Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10 8 2006 Internacional 27 El senador Lieberman se convierte en víctima política de la guerra de Irak Primer indicio de un posible terremoto en las legislativas de noviembre b El ex candidato a vicepresidente de EE. UU. pierde las primarias del Partido Demócrata ante un novicio rival que le ha reprochado dar un cheque en blanco al Gobierno P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. En un repudio de los que hacen historia, y con reverberaciones entre los dos grandes partidos políticos de EE. UU. el senador demócrata Joe Lieberman se ha convertido en una destacada víctima política de la guerra en Irak. Tras una brutal campaña y una larga noche de recuento de votos en Connecticut, el que llegó a ser candidato a vicepresidente con Al Go- re ha perdido las primarias de su partido frente a Ned Lamont, un multimillonario sin experiencia política. La llamativa pugna en las filas del Partido Demócrata ha terminado por convertirse en una especie de referéndum sobre la guerra de Irak, conflicto en el que el senador Lieberman ha venido respaldando a la Casa Blanca. Pese a que dentro del sistema electoral del gigante americano, todas las ventajas recaen en el candidato que aspira a renovar escaño, Ned Lamont ha sabido capitalizar el descontento de las bases de su partido con el conflicto iraquí. Imponiéndose al final con un 52 por ciento de los sufragios emitidos este martes frente al 48 por ciento logrados por Lieberman. Pese a este varapalo- -inquietante tanto para republicanos de cara a los comicios de noviembre como para destacados demócratas con aspiraciones presidenciales, como Hillary Clinton, que en su día votaron a favor del uso de la fuerza en Irak- -este judío ortodoxo elegido tres veces para el Senado federal no ha dado por concluida su carrera política en primera fila confirmando su intención de presentarse en los comicios legislativos previstos para dentro de tres meses. La batalla electoral en Connecticut, en la que solamente han participado votantes oficialmente registrados como demócratas, ha servido también para escenificar la falta de sintonía entre el establishment de su partido frente Joe Lieberman EPA a las bases más izquierdistas. Un cisma demostrado en el visible respaldo ofrecido por la jerarquía demócrata a Lieberman. Mientras Lamont ha sabido dar la batalla del voto juvenil y del frente de opositores a la guerra de Irak con ramificaciones que abarcan desde internet a Hollywood.