palo muy grande añade su amigo Gerardo. La tragedia convulsionó el pueblo. Aquel día vinieron más de quince policías y guardias civiles y cortaron la calle recuerda Gerardo. Mi yerno iba al gimnasio y nunca notó nada extraño señala Juan José, que también era vecino de la pareja, Es un crimen muy grande, pero todavía más lo de la cría añade Valentín, indignado. Además, ella estaba embarazada de seis meses. Eso son tres muertes Esteban de la Rosa Vecino de Daimiel Ningún vecino escuchó ruidos extraños ese día No les veíamos mucho, pero eran una pareja normal dice Esteban de la Rosa, opinión que suscriben el resto de vecinos. Esteban le vendió el piso a la pareja hace ocho años, por lo que había tenido algo más de trato con ellos. Aquella noche no escuché nada extraño afirma. Ni ruidos, ni pasos, ni gente bajando por la escalera... nada El resto de vecinos, que no quieren hablar mucho, tampoco se percataron de nada anormal. Miguel Palomo Quiosquero de Puertollano Antonio Rodríguez, el padre de Vanesa, no ha parado de llorar desde que su yerno quemó a su hija, hace un año, en Puertollano Antonio Rodríguez se lamenta de no haber podido ayudar a su hija, de no haber podido impedir su muerte. Le dije que salía a la calle con ella, pero al final me quedé fumando en el rellano. Desde entonces no he parado de llorar. Tengo un dolor en el pecho que no me lo puedo quitar cuenta con lágrimas en los ojos. nesa era madre de un niño y una niña- -son ahora el centro de todas sus preocupaciones, pero afirma que han vivido bien durante este año, y también lo harán a partir de ahora Estos tres casos han sido los más graves ocurridos en la zona en los últimos días, pero no han sido los únicos. El pasado martes, la Subdelegación del Gobierno en Ciudad Real informó de la detención de tres hombres como supuestos autores del delito de malos tratos en el ámbito familiar en los municipios de Almadén, Miguelturra y Tomelloso. La madre de Vanesa siempre estaba con ella Josefa, ¿cómo va eso? Ahí va... Con estas palabras se refería siempre Josefa, madre de Vanesa Rodríguez, a la lucha que contra la muerte mantenía su hija en la Unidad de Quemados del Hospital de Getafe (Madrid) Durante este año apenas he visto a Josefa. Siempre estaba con ella recuerda Miguel, quiosquero de Puertollano. Lleva 17 años vendiendo periódicos y su puesto se encuentra a escasos metros de la calle donde residían Vanesa y sus padres, por lo que veía bastante a la joven, que siempre saludaba amablemente No he parado de llorar Antonio Rodríguez es el padre de Vanesa. El martes pasado asistió al entierro de su hija en Madrid, al que acudió también medio centenar de personas. Este hombre afirma que no ha parado de llorar desde que ocurrieron los hechos, que vivió muy de cerca, ya que Vanesa estaba en trámites de separación y se había trasladado a vivir con sus padres. Su marido la esperó en la calle, en una esquina a tan sólo unos metros de la vivienda, y tras besarla a la fuerza y rociarla con gasolina, le prendió fuego. Un año y seis días de dolor El sufrimiento de Vanesa es una de las cosas que más atormentaban a Antonio. Han sido exactamente un año y seis días de dolor Sus nietos- -Va-