Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 11 8 2006 85 Deportes MANUEL FRÍAS. ENVIADO ESPECIAL GOTEMBURGO. La marcha española ha recuperado a uno de sus viejos rockeros. Cuando ya se busca el recambio en Mikel Odriozola, un atleta que a sus 33 años aún no ha subido a un podio en una gran competición, Jesús Ángel García Bragado (36) conquistó la medalla de plata de los 50 kilómetros en el Europeo después de un año en el que apenas ha podido entrenarse con asiduidad por los problemas que sufre en una la cadera (tiene cita con el quirófano para el día 6 de septiembre) Y lo hizo en medio de un aguacero torrencial que dificultó los últimos kilómetros de la prueba, en los que las zapatillas se metían en charcos interminables. Casi nada. Estas gestas son las que gustan en España. Su plata es la quinta medalla española en Gotemburgo y la segunda que alcanza la marcha. García Bragado, acabada la carrera, señaló que el no salir entre los favoritos es parte fundamental en la consecución de la medalla. Y puede que no le falte razón ya que planteó la prueba de acuerdo con las sensaciones que notaba en su cuerpo, sin inmutarse por los ataques furibundos que se plantearon al comienzo de la prueba y que, más tarde, podían pasarle factura en forma de desfondamiento o exclusión. Esta fórmula le permitió estar lo suficientemente fresco físicamente y sereno mentalmente para lanzar el ataque definitivo en el tramo final. Baloncesto. La selección se prueba en Singapur antes del Mundial con Eslovenia (hoy) Serbia y Argentina La marcha recupera a un viejo rockero García Bragado ganó la medalla de plata de 50 kilómetros en el año más difícil de su carrera Coleccionista de medallas Nació en Madrid el 17 de octubre de 1969. Mide 1,72 metros y pesa 62 kilos. Club: Canal Isabel II. Internacional: 32 veces. Campeonatos del mundo: oro en 1993 y plata en 1997 y 2001. Campeonatos de Europa: plata en 2006 y bronce en 2004. Copa del mundo de marcha: oro en 1997 y plata en 1993 y 1995. Copa de Europa de marcha: Oro en 1996, 2000 y 2001 y plata en 1998. Campeón de España en 1997 y 2000 y plusmarquista nacional promesa de 50 kilómetros (4 h. 05: 10) importó porque su objetivo no eran las medallas sino hacer un buen puesto. Mientras, se producian cambios en la cabeza. Andronov pagó el esfuerzo, el italiano Schwarzer apareció y desapareció casi al mismo tiempo y Stspanchuk (Bie. y Nymark (Nor. tomaron el mando. Pero el primero, con dos avisos, aflojó la marcha y se escondió en el pelotón y el segundo se hundió literalmente (km. 35) cuando comenzó el aguacero de agua y viento. Era el momento de los valientes y la pole la tenía entonces el francés Diniz, el mejor situado antes de la debacle. Desde atrás surgió con fuerza García Bragado, un león, que superó sin dificultad a Andronov y Nymark, pero que no pudo con el galo. Estaba demasiado lejos para el terreno que quedaba por delante. También le faltaron metros a Odriozola, que acabó en quinta posición, ero la prueba pintó para España mejor de lo que se esperaba. Superando cadáveres El resto era cuestión de superar cadáveres poco a poco. El único que se le resistió fue el francés Yohan Diniz, un desconocido en el mundo de la marcha que fue descalificado en el Mundial de Helsinki el año pasado en su primera aparición. García Bragado no entró al trapo de las provocaciones que le tendieron los tres rusos en el comienzo de la carrera, con la nota llamativa de que Nizhegorodov, el principal favorito, dejó el mando de las escaramuzas a su compatriota Andronov. Era un síntoma de que el primero no estaba bien, porque de lo contrario habría estirado la cuerda hasta romperla. Se formó un grupo de nueve en cabeza, en el que estaba Odriozola y al que se incorporó García Bragado al paso por el kilómetro diez. Para ese momento, Nizhegorodov tenía dos avisos. Demasiados con 40 kilómetros por delante. Las carencias técnicas sospechadas al principio se hacían patentes. Poco después fue descalificado, a la par que se redujo la cabeza al caerse del grupo, además del ruso, los dos españoles y el polaco Sudol. García Bragado siguió a lo suyo y fue perdiendo tiempo respecto al líder: a los 20 kilómetros estaba a 17 segundos; a los 25, a 30, y a los 35, a 57. No le García Bragado cruzó la meta con la bandera de España EFE El quirófano, próximo paso del madrileño M. F. GOTEMBURGO. Ese va a ser el camino de García Bragado ya que el día 6 tiene cita con el cirujano. Se operará primero de una cadera y, si todo sale bien, después de la otra. El marchador se someterá en la Clínica Dexeus de Barcelona a una técnica innovadora de atrapamiento fémoro- afetabular para corregir los problemas degenerativos que tiene en ambas caderas después de tantos años practicando la marcha. Con ello, García Bragado, quien descartó que fuera nada de prótesis ni parecido, pretende recuperar movilidades para una técnica un poco más fácil Así es el deporte. En ocasiones en las que me he preparado a fondo, como para el pasado Mundial en Helsinki, no conseguí nada. Y en otras, en los que no he hecho la preparación tan intensa, me he llevado una medalla, como sucedió en el Mundial de Edmonton 2001 (plata) y en esta ocasión comentó el madrileño, que vive en Lérida, donde es concejal del PP en el Ayuntamiento. No tenía muchas ambiciones y por eso salí un poco a verlas venir. Al principio, muy despistado, en tierra de nadie. Luego he ido cogiéndole el punto a la carrera. Cuando he visto que el grupo de delante estaba roto he comenzado a tirar hasta el final No quiere oír hablar de la retirada, ya que aseguras que el oro me lo reservo para Barcelona (será la sede del próximo Europeo, en 2010) Quiero salir por la puerta grande del atletismo y no hay nada mejor que estar en lo más alto del podio y escuchar el himno. Mi ilusión hubiese sido retirarme en Madrid 2012, sobre todo para mí, que empecé en Barcelona 92. Pero no ha podido ser. Igual aguanto hasta Madrid 2016 comenta entre bromas. Más en serio, aseguró que el próximo año tendrá entrenador (hasta ahora se entrena sólo) y que podría ser Valentín Massana.