Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 11 8 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA MARAGALL Y LAS MUSARAÑAS OS únicos que dicen siempre la verdad suelen ser los niños, los tontos y los borrachos, y dos veces al día los relojes parados. En política hay que añadir además a aquellos a quienes se les paró el reloj del poder o fueron condenados a beber la amarga cicuta de la traición de los suyos, que es el momento clave en que un político recupera la lucidez. El desahucio acaba con los convencionalismos y derriba los cálculos de la corrección estratégica; cuando nada hay que conservar o nada importa, el dirigente orillado desamarra su lengua y se lanza a la mar abierta de la verdad. O al menos, de su verdad. Así le ha ocurrido a Pasqual Maragall en la hora de la entrada en vigor del Estatuto, que ha consideIGNACIO rado idónea para abrir CAMACHO parte de su testamento institucional. Abandonado como los muelles en el alba (Neruda) por el pragmatismo de Zapatero, e impelido al museo de la Historia antes de lo que preveía, el aún Honorable Presidente de la Generalitat, acostumbrado a hablar en borrador, ha dicho de manera diáfana lo que los suyos saben y prefieren guardar a cencerros tapados: que ese Estatuto es una Constitución en miniatura para ellos solos, los catalanes; que el Estado en Cataluña queda ya como un elemento residual (sic) y que con el poder que le otorga la nueva Carta autonómica la nación catalana podrá hacer ni más ni menos que lo que quiera sin rendir cuentas a nada ni a nadie. Ya era hora, aunque un poco tarde. Con esas palabras sobre la mesa, el debate estatutario habría laminado al zapaterismo como proyecto nacional, aunque hay que admitir que Maragall fue el único socialista que dijo cosas parecidas en voz alta durante la tramitación del texto. Ahora que ya lo tienen aprobado y el Honorable va camino de la hornacina de Cambó y de Maciá, se ha soltado el pelo para proclamarse como el adalid de un salto histórico. El Gobierno mira para otra parte, saca la manguera en Galicia o manda barcos a limpiar medusas en el Mediterráneo, tratando de poner sordina a esta declaración tan cierta como inoportuna. Pero el PP debería pedir las cintas para añadirlas a su recurso en el Tribunal Constitucional, y solicitar que Maragall declare como testigo en el pleito que se avecina. Por si a alguien le quedaba alguna duda, alguna musaraña en el sueño de la simetría autonómica, las palabras maragallianas desvanecen la última bruma de esa vana ilusión imaginaria. El Estado se retira de Cataluña para dar paso a una nación dotada de poderes propios que podrá hacer lo que le venga en gana en el ámbito de su territorio. Ésa es la realidad, y el País Vasco y Galicia están en lista de espera. Los malabarismos conceptuales de Andalucía, Valencia o Baleares no serán sino vagos retruécanos para disfrazar la realidad de una España, no rota, pero sí dividida en dos velocidades de desarrollo. Fue siempre el sueño inocultable de Maragall, y en ese sentido sólo cabe darle la enhorabuena. El pésame todavía se puede expresar en las urnas al enterrador del proyecto igualitario de la Constitución del 78. L EL RECUADRO EL BOBO SIMILIQUITRUQUI DE ZP ON vientecito guapo de Levante y ya el sol alto, vengo de dar mi matinal largo paseo por la playa cuando subo al coche y pongo la radio. Boletín de Radio 5 de RNE, todo noticias. Bueno, todo noticias... menos cuando dan en directo, como ahora, una comparecencia de ZP tras su visita a estos gallegos fuegos de agosto que son ya tan tradiciones como los fuegos de marzo en las Fallas valencianas o los de junio en las alicantinas hogueras de San Juan. Dan íntegras las palabras del veraneante interrupto de La Mareta. Y al oírlas me quedo como supongo que todos los oyentes de Radio 5 y como Galicia toda: sin enterarme de nada. No tiene este hombre ni la gracia del similiquitruqui de González. González, en la mayoría de sus declaraciones, tampoco decía nada. Pero con la gracia del similiquitruqui. Y con una cierta lógica: la del por consiguiente Este ni porconsiguientea siquiera. Y de graANTONIO cia, cero cartón del 9. ¿Quién es el BURGOS profesor de Oratoria de ZP, para no ir nunca a sus clases y decir a todos los amigos que por nada del mundo se les ocurra enviar a ellas a sus hijos? Arde media Galicia y parte de la otra media, segunda edición del fuego de Guadalajara, tercera del incendio de Riotinto, y ZP parece que quisiera apagar las llamas con palabras. No se ha enterado el gachó que las llamas no entienden castellano, que falan galego. Si a los que saben del fuego no les renuevan el contrato porque no falan galego, ¿cómo va a acabar con el incendio con una boba verborrea castellana? Palabras y palabras, como un diccionario vacío o un crucigrama blanco. ¿Qué dice que vende? Humo. Humo de los fuegos de Galicia. Porque está el sol alto, que si fuera la hora en que cantan las chicharras. ¡qué bueno el discurso de ZP para quedarse frito para dormir la siesta! Y la radio del coche echa al viento guapo de levan- C te el discurso de los significantes sin significados de ZP, algo como esto: Estamos aquí porque el fuego, las llamas, los incendios, una vez más han arrasado la geografía gallega y amenazan con destruir los bienes de los ciudadanos y ciudadanas. Pero quiero decir a todos los gallegos y gallegas que el Estado va a poner todos los medios, va a poner todos los instrumentos, va a poner todos los recursos para que los fuegos, los incendios, las llamas queden controlados, queden estabilizados, queden dominados. En un esfuerzo de solidaridad con los que están aquí luchando contra las llamas, no regatearemos medios, no escatimaremos medios, no limitaremos medios del Estado para ayudar, para colaborar, para coadyuvar, para asistir, para contribuir, para secundar su tarea, su trabajo. Ya he ordenado, ya he mandado, a la medio ministra de Medio Ambiente que reúna, que congregue, que agrupe, que junte en la zona de la catástrofe, de la desgracia, de la calamidad, del desastre, todos los medios que el Estado tiene a su alcance, incluida la piscina climatizada de Sonsoles, que en un esfuerzo de solidaridad hemos ofrecido para que los medios aéreos que el Gobierno ha movilizado puedan cargarse, puedan abastecerse, puedan aprovisionarse, puedan avituallarse de agua en ella, ante la sequía de la climatología de esta autonomía... ¡Cuánta solemnidad en las boberías! Y siguen, siguen, siguen las palabras de ZP. Puede tirarse hablando hasta las 10 de la noche, que no dice nada. Tiene el supremo arte de hablar sin decir nada. Como sean como la vana palabrería de ZP todos los remedios contra este chapapote de llamas por el que no protestan los estabulados artistas subvencionados del nunca máis y del no a la guerra pronto veremos el humo de los fuegos gallegos desde esta orilla andaluza, como ya se columbran desde el satélite. Como las llamas gallegas do fogo no entienden castellano, tú me contarás para qué sirve este bobo similiquitruqui.