Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO VIERNES 11 8 2006 ABC DE LA GUERRA Y DE LA PAZ H ay muchas clases de guerras: las defensivas, las ofensivas, las justas, las santas, las legítimas, pero no hay ninguna que cumpla con el principal requisito de la opinión pública, a saber, que sea un conflicto sin destrucción, dolor y muertes. Por más que se quiera, la guerra continúa siendo el reino de la violencia, en el que la normalidad queda en suspenso. No hay guerras limpias porque no puede haberlas. Si la comunidad occidental tuviera que librar de nuevo la Segunda Guerra Mundial, la perderíamos. No se podría bombardear más que los cuarteles generales de la Gestapo y las RAFAEL L. fuerzas alemanas comBARDAJÍ batientes. El partido de Adolf Hitler quedaría fuera de los objetivos, al ser claramente un agente civil. Y cosas como el bombardeo de Dresde quedarían, sin lugar a dudas, fuera de toda imaginación. Cuando la civilización se enfrenta a la barbarie, es la barbarie la que tiende a ganar. No tiene límites en sus acciones, ni conoce restricción moral cualquiera. Es lo que estamos viendo hoy en el Líbano, en los combates de las fuerzas israelíes y de los terroristas islámicos de Hizbolá. Se prefiere creer en imágenes que han sido manipuladas o tomadas hace años si con ello se refuerza la imagen criminal de Israel. Nada importa que los auténticos criminales son los de enfrente, los terroristas, quienes sólo buscan bajas colaterales porque sólo apuntan a civiles inocentes. Nadie quiere la guerra. Pero eso no significa que se tenga que forzar una paz precaria, inestable e injusta. Que es lo que en realidad se está discutiendo en Naciones Unidas, la Organización que lleva desde 1978 en el Líbano, como Unifil, la Fuerza Interina de la ONU en el Líbano, para acabar con el terrorismo contra Israel y que, en vez de eso, sólo ha servido para que Hizbolá la utilice en su provecho. Las paces no se dictan por decreto, aunque se llamen resolución de Naciones Unidas. Se logran imponer cuando las partes las aceptan de igual modo y eso sólo suele lograrse en el mundo real cuando uno de los contendientes se convence de que no puede ganar, de que ha perdido. Y ese punto aún no ha llegado para el Líbano. Ni Israel ha conseguido cumplir con sus objetivos de seguridad, ni Hizbolá se siente derrotada. Al contrario. Un alto el fuego en los términos de Naciones Unidas sólo serviría para que Hizbolá ganara tiempo. Para reconstituirse militarmente y para dominar la escena política libanesa, cosas del todo inaceptables. Si Naciones Unidas quiere hacer algo en este conflicto, que empiece por recuperar su resolución 1559 por la que se exigía el desarme de las milicias de Hizbolá. Todo lo demás es condenar a Israel, precisamente la víctima de la agresión. AP BENJAMÍN NETANYAHU Líder del Likud y de la oposición israelí Si Israel desaparece, el objetivo del islamo- fascismo será Europa Nunca está en segundo plano. Su agenda, tan completa como casi siempre. Acaba de regresar de Londres, de verse con Tony Blair. Viene de reunirse hace unos minutos con Ehud Olmert. Ahora toca hacer piña para ganar la guerra JUAN CIERCO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Está acelerado. No le gusta perder el tiempo. Una hora, ni un minuto más le dice a su jefa de Prensa ante un escogido grupo de medios extranjeros, entre ellos ABC. No sonríe. No hay motivo. Mucho menos cuando uno de sus colaboradores les pasa una nota en la que le explica, no lo sabía aún, la operación llevada a cabo en Londres para abortar nuevos atentados aéreos de Al Qaida. Miren por dónde, ayer estuve en Heathrow tras verme con Tony (Blair, se entiende) Todo está relacionado. A ver si así Europa despierta, al menos esa Europa arrogante que quiere dar lecciones de moralidad a Israel. Esta guerra es de todos, no sólo nuestra. No combatimos a Hizbolá sino al islamofascismo que amenaza la supervivencia de nuestro Estado judío, por supuesto, pero también del modo de vida occidental, en democracia y en libertad Netanyahu ha cogido carrerilla. Es un monólogo sobrado de sal y pimienta: Europa sigue sin entender, ya le pasó con Hitler, que no puede dejar un arma en manos, por ejemplo, de los ayatolás fanáticos porque no dispararán sólo contra Israel sino también contra Londres, París, Madrid, Berlín. Tienen ustedes que despertarse y darse cuenta de que el islamo- fascismo no puede contar con cohetes Katiusha con armas nucleares en tres años apunta. Si Israel fuese derrotado y desapareciera la islamofobia iría a por ustedes, que les quede claro, díganselo a sus lectores, y a sus Gobiernos sentencia con su misma rotundidad de siempre. La guerra que libramos contra Hizbolá no es una guerra para acabar con la amenaza de sus cohetes, que también, ni por el río Litani, ni por la resolución 1559; la guerra es una guerra en defensa de Occidente, amenazado por el pulpo iraní asegura. Y explica: Irán es un pulpo con muchos tentáculos. Tiene dos en esta zona, fruto de nuestras inexplicables y erróneas retiradas unilaterales del sur del Líbano en mayo de 2000 y de Gaza el verano pasado: uno es Hamás, en el sur; el otro, Hizbolá, en el norte. Y si Olmert sigue adelante con su plan de retirada unilateral de Cisjordania habrá una tercera base de Irán a nuestras puertas Irán usa a su unidad de infantería, Hizbolá, con sus misiles, sus cohetes Katiusha sus cohetes anticarro, para atacar a Israel. Pero nada se mueve en Hizbolá sin que lo autorice Teherán. Por eso hay que cortar ahora esos tentáculos, porque luego puede ser demasiado tarde dicta. Y por eso no se debe aceptar un alto el fuego. Se ha tomado tarde, muy tarde, pero todavía no dema- siado tarde la decisión de ampliar la ofensiva terrestre, y en eso debemos concentrarnos. Nuestro objetivo ahora pasa por acabar con Hizbolá y con la amenaza de sus cohetes. Con la amenaza nuclear de Irán debe acabar Estados Unidos advierte el líder de la oposición hebrea. Netanyahu, quien no quiere polemizar sobre la campaña militar, ahora sólo importa ganar la guerra asegura que muchos Estados árabes le han pedido a Alá que permita la victoria de Israel sobre Hizbolá porque saben que ellos también están amenazados Antes de despedirse, justo una hora menos un minuto después de haber llegado, Netanhyahu vuelve a hablar de Europa: El islamofascismo considera a Estados Unidos el gran Satán; a Israel, el pequeño Satán, y a Europa, un Satán mediano. Y eso es lo malo, que si eres grande o pequeño sabes lo que puedes y lo que no puedes hacer pero si eres mediano te quedas siempre a mitad de camino Ese es uno de los grandes problemas de Europa. ¿Cómo entienden sino ustedes las recientes declaraciones del ministro francés de Asuntos Exteriores en las que decía que Irán era un actor clave para la estabilidad de Oriente Próximo? Está claro que no vive en Oriente Próximo. ¿Pero vive acaso en nuestro planeta? Pregunta de Bibi Palabra de Netanyahu.