Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DRAMA DE LOS INCENDIOS LUNES 14 8 2006 ABC Cuatro vidas segadas, más de 50.000 hectáreas quemadas, 23 detenidos (tres de ellos profesionales contra el fuego) y mil casas aisladas. Es el balance de guerra en Galicia Las llamas amenazan un gaseoducto de Orense TEXTO: ANA MARTÍNEZ FOTO: EFE SANTIAGO. Desde que se inició la ola incendiaria, el pasado día 3, una veintena de inmuebles abandonados, alpendres y otras construcciones acabaron carbonizados; mil casas aisladas y quinientos núcleos poblacionales acorralados. La voracidad del fuego y su audaz cercanía al municipio de Avión, en Orense, disparó la categoría de máxima alerta administrativa. Las llamas, a tan sólo 600 metros de las viviendas, amenazan el gaseoducto que atraviesa el pueblo. El operativo no tiene tregua. No recuerdo nunca nada parecido dice Beatriz, una vigilante del servicio contraincendios, que ve como los vecinos, que temen por sus hogares, ejercen desesperadamente de bomberos con lo poco que tienen a mano. Improvisan palas con pedazos de goma y madera para ir golpeando los pequeños focos, mientras cubos, mangueras, mantas y útiles de labranza se entrecruzan con gritos desesperados a los helicópteros y avionetas que sobrevuelan la zona devastada. En la única provincia interior de Galicia, nace la primera organización de voluntarios, que se limitará a las labores de vigilancia y apoyo y alertará a los servicios de emergencia. Auspiciada por el Comité de Defensa del Monte Gallego, está respaldada por la Delegación Provincial de Medio Rural, que comprometió apoyo económico para el alquiler de un todo terreno, pago de combustible y avituallamiento. La clase política se ve desbordada por la densa nubareda. En estos diez días de crisis, viven a salto de mata entre los despachos y la calle. Saben que cuando los rescoldos humean y las miradas ya se permiten el enojo y la resignación, la tierra sigue ardiendo por dentro. El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, que viajó a Xustáns, en Ponte Caldelas (Pontevedra) comprobó la descoordinación que, en numerosas ocasiones, existe en la dura batalla contra la lumbre. El convoy en el que se desplazó, formado por una decena de vehículos militares, un coche patrulla de la Guardia Civil, un autobús para periodistas y coches civiles, no sólo inquietó a los residentes en esta zona, que desconocían la visita oficial, sino que alarmó a los miembros de una brigada de la Xunta, que se presentó en el área dispuesta a combatir un foco inexistente. La presencia de la comitiva los asustó primero, y los enfadó después. Minutos más tarde, cuando se dispuso a irse, mientras unos soldados levantaban un cortafuegos, se escucharon calladas pero ardientes quejas. Vienen y se van, están un poco y ya creen que cumplen, así lo hace cualquiera; fíjate en Rodríguez Zapatero, que vino, habló, anun- ció lo que tenía que anunciar y no dudó en reanudar sus vacaciones en Lanzarote Quizás las críticas no sean tan veladas para la encargada de la cartera de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que se reunirá hoy con los responsables de la Xunta a fin de realizar un seguimiento de las labores efectuadas. Sus teorías de que son los retenes no contratados los que provocan esta masacre, y que el bajo nivel sociocultural de parte de la sociedad gallega podría influir en un mayor número de incendios no han gustado. Los que se sienten aludidos, están que echan humo. ¿Qué sabrá esa? ahora cualquiera llega a ocupar un cargo de importancia comentan. En la Puebla del Caramiñal, en la comarca coruñesa del Bar- Los gallegos ven cómo los incendios que cercan sus casas resucitan poco después de ser extinguidos Las cuadrillas riegan, cortan ramas y apartan a un lado la maleza; de lo contrario, el peligro seguiría acechando banza, no se habla de la cota de iletrados sino de un desastre intencionado sin visos de fin. Esto no se puede parar dice Javi, un brigadista que se retira apresuradamente de lo alto de una loma, a la que se acercaba peligrosamente una lengua de fuego quemando tojos. Con este viento, el trabajo es mucho más complicado comenta, cubierto con mascarilla y gafas para protegerse del denso e irritante humo que se respira. Los soplos del noroeste tampoco ayudan a las cuadrillas de la Costa de la Muerte. Dumbría y Cee concentran el combate. Santiago de Compostela, se relaja. Pero cómo, quién y por qué hacen esto se pregunta José, un vecino de la capital gallega. Mi duda es, por qué a los malversadores o a los narcotraficantes se les ve la cara, y a estas personas no; es que no consigo comprenderlo ¿Quién quema el monte? Agosto parece ser el mes de los incendiarios, ¿pero cuáles son los rostros que están detrás, los de esas 23 personas ya arrestadas- -aunque las autoridades dicen que son 27 los detenidos, ya que contabilizan a los que fueron arrestados, pese a que luego no tuvieran relación con los fuegos- Las teorías que circulan por la calle son muchas. Hay culpas para todos: antiguos empleados molestos con sus despidos; agricultores (paradójicamente, parecerían más víctimas) por ser una for- ma rápida y barata de deshacerse de los residuos al estar prohibida en verano la quema de rastrojos ganaderos (ocurriría lo mismo que con los anteriores) para crear nuevas zonas de pastos, siempre que se dediquen a la gana- TRES DETENIDOS PROFESIONALES ANTIINCENDIOS 4 de agosto 1. Hombre de 45 años, vecino de Albadín. Provocó un pequeño incendio al cortar una rama y caer sobre un cable. 2. J. C. M. O. 35 años y vecino de Lalín. Detenido por su implicación en el incendio del Monte Carrío. Se encuentra en libertad con cargos. 5 de agosto 3. Hombre de 81 años, vecino de Vilaboa. Detenido por los fuegos que afectaron a las localidades de Vilaboa y Moaña. 4. Vecino de Vilaboa de 52 años. Detenido por los fuegos que afectaron a Vilaboa y Moaña. 7 de agosto 5. T. F. R. 45 años y vecino de Lugo. Provocó un incendio al quemar sin autorización maleza en una finca particular. En libertad sin cargos. 6. A. J. S. 24 años, vecino de Cercedo. Testigos le implicaron en una tentativa de incendio en Burgarín- Cercedo. En libertad por falta de pruebas. 7. J. A. R. 60 años, vecino de Santiago de Compostela. Implicado en varios incendios. En prisión. 8 de agosto 8. R. S. C. 34 años, vecino de A Baña. Varios testigos lo implican en el incendio de Paredes- A Baña que obligó al desalojo de viviendas. En prisión. 9 de agosto 9. J. M. L. 41 años, vecino de Cures- Boiro. Relacionado con tres incendios, se sospecha que está implicado en varios fuegos más. Está en libertad sin cargos pero con la obligación de personarse en el juzgado cada 15 días. 10. J. R. C. P. 32 años, vecino de Ponteceso y miembro de la Cuadrilla Municipal de Extinción de Cabana de Bergantiños. Detenido por provocar tres fuegos en Malpica y Cerqueda, es sospechoso de otros fuegos. Se encuentra en prisión. 11. J. M. G. L. 34 años, vecino de A Baña. Relacionado con el incendio del Monte de Troitosende de A Baña. A disposición judicial. 10 de agosto 12. J. M. M. B. 28 años. vecino de Forcarei. Provocó un fuego el día 7. A disposición judicial. 13. V. O. N. 72 años, vecina de Ponteareas. Se le acusa de provocar 31 incendios desde 2004. Se considera enferma mental por lo que ha sido ingresada en la unidad psiquiátrica del Hospital Meixoeiro de Vigo. 14. J. P. R. 60 años, vecino de Mos. Detenido por el incendio de Santa Mariña- Cabral- Vigo. A disposición judicial. 15. A. M. S. 36 años, vecino de Betanzos. Detenido por un fuego en el Camino de Corona. En libertad sin cargos. 16. D. N. S. 23 años, de Pazos de Borben y peón forestal. Se le relaciona con 30 incendios. En prisión. 17. B. F. P. R. 21 años y vecino de Castiñeiro do Lobo. Presunto coautor del incendio de Figueiras que obligó al desalojo de docenas de viviendas. A disposición judicial. 18. A. B. P. 17 años, vecino de Castiñeiro do Lobo. Presunto coautor del incendio de Figueiras que obligó al desalojo de docenas de viviendas. A disposición de la Fiscalía de Menores de La Coruña. 11 de agosto 19. S. F. V. 35 años, vecino de Vilanova de Arousa. Detenido al intentar prender fuego a un monte de Fontenla- Bayón. En prisión. 20. M. P. Q. 90 años, vecino de Gondomar. Sospechoso de provocar seis incendios que quemaron pinares de más de 40 años. 21. M. C. M. G. 45 años, detenida en Barbadás tras ser sorprendida entre unos matorrales con un velón encendido y una caja de cerillas. Ingresada en la unidad psiquiátrica del Hospital de Orense. 12 de agosto 22. J. P. D. 38 años, venezolano y vecino de Vigo. Es miembro de una brigada de extinción de incendios. Se dirigía hacia una pista cortafuegos en Orense con gasolina y mecheros. A disposición judicial. 23. M. P. S. 73 años, vecino de Orense. Sorprendido cuando intentaba provocar un incendio en una finca particular de la capital. A disposición judicial.