Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MIÉRCOLES 9 8 2006 ABC Sociedad La obesidad infantil se dispara en España por el sedentarismo y la mala nutrición Sanidad calcula que tres de cada diez niños pueden tener sobrepeso de cáncer y de diabetes son algunas de las enfermedades que los niños obesos y con sobrepeso tienen más probabilidades de padecer MARÍA J. PÉREZ MADRID. Diabetes, algunos tipos de cáncer, problemas cardiacos, hipertensión, asma. Son algunas de las enfermedades cuyo riesgo se multiplicará en casi la mitad de los que hoy son niños en España. La probabilidad de padecerlas se incrementa al mismo ritmo que los kilos de exceso que ganan sus cuerpos. Se puede decir que la obesidad puede ser la madre de muchas enfermedades Problemas tales como patologías cardiovasculares, infartos de miocardio, hipercolesterolemia están relacionados con el sobrepeso y la obesidad asegura el doctor Alfonso Delgado, presidente de la Asociación Española de Pediatría. Nuevos medicamentos contra esta enfermedad, ensayos de vacunas, programas de prevención desarrollados por las administraciones públicas... En España, las alarmas saltaron hace unos años. El Ministerio de Sanidad calcula que un 16 por ciento de los niños españoles son obesos y un 30 por ciento pueden tener sobrepeso. Y de niños obesos, adultos obesos afirma Basilio Moreno, presidente de la Sociedad Española de Estudio de la Obesidad. Además, en los niños, esta dolencia causa una más precoz aparición de las patologías relacionadas con esta enfermedad, asegura el doctor. b Infartos, algunos tipos En este incremento tienen mucho que ver los hábitos familiares. En la obesidad hay factores genéticos, familiares y sobre todo exógenos. Lo genético y lo familiar es distinto afirma Delgado. Cuando vemos a un niño obeso, los padres con frecuencia también lo son. Esto no se debe a un problema genético sino a un hábito familiar de consumo de alimentos que supera las calorías necesarias junto a una menor actividad física Educar para prevenir El mayor sedentarismo de la población infantil y el aumento de la ingesta de comida basura son las principales causas del incremento de la obesidad y el sobrepeso entre los niños españoles. según Basilio Moreno. El doctor afirma que es necesario educar a los niños en la alimentación. Enseñarles qué son las proteínas y los aminoácidos. No se trata de demonizar el dulce o la carne pero sí hacerles comprender que no siempre podrán comer este tipo de alimentos. Fuera de España, parecen próximas otras medidas de prevención. Científicos del Instituto de Investigación en La Jolla (Estados Unidos) están desarrollando en ratas una vacuna contra la obesidad. Mientras, las administraciones públicas empiezan a tomar cartas en el asunto y lanzan programas de prevención. El pasado curso escolar, tras revisar sus propios estudios sobre obesi- Los pediatras cada vez se encuentran con más casos de niños con sobrepeso dad infantil, el Gobierno de La Rioja puso en marcha un programa de paseos saludables y talleres de cocina sana para niños de primero de Secundaria y para sus padres. La Generalitat valenciana iniciará el próximo curso un proyecto de jornadas lúdicas para educar a los estudiantes en la alimentación saludable. También intentará fijar unos parámetros de regulación de los menús de comedor. A partir de enero, doce mil niños de entre 6 y 10 años participarán en una experiencia piloto que pretende reducir la obesidad entre la población infantil. El programa ha sido puesto en marcha por el Ministerio de Sanidad en colaboración con el de Educación y seis autonomías. Uno de los objetivos del programa, denominado Perseo, es sensibilizar a la población de que la obesidad es un problema de salud. Experiencia piloto La experiencia se desarrollará en unos 64 centros de Educación Primaria de las seis autonomías donde mayor incidencia presenta el problema: Galicia, Castilla y León, Extremadura, Murcia, Andalucía, Canarias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En los colegios elegidos por estas comunidades, se llevará a cabo un estudio antropométrico de todos los escolares y un especial seguimiento de los alumnos en los que se detecten problemas de peso. Se realizarán actividades de información nutricional y de promoción del ejercicio físico en los recreos y en actividades extraescolares, y se prestará atención especial a los menús del servicio de comedor en los centros. En este sentido, se intentarán establecer menús especiales para aquellos alumnos que padezcan problemas de sobrepeso. A final de curso, se evaluarán los resultados obtenidos. El objetivo: idear un modelo de prevención de la obesidad y obtener datos precisos sobre la incidencia de la obesidad y el sobrepeso. Fármacos, cuando la dieta no resulta suficiente El tratamiento con fármacos es una de las últimas opciones que manejan los endocrinólogos contra la obesidad. Cuando las dietas no son suficientes, los médicos pueden optar por prescribir medicamentos. En el mercado español están autorizados dos medicamentos desde la pasada década, siempre con receta: sibutramina y orlistat. El primero produce una disminución del apetito al aumentar la sensación de saciedad. El segundo, orlistat, impide que una tercera parte de las grasas que contienen los alimentos no sean absorbidas por el intestino. A estos dos fármacos se unirá en el primer semestre del próximo año un tercero: rimonabant, ya autorizado por la UE y Gran Bretaña. Las pruebas con este medicamento han demostrado una reducción del peso de aproximadamente un 10 en un año, siempre que se acompañe con dieta y ejercicio físico. Actúa sobre los receptores cerebrales que inducen el apetito y sólo podrá ser empleado en pacientes con sobrepeso u obesidad que tengan factores de riesgo asociado. Multiplicación en unos años En España, el estudio más fiable sobre la incidencia de la obesidad infantil y el sobrepeso data del año 2000. En él se recogía que el 13,9 por ciento de la población de entre 2 y 24 años padecía obesidad y un 12,4 por ciento, sobrepeso. Los porcentajes se habían multiplicado en quince años. Pero Sanidad cree que los actuales son aún peores. Mientras que España se encuentra en una posición intermedia en el porcentaje de adultos obesos, nuestro país escala puestos en lo que se refiere a obesidad infantil, siendo las comunidades más afectadas las del sur del país. Sólo los niños de Italia, Malta y Grecia sufren en mayor medida este problema.