Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 SÁBADO 12 8 2006 ABC Deportes Blanco, plata con sabor agridulce en obstáculos Penti, desfondado, acabó quinto y César Pérez, octavo MANUEL FRÍAS. ENVIADO ESPECIAL GOTEMBURGO. La medalla de plata de José Luis Blanco- -el hombre que ha vivido a la sombra de los grandes especialistas en obstáculos- -no pudo evitar el mal sabor de boca que dejó la final de los 3.000 metros obstáculos por el quinto puesto de Penti, el campeón que no supo defender su corona y que dio la sensación de no haber estado nunca en carrera. El trío español se congratulaba por la mañana por el anuncio de que Vroemen- -el rival a batir- -no estaría en la final, aquejado de una intoxicación alimentaria por comer un pescado en mal estado. La posibilidad de que estuviesen dos (o hasta tres) españoles en el podio se hacía más verosímil (el único rival teórico peligroso que les quedaba era el francés Tahri) pero al final todo se quedó en una, y gracias. El desarrollo de carrera no fue para los españoles tan bueno como se vaticinaban. Sorprendió que Penti no se pusiera en cabeza del grupo nada más dar el pistoletazo de salida, tal y como lo hace siempre. Pensaba que me estaba marcando a mí dijo Blanco. Lo cierto es que el sevillano no estaba en condiciones de competir. No sé lo que me ha pasado pero desde el primer mo- mento vi que no iba. No he podido con el primer obstáculo y por eso no he hecho ni un solo cambio de ritmo porque no lo iba a aguantar. Prefería llegar como fuese a retirarme de la prueba Entre una cosa y otra, la carrera fue lenta, lo que siempre facilita la sorpresa, como sucedió al final. Al paso por el primer kilómetro (2: 56) nadie había movido pieza todavía. Algunos como Penti, porque no podían; otros, como Blanco, porque aún no había llegado su momento; otros, como Tahri, porque esperaban llegar así, en grupo, a la recta final. Blanco lo anunció al mediodía en una reunión informal con algunos periodistas: atacaré a falta de vuelta y media. Y para ello se tuvo que contener en la carrera. A cuatro vueltas para el final estuve tentado a hacer un cambio de ritmo, pero la hubiese pifiado Se contuvo y cuando llegó su momento Vroemen, el gran rival de los españoles, no corrió la final como consecuencia de una intoxicación lanzó el ataque que él consideraba demoledor. Ataque largo, de desgaste, para evitar llegadas explosivas. Ataque que iba dirigido principalmente contra Penti, que era el principal rival y del que sabía que, de llegar al sprint, el sevillano le adelantaría. Pero Penti ya no estaba para esas batallas. Blanco tomó unos metros de ventaja, que podían parecer suficientes. Hasta que a 200 para el final surgió la figura imprevista del finlandés Keskisalo, un desconocido para los aficionados, que atacó con furia en la última curva. Dio la impresión de que Blanco se podía reponer en la recta. Error visual porque el catalán iba fundido. Llegaba sin fuerzas al último obstáculo y ya no podía Al final, medalla de plata para JoséLuis Blanco, que me sabe a oro y tercer puesto para el francés Tahri, que nunca dio la cara y que se aprovechó del trabajo de los demás. Blanco había creado unas medias especiales para evitar que el agua entrase en el pie al pisar en la ría, pero se dejó una de ellas en la mochila, fuera de la pista. La otra la tenía consigo. Los jueces no le dejaron volver a por la que le faltaba. Por ello, prescindió de ellas: No era plan de correr sólo con una, por lo que lo hice sin ninguna Domínguez, entre algodones para la final de 5.000 No lo va a tener fácil Marta Domínguez en la final de hoy de los 5.000 metros. Por un lado, estarán en la pista las mejores atletas del año en cuanto a marcas (Wigene, Pavey, Papp... poderío (Rakhimkulova) y calidad (Abeylegesse) y por otro, le cuesta mucho recuperarse de la carrera de los 10.000 del lunes, en la que acabó con lo puesto porque es una atleta que se vacía siempre según Luis Miguel Landa, responsable de fondo. Marta Domínguez se ha entrenado todos los días a la hora de la final (17.15) pero se le hinchan mucho las piernas. Ha estado tratada con masajes de recuperación y hielo. No será ésta la única final con españoles. María José Pueyo (maratón) Naroa Agirre (pértiga) Zulema Fuentes- Pila (3.000 obstáculos) y Mario Pestano (disco) serán los protagonistas. Quesada, a la final de 800, y Montalvo, a la de longitud Nuria Fernández (1.500) Felipe Vivancos (110 m. v. Concha Montaner (longitud) y Juan de Dios Jurado (800) protagonizaron las decepciones de la jornada M. F. GOTEMBURGO. Miguel Quesada y Niurka Montalvo se salvaron de la quema en una jornada que para los españoles fue bastante mala. Hay que retroceder mucho tiempo para encontrar un día en el que se perdieran, a las primeras de cambio, bazas tan consistentes, como las de Nuria Fernández, Felipe Vivancos, Concha Montaner y Juan de Dios Jurado. Todos entraban en los pronósticos como posible medalla y a todos se les esperaba, cuando menos, en las finales. Pero las decepciones llegado en cascada, una tras otra. Quesada fue el más listo del trío español en los 800. Corrió siempre en la retaguardia del grupo, para adelantar por el interior hasta ser primero y con un gasto de fuerzas mínimo. Será el único español en la final. No tiene explicación lo que pasó en la otra semifinal con Jurado, desfondado en el penúltimo cambio y hundido en la recta. Tampoco entró Olmedo, cuarto en su semifinal. Niurka Montalvo, 38 años, se clasificó para la final de longitud con un saltar 6,55 en la calificación, la mejor entre las repescadas. Montaner, que fue cuarta en Múnich y que aquí había llegado con una marca de 6,72, no pasó de 6,49. Aún así pudo clasificarse. Lo impidió Carolina Kluft con 6,53. Nuria Fernández hizo la mejor marca española de la temporada en 1.500 (4: 08.91) pero no fue suficiente. Se disgustó tanto que no abrió la boca para explicar su actuación. Y en 110 vallas, fiasco de Felipe Vivancos, que lleva dos años en la alta competición para olvidar. Por marca debía estar cuando menos en la final, pero, como el año pasado en el Mundial de Helsinki, no pasó de la primera roda.