Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 40 LOS VERANOS DE FACTOR 32 Mrs. Henderson presents Felicity Huffman Transamerica además de las favoritas Charlize Theron En tierra de hombres y Reese Witherspoon En la cuerda floja sino también la jovencita Keira Knightley por Orgullo y prejuicio Aunque terminó perdiendo frente a Reese Witherspoon, lograr esa candidatura al Oscar fue toda una hazaña. ¿Notó alguna repercusión inmediata después de la nominación? -Todavía estaba filmando Piratas... cuando me enteré; en el plató me gastaban bromas, cuando terminaba alguna escena, Johnny Depp preguntaba: Esa toma, ¿no merece otra nominación al Oscar ¿Por qué cree que ciertos directores no creían en su capacidad como actriz antes de la nominación? -Bueno, supongo que hasta entonces yo no había demostrado aún gran cosa como actriz. Películas como Piratas... o El Rey Arturo buscan la idealización, son algo así como un sueño, una fantasía. El maquillaje, el peinado, el vestuario, todo parece siempre perfecto. En cierta forma, yo sólo era una cara bonita. Por un lado me gusta. Pero, para demostrar que soy actriz, tenía que hacer algo más. Necesitaba otros desafíos. Espero seguir creciendo y mejorando. La verdad es que creo que la imperfección es mucho más interesante que la perfección. Todos queremos ser perfectos, pero mucho me temo que resulta aburrido, no parece real. Al buscar personajes, los fascinantes, los que más me gustan son esos papeles llenos de contrastes, fallas, altibajos, porque resultan un millón de veces más interesantes para ver en pantalla. Los espectadores se identifican con ellos más fácilmente. -Haber logrado esa candidatura a los Oscar, ¿demostró que sí es actriz? -Tengo la suerte de pasar por un momento en mi carrera donde puedo elegir lo que quiero hacer. Para una actriz, eso es algo increíble, mucho, porque no sucede tan a menudo. Cuando filmé la primer película de Piratas... en aquel momento era lo único que me habían ofrecido. Nada más. Y me alegro. Fue un momento agradable. Pero ahora puedo elegir. Estoy aprendiendo a confiar en mi juicio, escogiendo los papeles que me gustan. No pienso en el proyecto, sino en lo que me interesa. ¿Se imagina en otra profesión? -Soy desesperadamente insegura. No sé qué haría si no fuera por la actuación. Dejé los estudios cuando tenía 16 años. No sé hacer otra cosa. Ninguna mujer debería enamorarse staba haciendo mi ranking de los más marmolillos. Tenía en lo más alto a los manifestantes indios atiborrando de Coca Cola y Pepsi a caballos y burros. Qué desperdicio. Vaya, y si no son aptas para vosotros, por qué van a ser buenas para esos pobres bichos. Si es verdad que los refrescos son tóxicos (digamos que en todo el mundo) ya me veo en el futuro, si sigo viva, demandando a la compañía de Atlanta al más puro estilo de las demandas a las tabacaleras. De momento, sigo con mi sobredosis diaria. Tenía también en el top tonto a Janet Jackson, que el otro día, cuando fue al programa de radio de Johnny Vaughan en Londres, pidió agua fría Fiji (no es tan rara, en el VIPS la venden en la zona de aguas pijas supercaras) Lo de fría no era una forma de hablar. Los de la radio se quedaron muertos cuando los colaboradores de la Jackson comprobaron la temperatura del agua con un termómetro. Les faltó tiempo para contárselo al Sun donde Johnny Vaughan escribe una columna semanal. Hay que estar pirado. ¿Y no se le ha ocurrido simplemente dar un sorbo para ver cómo está el agua? No es sólo Michael el que está p allá. A todos los Jackson les falta un tornillo. Son como los Panero del mundo del espectáculo. Pero nada, que el top tonto se me ha ido a tomar por saco gracias a Kate Moss, que ha irrumpido como una elegante en una cacharrería. Tonta con balcones a la calle si es cierto que va a volver con Pete Doherty. Alguien lo contó al Daily Mirror Al parecer, llegaron el pasado domingo al Rhythm Festival (que no sólo España va a estar llena de festivales de la canción con derecho a camping bajaron del Range Rover de la modelo cogidos de la E ROSA BELMONTE Bebidas de cola para los caballos en la India mano y caminaron riendo y tocándose todo el tiempo. Según la garganta profunda, actuaban como una pareja en luna de miel. Se besaban apasionadamente y no se separaron en toda la noche, incluido el momento en que saludaron a Jerry Lee Lewis en el backstage Sí, sigue vivo. Y canta. Supongo que Great ball of fire Claro, que el primer día del festival la estrella fue Donovan. El retorno de las momias sagradas. Pero a lo que iba. A Kate. Ay, como diría Emerson, mientras hay vida, hay peligro. El mundo de los sentimientos es tan complejo que si tuviera dos dedos de frente no diría nada. Como no lo digo de Fraga. Vamos, que hay más fuegos con gobiernos tripartitos o de coalición. Bueno, a lo mejor es cierto, pero también es posible que haya más piojos, más orzuelos y más herpes genitales. Al final siempre digo algo. Igual que nunca he entendido qué vio Paul McCartney en Heather Mills (pero qué manía EPA tiene esta chica de sacarse la pierna y ponerla encima de las mesas cuando va a la tele) tampoco me cabe en la cabeza el amor de la Moss por Doherty. Si ningún hombre de verdad es digno de confianza, mucho menos lo va a ser ese proyecto de guiñapo, ese tipo con todo el aspecto de un sin techo, con toda la pinta de un sin dientes (aunque se ha puesto un implante) Las mujeres deberían seguir los consejos de Charlotte Brontë. A los 24 años escribió que ninguna joven debería enamorarse hasta que se le hubiera propuesto matrimonio, hubiera aceptado, la boda hubiera sido celebrada y hubiera transcurrido un año de casada. Entonces podría empezar a amar. Pero con precaución, amigo conductor. Con frialdad. Si llegara a amar tanto que una palabra del marido la hiriera, entonces es que es idiota. Heather Mills me juego el cuello a que ha seguido los consejos de la autora de Jane Eyre Pero Kate Moss me da que no. EL AGUIJÓN Lindsay Lohan quiere ir a Irak a animar a los soldados, como en su día hicieron Marilyn Monroe (su ídolo) Carmen Sevilla, Rosa Morena o Marta Sánchez (la huevo de pava a éstas no las conoce) La pecosa dice que su guardaespaldas la va llevar a una galería de tiro en Los Ángeles para aprender a disparar. Porque su guardaespaldas le ha dicho que si quiere ir a Irak debe aprender a disparar. Desde luego. Pero para defenderse de los soldados estadounidenses.