Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 S 6 LOS SÁBADOS DE LA HISTORIA DE ESPAÑA, NOVELA A NOVELA Española tricolor Mañana, con ABC, decimoquinta entrega de la colección de novela histórica: Eugenia de Montijo de Almudena de Arteaga, por tan sólo 1,99 euros POR LUIS CONDE- SALAZAR INFIESTA Günter Grass, en una imagen de archivo AFP EL NOBEL SE CONFIESA Günter Grass estuvo alistado en las SS POR GUILLEM SANS SERVICIO ESPECIAL EN BERLÍN l Nobel alemán de Literatura ha aprovechado la publicación el mes que viene de un libro de memorias, Beim Häuten der Zwibel (Pelando la cebolla) para revelar que fue miembro de las SS. Este organismo no formaba parte de la Wehrmacht, el ejército regular, sino que reunía bajo el mando de Heinrich Himmler a las unidades armadas de las SS y la policía. Nació como grupo de élite en torno a Hitler, pero con el tiempo y la participación de voluntarios, devino en una especie de ejército secundario con más de 900.000 miembros. En lo que se llama en Alemania política histórica la Waffen- SS se relaciona con un episodio de superación del pasado que protagonizaron en 1985 el entonces canciller, Helmut Kohl, y el presidente de EE. UU. Ronald Reagan, cuando participaron en Bitburg, pequeña ciudad del Palatinado cercana a Francia, en un homenaje a los muertos de la guerra en un cementerio de soldados donde también yacen 49 miembros de la Waffen- SS. Ese gesto suscitó protestas en Alemania y EE. UU. Hasta ahora, en las biografías del autor de El tambor de hojalata nacido en 1927, se dice que ejerció de auxiliar de artillería an- E tiaérea en 1944 y que después sirvió como soldado. Según explica en una entrevista en el Frankfurter Allgemeine Zeitung Grass se presentó como voluntario para la flota de submarinos y fue reclutado luego por las SS en Dresde. Quería salir de ahí. De la estrechez de la familia. Quería terminar con eso, así que me presenté como voluntario Grass se muestra como un representante típico de su generación, para la cual el componente antiburgués del nazismo fue decisivo para su movilización. De la Waffen- SS sabía entonces que era un cuerpo de élite en el que se registraban muchas bajas. Dice que no se fijó en el significado simbólico de las runas SS hasta que su división fue derrotada y su superior le ordenó cambiar de uniforme. Grass reconoce que el episodio de su vida que acaba de revelar le provocó un sentimiento de culpa que he venido lastrando como una vergüenza El entusiasmo abierto del pueblo alemán con el nazismo fue lo que le llevó a escribir El tambor de hojalata publicado en 1959 y considerado una pieza fundamental de la superación del pasado La reflexión sobre esa misma circunstancia es lo que le ha llevado ahora a revelar ese detalle de su pasado. Siendo como era de cabellos rojos, piel blanca y mirada azul, su destino parecía ya apuntar a la bandera tricolor de Francia. Eugenia de Montijo qué pena, qué pena, que te vayas de España para ser reina. Por las lises de Francia Granada dejas, y las aguas del Darro por las del Sena Ésta y otras coplillas populares, por fortuna hoy en desuso, hablan con no mucho acierto de la granadina Eugenia María de Montijo de Guzmán (1826- 1920) hija del Grande de España Cipriano Guzmán y de la enredadora y casamentera María Manuela Kirkpatrick, artífice ésta de la presentación en sociedad de aquella niña rebelona que llegó a coronarse como emperatriz del país vecino tras su boda con Luis Bonaparte (sobrino de Napoleón) llamado Napoleón III tras su ascenso al trono como líder del Segundo Imperio galo (1852) Para sí hubiera querido ella la mano del duque de Alba, pero ésta le fue concedida a su hermana Paca, mayor que ella y algo más serena en sus costumbres. Aunque un imperio entero tampoco estaba mal, si no fuera porque su marido, excesivo y mujeriego, tenía demasiados planes en no pocas alcobas. Viajera, apasionada, contradictoria, soñadora y algo mística, esta hermosa y deseada mujer, que mantuvo relaciones literarias con Stendhal y fue amiga de Próspero Merimeé, participó en la compleja política de alianzas y amenazas armadas en Europa. Eran los tiempos de la unificación de Italia (con Víctor Manuel a la cabeza) y de Alemania (con Bismarck como artífice) en pleno fervor del liberalismo económico y cuando el movimiento comunista de Marx comenzaba a despuntar. No eran años fáciles. Eugenia de Montijo llegó en 1851 a un París que se reinventaba arquitectónicamente por mano del urbanista Haussmann para la Exposición Universal de 1867. Contrajo matrimonio y fue aclamada dos años más tarde. Pero fue tras el nacimiento de su hijo, ocurrido en 1856, cuando tomó partido en asuntos de Estado, llegando a oponerse en varias ocasiones a la voluntad del emperador y apoyándole en otras con no muy buenos resultados: secundó, por ejemplo, la idea de situar a Maximiliano de Austria en el trono de México, aventura que acabó con aquel fusilado en 1867; también mostró su plácet a la guerra contra Prusia, que finalizó con la derrota de Francia en Sedán (1869) con su marido hecho prisionero y ella en el exilio británico junto a su amiga, la reina Victoria. La historiadora y abogada Almudena de Arteaga, que fue premio Alfonso X el Sabio de Novela Histórica en 2004 por María de Molina traza en Eugenia de Montijo. La española apasionada que llegó a ser emperatriz de Francia un retrato en forma casi de diario, entreverado por apuntes epistolares y diálogos, de la afamada noble, desde su juventud hasta pasada la muerte de su hijo Luis sirviendo a los británicos en su guerra surafricana contra los zulúes. Se trata de un relato de maduración, de esos hervores que la vida va dando y que esculpen y amoldan la personalidad y el carácter de las gentes. Especialmente los de materia trágica, que no faltaron en su longeva existencia. El desamor con el duque de Alba, la muerte de su querido padre en 1839, los desaires de su madre, los flirteos de su esposo, las conjuras políticas, un atentado contra su persona, el fallecimiento de su hermana, la pérdida de un hijo, guerras, exilio... Todo un ejercicio de indagación literaria en la psique muchas veces contradictoria de una mujer de bandera a la que no le faltaban reaños.