Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13 8 2006 13 Mueren dos personas y otras siete resultan heridas en el incendio de un edificio de viviendas en Sagunto Otros 28 inmigrantes africanos perecen en su intento por alcanzar las costas canarias a bordo de un cayuco Sectores del PSOE navarro temen que Ferraz imponga un candidato que facilite futuros acuerdos con Batasuna La presión de Otegi y el no de Blanco a Chivite desatan críticas internas b Alcaldes, dirigentes y buena parte de las bases del PSN creen que la candidatura del secretario general es la garantía de que no se cederá a las exigencias de ETA MANUEL ERICE MADRID. La inquietud crece en el Partido Socialista de Navarra (PSN) a medida que se acerca septiembre y la decisión sobre su candidato a la presidencia foral. Tras la doble determinación de la dirección del PSOE de descartar el proceso de primarias y rechazar que el elegido sea el secretario regional, Carlos Chivite, reiteradamente reacio a emular a Patxi López y sentarse con Batasuna, sectores del PSN consultados por este periódico temen que Ferraz busque un candidato más dócil para facilitar un acercamiento a Batasuna a partir de las elecciones de 2007. En un momento de máxima presión EFE de Otegi y del portavoz de Batasuna en Navarra, Pernando Barrena, para que los socialistas navarros legitimen a la coalición ilegalizada con otra foto, representantes del PSN temen que la evolución del llamado proceso de paz no les dejará margen para seguir negándose a un acercamiento ahora, o como mínimo, a la búsqueda de acuerdos a partir de 2007, tras las elecciones, en las que estará Batasuna De acuerdo con esta tesis, las fuentes consultadas, aunque niegan que el PSN haya recibido indicaciones para tener gestos con Batasuna, asumen que eso que con tanto énfasis llaman proceso de paz lleve aparejada la obligación de hacerlo en el futuro, como está ocurriendo en el País Vasco En este sentido, detallan que aunque es posible que los socialistas navarros eviten sentarse ahora con Batasuna, su casi segura legalización y presentación a las elecciones llevará a la posibilidad de buscar acuerdos con ellos en un contexto seguramente mucho más favorable a ETA y a Batasuna Las citadas fuentes recuerdan que la reunión del PSN con Batasuna- -y su incorporación a la futura mesa- -es una exigencia permanente de la coalición ilegalizada, como se puso de manifiesto en la polémica reunión de Otegi con Patxi López en San Sebastián, en la que el líder batasuno volvió a reclamar que mediara para hacerla posible. Pero no sólo eso. Las mismas fuentes apuntan, sin citar nombres concretos, que es patente el malestar de algunos dirigentes del PSE por la reiterada negativa de Chivite a dar el paso algo que, según dicen, no contribuye a facilitar el proceso Pacto de renuncia en 2007 En su proceso preelectoral interno, la dirección del PSOE tampoco lo tiene fácil. La decisión del secretario de Organización, José Blanco, de no aceptar la candidatura de Chivite, pese al argumento cierto de que su designación como secretario general del partido en Navarra vino precedida de su renuncia personal a encabezar el cartel electoral en 2007- -fruto de un pacto con su rival en el congreso- ha desatado las críticas de un importante sector del partido. Alcaldes, dirigentes y buena parte de las bases- -la mayoría todavía en privado- -siguen viendo a Chivite como la garantía de que no se cederá a las exigencias de ETA Batasuna. La manifestación más reciente la protagonizaron algunos alcaldes del partido- media docena según reconoció su secretario de Organización, Samuel Caro- que remitieron escritos a la ejecutiva del PSN reclamando la convocatoria de un comité regional en el que se justificara precisamente por qué la dirección federal había decidido suprimir las primarias. Pese a la inexistencia de indicios que apunten a la intervención de Batasuna en la convocatoria, el juez Garzón y la Fiscalía de la Audiencia Nacional estiman necesario mantener abierta la investigación, especialmente después de que a mediodía de ayer en las calles del casco viejo de San Sebastián aparecieran carteles de la inicial convocatoria la que se desconvocó auspiciada por la formación ilegal. Criterios jurídicos, no políticos Garzón diferencia claramente las dos manifestaciones y asegura que de la misma manera que en la primera existían indicios claros de la voluntad delictiva de los batasunos, ahora que han desaparecido esos indicios, no se puede incurrir en una extralimitación injustificable con base a presunciones o criterios no jurídicos, sino políticos, para evitar un acto que se enmarca en el derecho constitucional de reunión y manifestación aunque para muchas personas resulte inaceptable Con los elementos aportados por la investigación, no puede concluirse que el acto actual y el desconvocado respondan a una misma finalidad aunque coincidan la fecha de convocatoria y el lugar, algo que puede tener su explicación por el momento concreto en el que se celebra: el chupinazo que da inicio a la Semana Grande de San Sebastián. De hecho, añade, tanto los lemas como los convocantes son diferentes. Posibles candidatos A falta de que la dirección navarra y la federal pacten un candidato, según promesa del propio Blanco, se han barajado algunos nombres, hasta ahora ninguno de ellos valorados directamente por Ferraz: el delegado del Gobierno en la Comunidad Foral, Vicente Ripa, una opción que se planteó inicialmente pero que prácticamente ha sido descartada, fundamentalmente por no tener apoyos en el PSN; el ex consejero de Sanidad Carlos Artundo, que encaja en el perfil de moderación, de experiencia en la gestión y de no generar rechazos que busca Blanco; y también María Jesús Aranda, actual Defensora del Pueblo de Navarra y veterana socialista. EFE Kale borroka en Baracaldo BARACALDO. Un cajero de La Caixa fue ayer objetivo de la kale borroka en la locali- dad vizcaína de Baracaldo, aunque no hubo que lamentar desgracias personales ni fue necesario evacuar a los vecinos del inmueble. En la imagen, un hombre pasea con su perro delante del local de la entidad bancaria.