Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10 8 2006 Economía 61 Oslo, Londres, Copenhague, Zúrich y Tokio son las ciudades más caras del mundo ABC MADRID. Oslo, Londres, Copenhague, Zúrich y Tokio son actualmente las ciudades más caras del mundo, si bien Londres y Nueva York estarían a la cabeza si se tuviera en cuenta el precio de la compra y alquiler de la vivienda, según un reciente estudio sobre Precios y Salarios del banco UBS entre más de 71 ciudades. En el lado opuesto se encuentran Kuala Lumpur, Munbai, Delhi y Buenos Ai- res, que son las más baratas. En comparación con la edición de 2003, las urbes estadounidenses de Nueva York y Chicago han retrocedido en las clasificaciones debido a la depreciación del dólar, y las ciudades chinas de Shanghai y Pekín se mantienen comparativamente baratas pese al boom económico. Por lo que respecta a España, Barcelona (28) y Madrid (31) son las más caras. Respecto a los salarios, los más altos se pagan en Copenhague, Oslo, Zúrich, Ginebra, Nueva York y Londres. No obstante, si se comparan los salarios netos, las ciudades escandinavas y alemanas retroceden debido a los elevados impuestos y las contribuciones. Asimismo, la media mundial de minutos trabajados para poder comprar un bien homogéneo cualquiera a escala mundial, como sería una hamburguesa Big Mac es de 35 minutos. Sin embargo, mientras en Nairobi se necesita una hora y media de trabajo para adquirir esta hamburguesa, en Los Ángeles, Nueva York, Chicago y Miami, es suficiente con 13 minutos. En Europa, ante los mayores costes de producción, los trabajadores de las ciudades suizas y escandinavas necesitarían de 15 a 20 minutos de trabajo para poder comprarla, a pesar de encabezar la clasificación general del poder adquisitivo y de salario bruto. En Madrid se precisan 19 minutos y en Barcelona 28 minutos. Por lo que respecta al ocio y al ahorro, Zúrich, Ginebra, Dublín, Los Ángeles y Luxemburgo son las ciudades donde queda más renta disponible del salario neto para vacaciones, bienes de lujo o ahorro, tras adquirir una cesta de la compra básica.