Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 8 2006 11 La recalificación del suelo sólo aportó el dos por ciento de los ingresos de los ayuntamientos en 2005 Muere por malos tratos un niño de dos años en Málaga. El padrastro, en prisión, dio versiones contradictorias La manifestación de San Sebastián, pese a no haber sido convocada por Batasuna- -aunque lo parezca- -es un peldaño más del proceso de paz, sobre el que en estos momentos nadie dice nada, ni el presidente del Gobierno ni ETA Batasuna, hasta la próxima TEXTO: CHARO ZARZALEJOS TELEPRESS des que hay abiertas para la solución democrática del conflicto En respuesta a Barrena, el secretario general del PSE- EE de Guipúzcoa, Miguel Buen, afirmó que esas críticas evidencian que el discurso de Batasuna está fuera de toda realidad y añadió que, a pesar de sus emplazamientos, los socialistas no van a variar sus ritmos informa Ep. La movilización finalizó hacia las 18: 40 en el Boulevard donostiarra, donde el portavoz del grupo de ciudadanos que convocó la manifestación leyó un comunicado en euskera y castellano en el que solicitaba que se deje a los ciudadanos vascos construir Euskal Herria y en el que se acusaba a los estados español y francés de agredir al País Vasco. MADRID. A la hora de escribir estas líneas la manifestación de San Sebastián no ha concluido, pero da igual, porque la cuestión está en saber dónde acaba o empieza la verdad y se inicia la ficción. ¿Es verdad que Batasuna está tan enfadada con el PSOE como dice? ¿Será verdad o ficción que el estado de Derecho empieza y acaba en Garzón, como si la política nada tuviera que decir? ¿Es verdad o ficción que Batasuna es ilegal? La reunión Otegi- López fue pura ficción, pero ¿y el proceso? ¿Es verdad o ficción tanto silencio? El presidente guarda silencio y ETA también. La kale borroka hace acto de presencia y el PP quiere poner txoznas en las próximas fiestas de Bilbao. Fuera de esto, en el País Vasco nada es lo que parece ni nada aparenta lo que realmente es. Cierto que el PP quiere poner txoznas tan cierto como que ayer en el boulevard donostiarra llamaban perros a los ertzainas y les mandaban fuera de su tierra, como a los populares. La manifestación de Batasuna, que al parecer no lo es, fue otro peldaño, otro punto y seguido en el proceso abierto hace mucho tiempo. De vez en cuando Batasuna se enfada, recrudece su discurso. Y como respuesta silenciosa se detiene a alguien- -el último en Vitoria- -y vuelta a empezar. Sosiego, silencio y misterio, mucho misterio porque los auténticos vericuetos transitan por caminos desconocidos. El Gobierno sostiene que el problema es Batasuna. Por eso se les cuida en la creencia de que atrayéndose a Batasuna, ETA vendrá sola. Algunos pensamos que es justo lo contrario, pero Pérez Rubalcaba es el único que lo sabe. Apremiado por los fuegos, los cayucos y el Prat, no ha tenido el verano que esperaba. Descanso y sopor decía el ministro en los últimos días de julio. Pues ni descanso ni sopor, porque el proceso permanece abierto y aunque el presidente tiene las claves últimas, desde hace dos meses es Pérez Rubalcaba el que gestiona el día a día. Desde La Mareta, Zapatero controla lo que su ministro gestiona. A la vuelta de verano lo que es seguro es que el sopor se acaba. Los partidos nacionalistas están impacientes, las elecciones a la vuelta de la esquina y las estrategias en el aire, pendientes del proceso. El Gobierno afirma que tiene el proceso controlado. Imposible de controlar es el fuego gallego. Cuando el BNG se dispuso a formar gobierno con el PSG tuvo claro desde el principio que el mundo rural gallego necesitaba un buen empujón, un acercamiento a la modernidad Todo iba bien, o medio bien, hasta que el fuego, que siempre tiene cita en Galicia, arrasó planes y afanes, de modo que ahora el BNG, y con él el Gobierno en pleno, se enfrenta a un auténtico reto. De la oposición a la gestión de una tragedia que tanto Pérez Touriño- -no le gustan los sustos- -como Anxo Quintana tratan de resolver sin que se les note demasiado. El trabajo duro A la vuelta del verano, con las municipales a la vuelta de la esquina, todas las estrategias estarán en el aire, pendientes del proceso La arrasada Galicia ha quedado marcada en rojo en el mapa electoral recae sobre Alfredo Suárez Canales, consejero del Medio Rural, compañero de filas del vicepresidente Quintana. Suárez Canales transmite la impresión de verse sólo ante el peligro. Al parecer es el máximo responsable de una maquinaria de 15.000 personas que, a su vez, tienen sus propios jefes, pero lo mismo está la ministra de Medio Ambiente que el de Defensa o el de Interior. La información se conoce a través de notas de la Xunta y hasta el momento no ha habido ni una rueda de prensa que dé datos más allá de la supuesta trama o del número de detenidos. Olerá a quemado en Galicia cuando se inicie el debate sobre el Estatuto y, sobre todo, cuando se inicie la precampaña para las municipales. La arrasada Galicia ha quedado señalada en rojo en los mapas electorales. Hasta ahora era una plaza más, porque el PSOE estaba en que el bipartito tendrá una onda expansiva favorable a nosotros y el PP en la creencia de que el bipartito ha aportado tan poco que no vemos motivos para que quienes nos votan nos dejen de votar La tragedia, por callada que esté la oposición, siempre pasa factura a quien le toca gestionarla. De aquí a entonces- -así se afirma desde el PSG- el presidente, ahora de visita efímera, viajará a ver las tierras calcinadas y para entonces es seguro que algunas ayudas se habrán materializado. Lo que no habrá será el Centro Nacional de Emergencias, que ya el año pasado solicitó el PP. El jueves en la Diputación Permanente se reproducirá la tónica de la legislatura: el PP no encontrará apoyo en nadie y los demás partidos, con su respaldo acrílico al Gobierno, contribuirán a que desde ninguna instancia se dé explicación alguna. Las llamas se apagarán, cuando se apaguen, y aquí paz y después gloria.