Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 11 8 2006 Nacional LA TRAGEDIA DE LOS INCENDIOS 13 Una unidad de ingenieros de élite del Ejército El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer la llegada a Galicia de una unidad de ingenieros de élite del Ejército. Formada por ocho secciones con 25 efectivos y cinco vehículos de material pesado cada una, la unidad se desplaza a Galicia con el objetivo de garantizar que los fuegos controlados queden completamente extinguidos. Zapatero dio instrucciones esta mañana al jefe del Estado Mayor de la Defensa para que los integrantes de dicha unidad estén en Galicia en un máximo de 48 horas. Según el jefe del Ejecutivo, la unidad cuenta con material pesado más eficaz para luchar contra el fuego y que así quede definitivamente para el olvido Los efectivos del Ejército, que harán un despliegue complementario de retaguardia para garantizar la seguridad de las personas, se suman a los 1.200 miembros de las Fuerzas Armadas que desde esta mañana realizan tareas de prevención y control de incendios, sobre todo en los que están más cerca de poblaciones. Si la situación empeorase se presentarán inmediatamente en Galicia todos los medios necesarios de que dispone el Ejecutivo. Hasta el momento, el dispositivo desplegado en la Comunidad gallega está formado por 7.000 efectivos, 700 vehículos y casi 60 aeronaves. Entre todos ellos hay, según Zapatero, más de 100 especialistas de la Guardia Civil y la Policía Nacional trabajando para encontrar a los autores criminales que han provocado los fuegos en los últimos días. Con el polvo levantado por los coches oficiales, caminar fue suficiente para toparse de bruces con la tozuda realidad Moncloa eligió como fondo para la foto las cenizas del monte Gamboa, provincia de Pontevedra idea de la visita) se repetía otra vez, ironías del destino, la escena de siempre, la del miedo, el dolor, la impotencia y la desesperación. Con el polvo levantado por los coches oficiales aún en la boca, caminar ese breve trecho fue más que suficiente para toparse de bruces con la tozuda realidad. Allí, en medio de la carretera, armados con ramas y pañuelos, diez personas a punto de perderlo todo maldicen al fuego y a quien lo plantó: Esto es cosa de los políticos, ellos tienen la culpa de todo. Nosotros pagamos nuestros impuestos. ¿Por qué no nos ayudan? En menos tiempo del que se tarda en escribir estas líneas, las llamas han prendido en la fila de árboles que bordea la carretera y se elevan ya varios metros por encima de nuestras cabezas. ¡El camión! -exclama un hombre que responde al nombre de Luis Aznar- ¿Dónde está el camión? Hay que impedir que el fuego cruce... Actuar con rapidez Demasiado tarde. Por las copas de esos mismos árboles que está devorando, el fuego ha conseguido, de nuevo, burlar al hombre y cruzar hasta el otro lado de la calzada. Rodríguez Zapatero no ha debido aún tener tiempo ni de llegar al cruce de la general... Ahora hay que actuar rápido, sin perder un solo segundo. Los vecinos, como pueden, intentan hacer un cortafuegos para que el frente de llamas no se extienda hacia las casas, ya muy cercanas. Esto es imposible se lamenta Luis Aznar. Ayer por la noche acabamos con este fuego, y ahora mírelo, está aquí otra vez Ni Luis Aznar, ni el resto de los hombres y mujeres que están a su lado, saben absolutamente nada de la recién terminada visita oficial. ¿Cómo? ¿Qué ha estado aquí Zapatero? ¿Aquí mismo? ¿Y con Touriño? El hombre no sabe si creerlo o no, pero no hay tiempo para eso. Se queda un instante así, como suspendido entre dos mundos, pero decide que, de ser cierto, eso no es importante ahora. Y sigue trabajando. En medio de la confusión reinante, empiezan a llegar los refuerzos. Dos militares, a pie, suben por el camino. Uno de ellos, con graduación de teniente, habla por el móvil: ...Entonces, ¿las órdenes me las vas a dar tú o quién... Detrás de ellos vienen más hombres, y dos palas mecánicas, y efectivos de la Guardia Civil, y un agente forestal... Estaban todos allí abajo, recibiendo al presidente, hace apenas unos minutos. Pero Rodríguez Zapatero ya se ha ido, y aquí hay mucho, muchísimo trabajo por hacer... Mariano Rajoy camina por una zona quemada en Puebla de Caramiñal EFE Rajoy recuerda el Prestige y pide que un vicepresidente se haga cargo de la situación Denuncia que Emilio Pérez Touriño está desaparecido desde que comenzó la crisis del PP espera que se apruebe alguna de las 33 medidas contra incendios que su partido presentó el año pasado a raíz del incendio de Guadalajara ABC MADRID. El presidente del PP, Mariano Rajoy, pidió ayer que se declare en Galicia el nivel de alerta 3, con el que toda la comunidad estaría en alerta y que fuera el Ministerio del Interior el que se hiciera cargo de la situación. Por ello, Rajoy también reclamó que se coloque a alguien que mande al frente del operativo contra el fuego, ya que, según afirmó, la Xunta ya no es capaz de resolver la situación y el jefe del Ejecutivo gallego, Emilio Pérez Touriño, está desaparecido Para ilustrar lo que se debería hacer, a su juicio, en la actual situab El líder bros de una brigada de extinción. Los coches oficiales, en fila, se habían detenido todos en el punto previsto: en medio de una cuesta, un camino de tierra batida cuya vista se perdía unos metros más arriba, y junto a los restos calcinados de una pequeña arboleda de fácil acceso, ideal para el propósito para el que había sido concebida la visita. Nadie se fijó en ese momento en una amenazadora columna de humo que asomaba justo detrás del repecho donde se perdía el camino, a menos de trescientos metros de distancia. Ni reparó en el hecho doloroso y real de que, debajo de ese humo, un nuevo fuego cobraba fuerza; ni en que justo al lado de esas llamas estaban, llorando de rabia, los vecinos de la zona, hombres y mujeres que llevan cuatro días, cuatro, luchando a brazo partido contra un fuego que se dirige hacia sus casas. A menos de trescientos metros del lugar donde el presidente del Gobierno había llegado casi de incógnito (ni la Guardia Civil ni los alcaldes de los pueblos cercanos tenían la más remota ción, el líder de los populares recordó lo sucedido en la crisis del Prestige en noviembre de 2002, cuando a las 48 horas siguientes ya había un vicepresidente del Gobierno- -él mismo- -y un presidente- -Manuel Fraga- -y aquí llevamos ocho días y no se hace nada dijo. Además, Rajoy pidió que el Consejo de Ministros o el Consello de la Xunta se reúna esta misma semana para aprobar las medidas de ayuda anunciadas ayer por el presidente del Gobierno. El líder del PP quiso dejar claro que con estas opiniones no pretende criticar a José Luis Rodríguez Zapatero. Yo he dicho lo que en mi opinión se debe hacer aseguró. Por otro lado, Rajoy espera que la próxima semana se apruebe en el Consejo de Ministros alguna de las 33 medidas que el PP presentó el año pasado en materia de incendios forestales por el incendio de Guadalajara.