Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 8 2006 47 Una nueva víctima eleva a dieciséis el número de fallecidos por golpe de calor en España durante este verano Se consuma el desahucio de la mujer que perdió a su hijo por inestabilidad laboral Separadas con éxito las siamesas de cuatro años con un riñón en común Compartían además hígado, pelvis, un par de piernas y parte del intestino b Maliyah y Kendra estaban uni- das por la mitad del torso; una de ellas se quedará con el riñón y a la otra le donará uno la madre AGENCIAS WASHINGTON. Ha ocurrido un milagro decía Jake Herrin, padre de las siamesas tras conocer que el equipo médico había logrado separarlas con éxito. Maliyah y Kendra, de cuatro años de edad, estaban unidas por la mitad del torso y compartían un riñón, el hígado, la pelvis, un par de piernas y parte del intestino grueso. Queremos anunciar formalmente que tenemos dos niñas separadas dijo Herrin, en el Centro Medico Infantil de Salt Lake City, poco después de que el equipo de más de 30 médicos concluyese la operación a primera hora de la madrugada del lunes al martes (hora local) En la que ha sido la primera intervención de siameses con un riñón en común, los cirujanos cortaron la conexión de Maliyah al riñón de Kendra, y dividieron el hígado y los intestinos que compartían las niñas. Una vez separadas, los doctores continuarán con dos intervenciones totalmente distintas para reconstruir la pelvis y otros órganos que las pequeñas tenían en común. Los médicos habían decidido antes de la intervención que la pequeña Kendra debía conservar el riñón y Maliyah stendrá que conectarse durante varios meses a una máquina de diálisis hasta que sea lo suficientemente fuerte como para recibir uno trasplantado, que le donará su Las pequeñas junto a sus padres antes de ser separadas con éxito madre. Los médicos consideran que ambas deberán permanecer en cuidados intensivos una semana y hospitalizadas durante un mes, para poder seguir de cerca su evolución. Las pequeñas se mostraron muy valientes antes de la intervención, dijeron los padres. En el hospital se las había preparado con juegos para la operación. Dado que la diálisis y el trasplante de riñón tienen un alto riesgo en bebés, los médicos esperaron a que cumplieran cuatro años, AP REUTERS En principio, es necesario afirma Rafael Delgado, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Padres de Alumnos de Centros Públicos de Extremadura (Freapa) Delgado reconoce que los padres tienen parte de la culpa: Muchas veces intentamos darles lo que no tuvimos y, a lo mejor, no les alimentamos correctamente Asegura que allí donde la familia no cumpla, los profesores deben animar a que los niños traigan fruta al recreo o bocadillos por lo que las niñas han sido conscientes de todo el proceso pero, según el testimonio de sus padres, estaban más ansiosas y contentas que preocupadas por la intervención. De todas formas, las pequeñas ya habían pasado varias veces por el quirófano desde el pasado mes de junio para estirar su piel con expansores de silicona con el fin de preparlas para la separación. Esos trozos de piel servirán para cerrar los cortes resultantes de la operación. Peor estatus, más sobrepeso Uno de los puntos que este análisis podría confirmar es la relación entre el índice de obesidad y la situación socioeconómica de la familia del niño. Estudios internacionales afirman esa relación. La encuesta Nacional de Salud de 2003, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, corrobora estas teorías. Sus números muestran que a menor nivel de estudios y posición socioeconómica del sustentador principal de la familia, mayor riesgo de obesidad y sobrepeso. En este problema, es básica la prevención, pero tampoco se trata de obsesionar a los chavales. Por eso, afirma Ana Fuyano, jefa del servicio de salud infantil de la Generalitat de Valencia, no hablamos de prevenir la obesidad sino de comer saludable. Tampoco podemos inclinar la balanza hacia el otro extremo El Gobierno chino admite ahora que su primera muerte por gripe aviar fue en 2003 PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Al igual que ya ocurriera hace tres años durante el brote de la mortífera neumonía asiática (SARS) la transparencia informativa del régimen comunista chino ha vuelto a quedar en entredicho. Y es que el Ministerio de Salud se vio obligado a reconocer ayer que la primera muerte humana por gripe aviar en este país tuvo lugar en 2003, y no entre octubre y noviembre del año pasado, como hasta ahora se pensaba. El Gobierno chino admitió finalmente la verdad después de que un grupo de investigadores publicara el pasado mes de junio una reveladora carta en la revista especializada New England Journal of Medicine En dicho artículo, ocho científicos afirmaban que un joven de 24 años había fallecido víctima del virus H 5 N 1 tras sufrir problemas respiratorios el 25 de noviembre de 2003. En principio, su muerte fue atribuida al SARS, pero las nuevas pruebas efectuadas sobre las muestras disponibles por la Academia China de Medicina Militar y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han demostra- do que se debió a la gripe del pollo De esta manera, en el coloso oriental se han registrado, al menos oficialmente, 20 contagios humanos y 13 defunciones, pero se teme que se hayan ocultado más casos. La repentina aparición de esta víctima, un soldado del Ejército de Liberación Popular apellidado Shi, ha trastocado el seguimiento sobre la evolución de la enfermedad, detectada por primera vez en aves de Corea del Sur a finales de 2003. Poco después, en enero de 2004, el mal reaparecía en Vietnam, donde se cobraba sus primeras muertes. Desde entonces, se ha propagado por Asia, Europa y África y ha contagiado a 233 personas, de las cuales 135 han muerto. A la espera de que lo confirme la OMS, la última defunción fue anunciada ayer en Indonesia, que se sitúa a la cabeza en víctimas mortales, en concreto, 43.