Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 9 8 06 El autor de La catedral del mar (Grijalbo) -éxito del año (más de medio millón de ejemplares vendidos, de ellos más de cuatrocientos mil en castellano y más de cien mil en catalán, desde el 3 de marzo) es un Perry Mason de la literatura. Este abogado barcelonés tiene que porfiar con destripaterrones que peroran a los cuatro vientos que su libro es de laboratorio que ha sido escrito a varias manos Lo interesante de esa estupidez es que implica falta de argumentos para criticar objetivamente la novela argumenta Falcones. Tiene la palabra la defensa... 0 16 4 0 L O S V E R A N O S D E Ildefonso Falcones ABOGADO La catedral... a varias manos? La intención es desacreditarme ANTONIO ASTORGA- -Dicen que el suyo es un nuevo caso Ruiz Zafón... La sombra del viento es una gran novela, por lo que cualquier comparación con ella siempre es satisfactoria. No creo ser el indicado para decir si es un nuevo caso o no lo es. -En Barcelona hay 14.000 abogados y usted comenzó en el oficio con una mano delante y otra detrás. ¿Ahora ya tiene las dos delante? -Si tuviera las dos delante habría dejado desguarnecido un flanco muy importante. ¿Con qué intencionalidad cree usted que se dijo que su novela era una obra escrita a varias manos -La intencionalidad es obvia: desacreditarme. Lo interesante de esa estupidez es que implica falta de argumentos para criticar objetivamente la novela. ¿La envidia sigue siendo el pecado nacional por excelencia? -Nuestro carácter latino promueve la comunicación y ahí es donde se manifiesta la envidia, pero no creo que sea un pecado exclusivo de los españoles. -J. K. Rowling peregrinó con su manuscrito de Harry Potter por varias editoriales y en todas el barbilampiño mago acabó encestado en el cubo de basura. ¿Cree que el ojeador literario- -que debe dedicarse a descubrir más perlas como su gran novela y no a otra cosa- -está en crisis? -Le agradezco lo de la perla. Los manuscritos que me devolvieron ni siquiera estaban trabajados; no se apreciaba que hubieran sido manoseados como debiera serlo un manuscrito que hubiera sido leído, aunque fuera en diagonal. El profesional entra en crisis cuando no es capaz de ejercitar su profesión, pero para eso debe haberlo intentado. -Usted estudió en los jesuitas de Sarriá. ¿Le educaron en el liberalismo religioso? -En cuanto a mí respecta creo Sobre la odiosa COMPARACIÓN Creo que hace cerca de quince años que leí Los pilares de la Tierra la novela de Ken Follet, por lo que no recuerdo la trama. Lo que sí es cierto es que en aquélla la construcción constituía el eje central de la novela, situación que no se da en La catedral del mar en la que esa construcción no es más que un telón de fondo. Por otra parte, la iglesia de Santa María es real y su sobria magnificencia puede ser visitada, cosa que no sucede con Los pilares... ELENA CARRERAS Lector de Harold ROBBINS Nunca he leído con espíritu crítico, sino por simple y llana diversión, por lo que no puedo concretar qué libros, de haberlos, pueden haberme marcado. Recuerdo de mi adolescencia las primeras novelas de Harold Robins como impactantes que nos enseñaron a pensar; a partir de ahí uno puede optar. -Usted lleva media vida trabajando de sol a sol para mantener a los suyos. ¿Cree que la novela le mantendrá ahora a usted? ¿Se puede vivir de un éxito como La catedral del mar -Vivir de un solo éxito debe ser bastante triste. ¿Para su familia Ildefonso Falcones es un superhéroe -No me gustaría que me considerasen un superhéroe. Mi esposa es muy consciente de mis debilidades- -que son muchas- -y en cuanto a mis hijos, preferiría que me viesen como un padre normal y que me apreciasen por motivos Ildefonso Falcones veranea en su bufete de la Ciudad Condal muy diferentes a éste. ¿Cómo compaginó laborar en un bingo y estudiar Derecho? -Como buenamente podía. Igual que siempre: buscando tiempo. -Los escritores de sábado y o domingo sienten verdadero amor e inusitada pasión por la literatura. ¿El tiempo cobra un valor casi angustioso esos fines de semana escribiendo desde la soledad del corredor de fondo? -Para mí, el tiempo siempre ha sido la moneda de cambio. El dinero carece de sentido si no lo es con relación a las horas de vida que uno ha dejado en el camino para conseguirlo. Quizá hablar de valor angustioso sea exagerado, pero realmente cobra un valor tremendo. ¿Sin el apoyo de su gran familia no habría podido culminar su obra catedralicia? -No me cabe la más mínima duda al respecto. La catedral del mar es un extraordinario retrato de la época medieval en Cataluña, la veneración a la Virgen del Mar y la construcción de la Iglesia, de los gremios y barrios de Barcelona, de las luchas de clases entre obreros y señores feudales... cuando aún no existía Estatut. ¿Dichosos tiempos? -En absoluto. En aquellas épocas existían normas de aplicación directa al pueblo realmente injustas. No debemos demonizar al Estatut, máxime cuando la mayoría de comunidades se están mirando en él. Confío en que su aplicación y desarrollo, como el de las demás autonomías, sea beneficioso no sólo para Cataluña. -En aquella época imperaba la xenofobia contra la judería y la máquinaria de la Inquisición. ¿El hombre sigue sin aprender? -Quizá el problema sea exactamente a la inversa: el ser humano ha aprendido demasiado. No es un problema de aprendizaje, sino de algo tan sencillo como el bien y el mal y nos encontramos que cuando se opta por éste los recursos son ilimitados.