Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO VIERNES 11 8 2006 ABC Las pérdidas por la guerra amenazan con devolver el Líbano a la Edad de Piedra En el sur del país los ataques han causado perjuicios de hasta 3.000 millones de dólares b El ministro de Economía recuer- da que ya tienen experiencia en reconstruir el país pero no la confianza de los civiles y de posibles inversores LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. Si la guerra se prolonga, el Líbano retrocederá a la Edad de Piedra Lo ha dicho el ministro de Economía y Alimentación, Sami Hadad, que en una entrevista concedida ayer a ABC cifró en más de 3.000 millones de dólares -un 15 por ciento del PIB- -las pérdidas acumuladas a lo largo y ancho de todo el país, cuando mañana se cumple un mes del inicio del conflicto e Israel templa armas en espera de una anunciada operación de destrucción masiva, que aquí se teme como una amenaza de fractura total. La violencia que enfrenta en el sur a las milicias de Hizbolá con el Ejército hebreo ha venido a sacudir con demoledora fuerza el frágil equilibrio económico de este territorio que, tras una guerra civil de quince años, aspiraba a convertirse en el paraíso del turismo de Oriente Próximo que por el momento, no será. Los 2.000 millones de ingresos que habrían dejado los aproximadamente 1,5 millones de visitantes previstos este verano tampoco llegarán nunca. Definitivamente, Israel nos quiere destruir, si no- -se pregunta el ministro- ¿qué clase de objetivo estratégico es bombardear unas fábricas de leche o de yogur como han hecho? Yo conozco a los dueños y no tienen ninguna relación con Hizbolá. La intención de los israelíes es clarísima, quieren demoler el país Con las principales infraestructuras erigidas en los últimos dieciséis años de paz mutiladas, un volumen de entre 6.000 y 10.000 viviendas convertidas en escombros y el tejido industrial quebrado- -la producción se ha parado por el miedo a los combates- el problema más difícil de resolver es otro. Y es doble: la fuga de trabajadores que han huído, quizás para no volver, y lo que Hadad llama la pérdida de oportunidades Empezando por esta última, la salvaje inestabilidad actual ha volatilizado de un plumazo ingentes inversiones previstas por los países del Golfo y Arabia Saudí, basta con mencionar el proyecto de Doha para construir en Trípoli una terminal para la importación de gas licuado de Qatar, o el que tenía construir junto a la capital un inmenso polo turístico y residencial. En cuanto a la fuga de mano de obra, se calcula que sólo en la primera semana del conflicto abandonaron este país de apenas cuatro millones de habitantes, unos 300.000 libaneses y asalariados sirios y, con ellos, los cerebros ingenieros, arquitectos, economistas nacionales e internacionales. En definitiva, la fuerza humana más cualificada, que supone el daño añadido del empobrecimiento intelectual del país. Lo peor son la cantidad de oportunidades que se han evaporado- -dice el ministro- los numerosos inversores que se han marchado: si preveíamos un crecimiento de la inversión del seis por ciento, este año cerraremos con números negativos. Y el Líbano no tiene recursos energéticos, tampoco una importante agricultura. Nuestro poder es la mano de obra. Si los libaneses abandonan, este país está perdido indicó. Un soldado libanés hace guardia frente al atacado faro de Beirut EPA Reconstruir desde las cenizas Para Sami Haddad, la reconstrucción de lo que ha sido o va a ser reducido a cenizas va a ser cuestión de tiempo y de dinero, para lo que ya se cuenta con 500 y 300 millones de dólares donados respectivamente por Arabia Saudí y Kuwait y se espera la solidaridad de los otros países hermanos árabes y de nuestros amigos europeos Tenemos experiencia en reconstruir- -recuerda el ministro- -hemos levantado el país después de una guerra civil Pero lo más difícil, advierte grave, va a ser recuperar esa confianza de la gente normal, la ilusión de los inversores libaneses y no libaneses en la economía Y mal pinta, cuando el ministro entiende que detrás de los intereses perversos que ve en Israel, está Estados Unidos. Todo este tiempo han elogiado nuestra democracia y han apoyado a nuestro Gobierno, ¿qué más podemos darles? ¿es ésta forma de apoyar a Siniora? El desplome económico, por el que el Líbano no llegará nunca a cumplir este año las expectativas de crecimiento del cinco por ciento que se había marcado, está también en la calle. Los ataques no sólo han colapsado la producción, sino, definitivamente la importación y la distribución. Con todas las salidas terrestres hacia Siria dinamita- Juegos de guerra contra el viejo faro de Beirut BEIRUT. Juegos de guerra. Prácticas de tiro de precisión. Entrenamientos con fuego real en medio de las ciudades para no perder puntería mientras se mantienen en suspenso los planes de invasión del Líbano o parte de la estrategia de amedrentamiento y de tortura psicológica con la que se está erosionando la moral de la población en esta crisis. A alguna de estas modalidades debe pertenecer el ataque que helicópteros de combate israelíes lanzaron ayer a plena luz del día contra el antiguo faro de Beirut, una construcción solitaria, vacía y en desuso que quedó completamente calcinada por el disparo de tres proyectiles. No se desviaron ni un milímetro, ni los impactos afectaron lo más absoluto a los edificios más cercanos, aunque sí se registraron dos heridos con carácter leve por los fragmentos de los cohetes que salieron despedidos como balas tras el impacto. Tan estudiado ejercicio de tiro tuvo como diana por primera vez el barrio de Manar, muy próximo al epicentro comercial de Beirut que es la calle Hamra y, curiosamente, en las inmediaciones de la que fue la vivienda familiar del ex primer ministro libanés asesinado, Rafic Hariri. Un segundo ataque fue dirigido contra la sede de la radio estatal libanesa, sin víctimas. Y mientras Israel cuenta al mundo que está dispuesto a dar un poco más de tiempo al proceso diplomático, sus aviones parecen que no, de modo que ayer lanzaron por segundo día consecutivo una lluvia de octavillas del miedo sobre los barrios del sur de Beirut. ¿Qué clase de objetivo estratégico es bombardear unas fábricas de leche o de yogur? das, la vía del transporte marítimo para recibir mercancía del exterior se ha convertido en una opción prohibida por los seguros de guerra que exigen los barcos para atracar en los puertos libaneses Aparte, una vez dentro del territorio, es imposible mover los bienes, y la primera víctima ha sido la gasolina, tan escasa que ya es carne de mercado negro y su falta está comprometiendo hasta el funcionamiento de los hospitales. Con la ampliación de la ofensiva a nuevos pueblos, ni la gente puede huir debido a la falta de combustible de los coches. Y ya ha empezado el efecto negativo sobre los precios, que terminarán por tumbar las expectativas anuales del PIB. Es extremadamente importante que esto acabe... si la guerra hubiera dañado la economía de otros países de Oriente Próximo, seguro que habría más presión...