Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 8 2006 47 Toros FIESTAS DE SAN LORENZO DE EL ESCORIAL Triunfo sin arrebato de Pablo y Cayetano Plaza de toros de El Escorial. Viernes, 11 de agosto de 2006. Media entrada. Dos toros para rejones de Murube, bueno el 1 y cuatro novillos de El Torreón, terciados los dos primeros y con más volumen los últimos, y poca cara, buenos. Pablo Hermoso de Mendoza, cinco pinchazos y rejón pasado (saludos) En el cuarto, medio rejón (dos orejas) Cayetano, de verde manzana y oro. Pinchazo y estocada. Aviso (oreja) En el quinto, estocada atravesada, aviso y descabello (oreja) Palomo Linares, de azul cielo y plata. Pinchazo, estocada tendida y descabello. Aviso (ovación) En el sexto, pinchazo y estocada. Aviso (oreja) Hermoso de Mendoza y Cayetano salieron a hombros. César Jiménez salva in extremis una tarde de silencios en Huesca Á. G. ABAD HUESCA. La infumable, por descastada, mansa y floja, corrida de Manolo González y González SánchezDalp hizo discurrir por la vía del aburrimiento el segundo festejo del San Lorenzo oscense, que se celebró con otro lleno en la plaza. Sólo al final, cuando la tarde ya caía, César Jiménez y un sobrero de Escribano Lorca salvaron el espectáculo del naufragio. El toro resultó un bendito y Jiménez así lo vio. Comienzo de faena de rodillas para llamar la atención del sol y la sombra. Y cuando el torero se puso de pie al toro le dio por perder las manos. No faltaron ni buenas maneras ni pases para la galería en una labor de largo metraje rematada con una estocada a ley. Silencio y oreja tras aviso. Rivera Ordóñez buscó desde el principio el respaldo de las peñas. Un vibrante tercio de banderillas, violín incluido, dio paso a una faena de solanera ante el primero, rebrincado en sus embestidas. Estocada rinconera y a otra cosa, que el presidente no se dio por enterado de la pañolada. Al cuarto lo trasteó porfión y anodino. Silencio tras petición y silencio. El Fandi apretó el acelerador con los palos en el segundo, aunque cuando en el último par se frenó y cuadró en la cara, obtuvo los mejores resultados. El torete no estaba para muchas fiestas y el torero tampoco arriesgó un alamar. Pasados y traseros los tres pares de banderillas que le enjaretó al quinto, un toro rajado de principio a fin. Con la muleta, una sucesión de despropósitos. Silencio en ambos. ZABALA DE LA SERNA EL ESCORIAL (MADRID) A nada que el empresario de El Escorial hubiese movido publicitariamente estas taurinas tardes de San Lorenzo, la respuesta del público hubiera superado la media registrada, que sin ser mala no ha sido la que merecían dos carteles bien traídos. Además del marketing, antiguamente, y no hace tanto, se habilitaban taquillas en la mismísima calle de la Victoria para los aficionados sin chalé en la sierra y con parienta en Benidorm. Estas corridas veraniegas en la falda del monte Abantos conservan su sabor, su cosa, incluso entre las grúas que devoran la montaña a bocados de ladrillo y cemento. Convergían ayer dos toreros noveles y dinásticos y un monstruo del toreo a caballo: Cayetano, Palomo y Pablo. Así, por sus nombres de pila. Pablo, sin reata ni pedigrí, es el amo y señor del rejoneo que campea por España como ayer campó por la vieja placita de El Escorial, espléndido y templado con un buen toro de Murube y maestroo con otro de Cayetano cortó una oreja a cada novillo menos celo. Para dominar, a ambos les midió con dos rejones de castigo por cabeza; a uno lo pinchó y al otro lo mató por arriba para embolsarse dos orejas. A caballo no se notó el viento que padecieron Cayetano y Palomo en sus telas. Un viento serrano y travieso que fue lo que más pudo incordiar a los aspirantes con una novillada de El Torreón a modo, aunque quinto y sexto por volumen aparentaron más. Claro que el rodaje de los noveles no es el mismo a estas alturas. Cayetano se encuentra a menos de treinta días de su alternativa y Palomo ha arrancado de luces una temporada más tarde. En común guardan, al margen de la torera procedencia, su tardía vocación. Nada más. DÍAZ JAPÓN Cayetano con su elegante y relativo oficio, que con el capote vuela, cortó una oreja a cada novillo con dos faenas largas. Los encajados naturales a su primero dejaron especial huella. Palomo maneja con soltura y prestancia el percal para su corto bagaje, aunque sin inflexiones de calidad. Con la muleta se defiende y procura enganchar y llevar a los toros largo, en la línea de la casa. Pero falta algo. Y no sólo tiempo. Resolvió irregular con la espada y al final consiguió una oreja. A mí una novillada así no me parece del todo mal siempre y cuando se le cortenhasta los hue... sos y salga todo el mundo hablando del futuro. No hubo arrebato ni por el triunfo ni tras el triunfo. Talavante se recupera de su primer percance como matador Ha sido su bautismo de sangre como matador de toros. Alejandro Talavante se recupera en el madrileño Sanatorio del Valle de las dos cornadas, una en el muslo derecho y otra en la región escrotal, que sufrió anteayer en la plaza de El Escorial. El torero extremeño, que pasó la noche con las molestias lógicas, sólo piensa en la reaparición, aunque el cirujano Joaquín Olmeda, que curiosamente es nieto de Cagancho, le ha dicho que tenga paciencia explicó a ABC su apoderado, Antonio Corbacho. Según su mentor, lo peor es que le ha afectado al abductor y, milagrosamente, no llegó a la femoral El objetivo de Talavante, que podría abandonar hoy el citado centro sanitario, es reaparecer el 24 de agosto en Almería. FERIA DE GIJÓN Uceda y Abellán, por la puerta grande con una magnífica corrida JOSÉ LUIS SUÁREZ- GUANES GIJÓN. Uceda Leal dio una lección de verdadero toreo en el coso gijonés. Se lució al veroniquear al que abrió plaza, que derribó con estrépito. Anduvo bien a la res, con temple, ritmo y cadencia. La misma calidad tuvieron dos series de derechazos, llenos de gusto y templanza. No se acopló con la izquierda en una primera fase, pero después consiguió una tanda perfecta. Como estoqueador, demostró su categoría. Se justificó con creces y se le concedieron dos legítimas orejas. Volvió a hacer gala Uceda Leal de su estilismo en el cuarto en unos magníficos derechazos. Los naturales tuvieron profundidad, color y sabor. Aderezó el trasteo con adornos oportunos- -destacó un afarolado- Al matar al segundo envite, el premio quedó reducido a una oreja. Miguel Abellán logró centrarse con Dos orejas para Gallo en día de emociones en Málaga JAVIER LÓPEZ HERNANZ MÁLAGA. Eduardo Gallo triunfó con un buen lote de María José Barral. Ante el transmisor primero se la jugó con pasajes interesantes a derechas y un arrimón de infarto en el epílogo. Frente al noble cuarto firmó muletazos espléndidos. Oreja y oreja con dos vueltas al ruedo tras fuerte petición de la segunda. La emoción vino en el bravo quinto, al que Salvador Cortés, que sustituía a Talavante, planteó un trasteo vibrante frente al quinto. Estuvo digno con el desagradable segundo, único lunar de la interesante corrida de María José Barral, que hirió en el gemelo al subalterno Curro Robles. Saludos y oreja. David Galán se amontonó con el tercero y recibió un palizón en el último al entrar a matar sin muleta. Saludos y silencio. la derecha con continuidad y engranaje entre un pase y otro. Tras unos comienzos tan sólo esforzados, encontró la hondura en unos naturales. Sobró corazón y faltó un punto de sentimiento. Cortó una oreja bien ganada. Recibió con una larga cambiada al quinto, un toro de lujo, premiado con la vuelta al ruedo, de la ganadería de Conde de Mayalde, que lidió una corrida magníficamente presentada y de muy buen juego, salvo el tercero. Tanteó a la res con tino, galanura y pureza. Oreja. Matías Tejela puso voluntad y esfuerzo ante su castaño primero. Destacaron unos naturales entre un todo de lo más opaco. Tejela tuvo que matar un sobrero de Carriquiri, manso. A excepción de unos naturales, pasó desapercibido. El rejoneador Álvaro Montes, eléctrico y espectacular, cortó una oreja a un toro de Pasanha.