Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13 8 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA EL EXPRESO DE MEDIANOCHE E EL RECUADRO LOS AYUNTAMIENTOS COLSADA D ESAPARECIÓ la revista musical como género y apenas es un recuerdo la España de La blanca doble Murió Matías Colsada, el gran empresario de este Broadway cutre y calentorro español que fue la revista, donde al terminar la función todos los salidos hispanos querían acudir a la puerta de artistas para tratar de ligar con la segunda por la izquierda de las vicetiples, nuestra corus line castiza enseñando muslamen. Por desaparecer, hasta murió Luis Cuenca, el gran actor al que siguen recordando los pasillos de revista con gorda incluida que salen en las grandes superproducciones cutretelevisadas del Moreno. Aunque desapareciera la revista y aunque las alegres chicas de Colsada estén ya casi todas en el hogar del pensionista, con la cadera a punto de rotura y no para apoyar nardos, queda el espíritu de lo que cantaban en la presentación del espectáculo: SoANTONIO mos las chicas alegres que trajo ColBURGOS sada para quitarles su mal humor... Ahora, como marca la tabla de la igualdad de géneros (gramaticales) no son sólo las alegres chicas de Colsada, sino las chicas y los chicos del inmenso Colsada municipal que cada verano es España. Pues no están en la pasarela del teatro Martín o del San Fernando, o de La Latina o del teatro Cervantes, sino en los ayuntamientos. Mayormente, en las alcaldías y en las delegaciones de Fiestas o de Cultura. Con mucha mayor generosidad que don Matías Colsada. Con Colsada había que pasar por taquilla para verle el muslamen a la pechugona segunda por la izquierda del coro de vicetiples con voz completamente poyeya. Ahora el espíritu de las chicas de Colsada nos lo dan gratis los ayuntamientos. Tomo al azar una botonadura de muestra. En Málaga, Paulina Rubio y uno de los niños cantores del viena con manteca colorá de Julio Iglesias han actuado completamente gratis en el comienzo de una feria de agosto en la que el ayuntamiento popular (y populachero) tiene previsto un programa gratis total que seguirá con Chenoa, David Civera, Luz Casal, Navajita Plateá, Rosario, Ana Torroja, El Koala y Ana Belén y Víctor Manuel, que son de la cuerda... de la cuerda del Nunca Máis y del No a la guerra de la cuerda de Suso del Toro y de Manuel Rivas, y que no me extrañaría que aprovecharan que les pagan los del PP para proclamar que precisamente este partido es el culpable de los fuegos de Galicia. Los botones de muestra podrían llegar hasta el infinito. Cada vez que Isabel Pantoja deja su dolor de Cantora es porque hay un ayuntamiento que le paga su caché para que se olvide de Cachuli y cante gratis ante el personal: la semana pasada, en la alicantina Almoradí; ésta, en la gaditana Villaluenga del Rosario. Y en Huelva, ni te cuento los espectaculazos gratis que ha dado el ayuntamiento en las Colombinas. Ayuntamiento onubense también del PP, que se cree el PP que porque lleve demagógicamente grupos musicales para que actúen gratis en un ambiente de botellón y movida los van a votar los que no quieren ver ni en pintura todo lo que huela a linimento político del tío del bigote. ¿A cuánto asciende el dineral que cada verano derrochan los ayuntamientos para estas galas gratis total, carnaza para las fieras? ¿Cuántas inversiones productivas podrían hacerse y cuántos problemas vecinales solucionarse con lo que cuestan estas actuaciones que para mayor recochineo suelen presentarse en nombre de la Cultura? En la España del PER universal, yo sabía que subvencionaban el teatro, el cine, la música, la danza. Este verano he descubierto que los ayuntamientos empresarios de espectáculos, los ayuntamientos Colsada, rizan el rizo y ahora tiran nuestro dinero para subvencionar también al público. Clac gratis total, PER de la movida donde moja Ana Torroja y moja La Pantoja y donde todo el mundo moja, sin que nadie diga que esto suena a ponerle voz y música a la malversación de fondos municipales. L príncipe Alfonso de Hohenlohe solía decir que era una mujer de cinco estrellas. Dos de ellas las llevaba clavadas en sus ojos verdes, que brillaban iluminando el firmamento de su belleza. Durante años ejerció de princesa en un reino de buganvillas y jazmines, dama de noche excelsa cuyo perfume se derramaba por el universo internacional de la jet- set. Fue una madre casi infantil como las vírgenes de Zeffirelli, y luego sueño adulto de una generación empantanada que huía del fracaso histórico en la aventura de la dolce vita, mito silente de aquel biotopo de amor y lujo que titilaba en el Mediterráneo con los destellos de las Perseidas de agosto. Italiana y centroeuropea, pasional IGNACIO como una Magnani y géliCAMACHO da como una Dietrich, esfinge de papel couché que el tiempo fue poniendo amarillo como el pergamino apócrifo de un códice abandonado. Ira de Furstemberg, qué nombre tan sonoro, tan eufónico, tan plástico y tan falaz para su serena, delicada, envolvente hermosura. Aquella mujer de porcelana, por la que los playboys más célebres del globo dilapidaban el tiempo y la fortuna, ha tomado en este agosto de sobresaltos apocalípticos un angustioso y vacío expreso de medianoche. Kristoff de Hohenlohe, Kiko, el hijo mayor del príncipe que inventó Marbella, ha muerto en una prisión de Tailandia envuelto en una bruma de tragedia, abuso, oscuridad y miedo. Un episodio sombrío, de un dramatismo turbulento y misterioso, que evoca el sórdido eco de la agonía en el siniestro mundo carcelario de Extremo Oriente, donde los pájaros posados sobre los cables de Bangkok tejen un manto de silencio espeso, compacto y pegajoso sobre el abismo de la desesperación y la crueldad. Como una Madre Coraje desgarrada por el dolor del destino, la princesa Ira viaja hacia el corazón de las tinieblas en busca de una verdad y de un cadáver, mientras en la antigua Marbella de sus destellos corre el murmullo trágico de la maldición de sus fundadores. Los aeropuertos de medio mundo son un caos de maletas sospechosas, de miradas torvas, de perros husmeando las pistas de la hecatombe presentida; el escalofrío del terror global recorre la médula de un planeta perplejo y, allá en el fondo de una negra y opaca nebulosa de intrigas, una mujer nacida para la opulencia remueve un pozo fétido que acaso le devuelva la cruda evidencia de un sino de autodestrucción y desdicha. Es una intensa, literaria, estremecida historia de zozobra interior, el viaje opaco al fin de una noche sin retorno. A contraviento de este tiempo de temores que arrasa las certezas de un mundo incrédulo ante su repentina vulnerabilidad, la vieja dama de una estirpe en decadencia se lanza a una ciénaga de sospechas ominosas para rescatar el hilo póstumo de la dignidad y el orgullo. Alguien le ha oído decir que no volverá sin la verdad; hermoso esfuerzo, y valiente, en mitad de una época que no quiere mirarse en el espejo de sus debilidades.