Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 8 2006 Deportes 73 Reclamación de daños y perjuicios Vicente Belda, máximo responsable deportivo del Comunidad Valenciana, explica que sus abogados trabajan en la actualidad en dos frentes. En uno de ellos tratarán de demostrar a todo el mundo, sobre todo a aquellos que nos han hecho mucho daño apostilla, que todos los actuales componentes de la formación levantina son completamente inocente y que ahí están las pruebas También advierte de que se pedirán daños y perjuicios por las consecuencias que tendrá, tanto sobre su equipo, a título colectivo, como sobre sus componentes, a título individual, su exclusión de la Vuelta a España. Un equipo que tenía futuro está al borde de la desaparición, y con él todos sus integrantes, desde técnicos y asistentes hasta corredores. Y hay ciclistas que, al no poder participar en Tour y Vuelta, no van a poder revalorizarse. Alguien debe responder de todo ello sostiene el director deportivo. VICENTE BELDA Director del Comunidad Valenciana Nos han condenado aunque la Justicia no ha presentado cargos Tras su exclusión de la Vuelta a España el director del Comunidad Valenciana, el equipo decano del ciclismo internacional, sigue rumiando su frustración y mantiene el discurso de que ni yo, ni ninguno de mis corredores estamos imputados o implicados en la Operación Puerto TEXTO: ROBERTO RIVERA FOTO: J. M. LÓPEZ BURGOS. Fiel a su carácter indómito, Vicente Belda, director del Comunidad Valenciana, se mueve entre extremos después de ver cómo las filtraciones iniciales de la Operación Puerto han acabado poniendo contra las cuerdas al equipo decano del ciclismo internacional. Aunque anunció que se marchaba a casa asqueado por todo lo que rodea al ciclismo, ahora piensa que no debe abandonar a sus corredores. Y se revela contra lo que considera una injusticia. Acaba de estar en la Vuelta a Burgos, en la que sus corredores se han mostrado tan combativos como siempre. El patrón de la escuadra levantina justifica su indignación con un escrito del Juzgado número 31 de Madrid, de fecha 29 de julio, que ratifica su visión sobre el procedimiento judicial que ha acarreado su exclusión de Tour y Vuelta y la renuncia de la Generalitat Valenciana al patrocino del equipo. ¿Qué ha situado, entonces, a su equipo al borde de la desaparición? -Pues que en el sumario aparecen ca- lendarios de competición del 2005 de corredores del Comunidad Valenciana en los que aparecen una R de reserva que algunos interpretan como reinfusión aunque algunos corredores, como Vicente Ballester, estuviesen parados por una lesión, que le obligó a ser operado, durante todo el año. El escrito del Juzgado lo deja claro y nuestro abogados ya han advertido Nadie se ha preocupado hasta el momento de demostrar de quién es la sangre de las bolsas encontradas Nuestros corredores se pusieron a disposición del juez para que comprobase si su ADN coincidía con la sangre que, no habiendo ningún corredor investigado o imputado, no hay base para que se nos aplique el código ético. -Pero ése es el documento al que se aferraron Tour y Vuelta para dejarles fuera de carrera. -Lo que es evidente, tal y como reconoce el propio escrito del juez instructor, es que ninguno de nuestros hombres está imputado o investigado. Luego estamos siendo condenados a pesar de que la Justicia no presenta cargos. ¿Se consideran víctimas? -Por supuesto. ¿De quién? -De Unipublic, sin duda, y del Tour, aunque la organización francesa vivió del boom informativo que se produjo en un primer momento y sin disponer de suficientes noticias al respecto. Las primeras filtraciones pusieron en duda la honorabilidad y credibilidad de equipo y corredores, y eso nos convirtió en culpables ante la opinión pública. ¿Sostiene que la organización de la Vuelta conoce el escrito del Juz- gado y que, aún así, no es capaz de reconsiderar su decisión? -Y eso a pesar de que con ello provoca que un equipo totalmente inocente que miraba hacia adelante y tenía un proyecto para los tres próximos años, no pueda correr la Vuelta ni tenga patrocinador para la próxima temporada, y que corredores que viven del ciclismo no puedan trabajar ni pensar en el futuro. -Usted solicitó por escrito a Víctor Cordero, máximo responsable de Unipublic, que reconsiderase su decisión el 31 de julio, a tenor de las primeras conclusiones del Juzgado. ¿Qué respuesta ha recibido? -Ni se lo ha planteado siquiera. Es una injusticia total. Las únicas pruebas que existen son decenas de bolsas de sangre y, aunque parezca increíble, nadie se ha preocupado hasta el momento de demostrar de quién es cada una de ellas. Nuestros corredores ya se pusieron a disposición del juez para que comprobase si coincidía su ADN con el de las bolsas incautadas. Ves esto y llegas a la conclusión de que no se puede hacer nada. ¿Parece resignado, como si asumiese que la desaparición del equipo estuviese consumada a pesar de las consideraciones judiciales? -Tengo de todo, la verdad. Hay días en los que me encuentro deprimido y en los que mandaría todo al garete; y otros en los que estoy eufórico, en los que se me calienta la cabeza y me digo a mí mismo que no puedo dar una alegría a esos cuatro personajes que quieren que me vaya. No estoy dispuesto a darles ese gusto. Aquí hay mucha gente que vive del ciclismo y que ha respondido siempre. No creo que pueda abandonarles ahora que es cuando más lo necesitan.