Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO SÁBADO 12 8 2006 ABC El Consejo de Seguridad logra una tregua e intenta ahora detener la nueva ofensiva hebrea El acuerdo prevé el despliegue de 15.000 soldados de la ONU en la banda sur del Líbano b La resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas implica el repliegue inmediato de las tropas de Israel y el control del Gobierno libanés sobre Hizbolá MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Los embajadores de Francia y Estados Unidos capitanearon en la ONU, hasta bien entrada la madrugada del viernes, la elaboración de documento, que supone un primer paso para poner fin al conflicto del Líbano. Tras diversas reticencias y obstáculos, Israel aceptó el acuerdo, eso sí, horas después de haber dado luz verde para la ofensiva terrestre. El texto aprobado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contempla, como puntos más destacados, el despliegue de 15.000 cascos azules para respaldar a otros 15.000 soldados libaneses en el área del conflicto. El texto insta a un cese completo de las hostilidades y al despliegue simultáneo de soldados libaneses y de Naciones Unidas en el sur, así como al repliegue de tropas israelíes. A medida que se produzca el despliegue de las fuerzas libanesas y de la ONU, el Gobierno israelí debe retirar en paralelo a todas sus fuerzas del sur de Líbano reza el texto. Las tropas de la ONU coordinarían las actividades con los gobiernos de Líbano e Israel, además de asegurar el acceso humanitario a la población civil. Lo más novedoso del texto es que el Consejo de Seguridad anuncie su determinación sobre un repliegue de las tropas israelíes del Líbano lo antes posible. La situación actual en Líbano es evaluada por el Consejo como amenaza a la paz y seguridad internacionales sin que se tome expresamente el Capítulo VII de la Carta de la ONU, que le permite al Consejo de Seguridad una acción militar. De todas maneras, los cascos azules tendrán que asegurar, junto con los soldados libaneses, que no haya grupos que se armen en Líbano. Con ello se refiere a Hizbolá. El texto enfatiza la importancia de la extensión de la autoridad del Líbano sobre todo el territorio libanés en línea con resoluciones previas de la ONU, de manera que pueda ejercer su plena soberanía. Así, no habrá armas sin el consentimiento de su Gobierno y ninguna otra autoridad que la del Gobierno de Líbano Además, el borrador insta a respetar la denominada Línea Azul, que marcó el repliegue israelí del Líbano en el año 2000. Spielberg dona un millón de dólares M. G. NUEVA YORK. Steven Spielberg hizo ayer un gesto para reconciliarse con la comunidad israelí de la que se distanció con su última película, Munich El director más taquillero de Hollywood ha donado un millón de dólares a través de su fundación The Righteous Persons Foundation para socorrer a la comunidad judía que se encuentra en el frente de guerra en el Líbano. El mago de Hollywood sigue así el llamamiento que hacen a diario los lobbies judíos en las pantallas de televisión estadounidenses, pidiendo apoyo a Israel. La Fundación Judía que canalizará la donación utilizará los fondos ganados para evacuar niños, instalar cristales a prueba de bombas en tres hospitales de Haifa y proveer al hospital de Naharia con ayuda de emergencia. El portavoz de la fundación, Marvin Levy, anunció que en los próximos días se producirán otras donaciónes que irán a parar al Fondo para el Nuevo Israel, para repartir víveres entre las familias del norte de Israel y establecer líneas telefónicas de emergencia. Agrega que todas las partes son responsables de asegurar el respeto al cese completo de hostilidades a fin de permitir el suministro de bienes humanitarios y el paso a salvo de convoyes humanitarios. También insta a Israel y al Líbano a respaldar un alto el fuego permanente y una solución de largo plazo, basados ambos en el respeto a la Línea Azul, arreglos de seguridad para prevenir que se retomen las hostilidades y la implementación total de los acuerdos de Taif, que requieren el desarme de todos los grupos armados en Líbano. La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, se involucró personalmente en la fase final de las negociaciones en la sede central de la ONU, mientras el propio secretario general de Nacional Unidas, Kofi Annan, criticó lo mucho que se había demorado el Consejo de Seguridad para alcanzar el acuerdo. Un soldado israelí hace la señal de victoria al dirigirse a la frontera libanesa AFP El mayor desacuerdo entre los negociadores surgió en torno a la utilización de la fuerza en nombre de la paz El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, se quejó de lo mucho que se había demorado el acuerdo El retraso estuvo motivado, entre otras cuestiones, precisamente por la aplicación o no del Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas, que autoriza el uso de la fuerza en nombre de la paz. El Líbano se había opuesto firmemente a que las tropas de paz, que según esta resolución ocuparán el sur del país tras el alto el fuego, tengan autorización para hacer la guerra. Por contra, Israel argumentaba que si no se le ponen dientes a estas tropas internacionales, los cascos azules no podrán controlar a Hizbolá y se limitarán a observar al grupo mientras se rearma.