Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid VIERNES 11 8 2006 ABC SE DICE SE COMENTA SIN GUARDIAS El equipo de gobierno del Ayuntamiento se ha marchado este año de vacaciones en bloque. ¿Todos? Todos menos dos. El primero es el alcalde, que va y viene a su lugar habitual de veraneo. De hecho, hoy tiene previsto un acto público. La segunda es Alicia Moreno, la concejal de Cultura, que se supone sigue en la capital por aquello de los Veranos de la Villa. El problema es que cuando ellos no están no queda nadie de guardia por si hay que afrontar algún imprevisto. Este año, los concejales de gobierno han puesto tierra por medio. MADRID AL DÍA HOJA DE RUTA El secretario general del PSOE, Rafael Simancas, se va un par de semanas de vacaciones. Y lo hace con una hoja de ruta ya fijada para la próxima precampaña electoral. Los socialistas han hecho los deberes y han diseñado ya su estrategia con vistas a las elecciones de 2007. Aunque han dejado una puerta abierta a cierta improvisación, lo cierto es que el último debate sobre el Estado de la Comunidad de esta Legislatura, la segunda quincena de septiembre, marcará la salida de una intensa y dura precampaña. TURISTAS MANUEL MARÍA MESEGUER P LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Morata de Tajuña En las páginas 33 y 34 se publicó ayer un artículo titulado: La cooperativa que acapara suelo en Morata dejó fuera del negocio a una empresa del marido de Ruth Porta En dicho artículo se hacen algunas afirmaciones sobre mi persona, empezando por el titular, que no son ciertas y que quiero aclarar brevemente. Ya les informé, en escrito dirigido a Vds. hace tres años, de que nunca, en mi vida, había tenido participación económica en la empresa que se menciona en el artículo, ni con ninguna gestora de cooperativas, ni siquiera con otra empresa relacionada con la promoción inmobiliaria. La empresa que me atribuyen está participada por la Fundación Hogar del Empleado, institución sin ánimo de lucro, dedi- ABC Colector en Leganés. En la entrada por Leganés desde Alcorcón, en la calle Mendiguchía Carriche, la improvisación y la chapuza ha encontrado un destacado hueco como consecuencia de la instalación de un colector. Una obra que firmaría cualquier país tercermundista. Unión por Leganés (ULEG) cada fundamentalmente a la enseñanza, para la que yo he trabajado como profesional en los últimos años. Trabajo que, por cierto, ya he dejado hace meses, de forma que, en la actualidad, ni siquiera tengo relación con dicha institución. Confío que con esta explicación quede claro, de una vez por todas, que he sido y soy absolutamente ajeno a cualquier provecho inmobiliario dentro y fuera de la Comunidad de Madrid y que es preciso desmentir las informaciones erróneas publicadas, pues supongo que será de su interés preservar el rigor informativo de su periódico y no permitir que sirva de vehículo para intentar desacreditar, de forma ruin, a mi mujer, en base a infamias vertidas contra mí. Enrique Benedicto Mamblona DIMES Y DIRETES VALLE DE LOS CAÍDOS (Y II) C nedictinos a su cargo sabrán cuiuriosamente fue ERC dar, la Basílica y el resto del conquien abrió el fuego, a cojunto monumental del Valle, una mienzos de esta legislatude las instalaciones de Patrimora, sobre el futuro del Valle de los nio Nacional más visitadas por Caídos. De ser un monumento los turistas, están bien donde esfranquista, venían a decir los de tán y como están. La historia siEsquerra, el Valle debería pasar ANTONIO gue su curso, y la naturaleza sea convertirse en un símbolo antiSÁENZ DE rrana merece un cierto respeto. franquista. O sea, más de lo misMIERA A estas alturas de la película, pomo. Más leña al fuego no, por faco sentido tendría inventar usos vor; lo que deseamos para ese eso funciones que contribuyeran a reavipacio singular de la Sierra de Madrid, y var una imagen política que nada convielos catalanes, tan respetuosos con sus ne al espacio natural de Cuelgamuros. montañas, lo entenderán bien, es devolLos que sí están necesitados de una verlo, en la medida de lo posible, a su esprofunda mejora, según dicen los técnitado natural. Lo que a muchos nos gustacos, son los pinares del recinto del Valle. ría es que el Valle de los Caídos volviera Se cuenta que fue Franco quien, a la visa ser el Valle de Cuelgamuros que siemta de lo esquilmado que se encontraban pre fue, en la Zona Periferica de Protecaquellos lugares a causa del carboneo ción del futuro Parque Nacional del Guay la ganadería, ordenó a los ingenieros darrama, tal como establece el PORN de montes llevar a cabo una repoblación aprobado por la Comunidad. forestal con especies de las diversas reEs decir, lo que queremos es que siga giones de España. La idea era buena desla suerte del resto de la Sierra de la que de el punto de vista político, pero la natuforma parte, sin que la existencia de una raleza, ¡mira que hay que repetirlo! es Basílica y una cruz monumental deba reterca e indómita y no se adapta con facilipresentar para ello el mínimo obstáculo. dad a los caprichos humanos. Ahora, seAbierta a los fieles, sin ningún tipo de gún los expertos, habrá que ir eliminanconnotación ideológica, algo que los be- do progresivamente las especies exóticas que no se han adaptado, para dejar vía libre a las autóctonas. Si nos ponemos pronto a la tarea, en un plazo de cuarenta años, dicen, se podría conseguir un bosque, frondoso y variado, para que los madrileños lo pudiesen disfrutar libremente, sin mas limitaciones que las estrictamente necesarias para garantizar su conservación. A nadie debería inquietarle, me parece a mí, una recuperación progresiva de los usos naturales del Valle de los Caídos en el conjunto de la Sierra de Guadarrama, algo perfectamente compatible con el mantenimiento de su conjunto monumental, ya histórico, por parte de Patrimonio Nacional. En ese contexto, el destino más lógico del Centro de Estudios y de la Hospedería anejos a la residencia de los benedictinos, sería albergar los servicios de información y gestión que será preciso establecer cuando sea definitivamente creado el Parque Nacional del Guadarrama. Una breve página de la historia de la Sierra, más larga y tendida que la nuestra, se cerraría así de forma civilizada y razonable. Por nuestro bien y el de la propia Sierra, que siempre van a coincidir, sin lugar a dudas. Presidente de Amigos del Guadarrama uede ser una falta de respeto, y si no, juzguen ustedes. Todos los veranos de todos los años las venas de la ciudad se abren al madrileño que se queda en el asfalto mesetario y a los turistas que por oleadas llegan a Madrid atraídos por su singular plan de obras consistente en atacar por todos los flancos a la vez para ofrecerles a quienes viajaron de veraneo un regreso a la ciudad nueva y parcheada. O sea que a quienes nos quedamos en las refrescantes noches madrileñas que nos den obras y dos duros. Y lo mismo a los miles de turistas que se asoman por este seco clima manchego. El primer semestre de este año la capital de España ha batido el record de acogida de turistas, con 4,3 millones, no todos extranjeros. Según el particular conteo de las estadísticas, el 56 por ciento de los visitantes procedían de Andalucía, Valencia, Cataluña y la propia Comunidad Autónoma de Madrid, o sea, de los pueblos. El 44 por ciento restante procedía del extranjero, concretamente de los Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Francia y Alemania. Sin contar con la afluencia de otros extranjeros al aeropuerto de Barajas, como ecuatorianos, colombianos, peruanos y argentinos que se supone habrán pasado a engrosar las estadísticas de la inmigración irregular. Pero la gran noticia turística es el regreso a Madrid de los japoneses, tradicional objetivo de carteristas, descuideros y demás malevaje. Aseguran que a raíz presuntamente del Plan Japón, el turismo nipón se ha incrementado en un 19,4 por ciento hasta los 127.000 turistas deseosos de ver las grandes oblas de Madlí y conocedores de que es en verano precisamente cuanto mayor es la orgía de las zanjas, el desenfreno de los túneles y la osadía de la maquinaria, una vez descartada la aventura de andar huyendo de los delincuentes de medio pelo. Queda claro que la ciudad se vuelve un infierno para cuantos quedan atrapados en ella o la visitan durante los meses de verano debido a la pretensión de evitarles un exceso de estrés a quienes retornan descansados de sus viajes a las islas Fidji o a Gandía. Parece funcionar el boca a boca: visiten la ciudad en la que todo se hace a la vez, como un malabarista con veinte naranjas. Todo un espectáculo.