Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 8 06 CULTURA Y ESPECTÁCULOS Cante de las Minas Las bailaoras maestras El baile se hace un hueco importante entre las voces de los cantaores que estos días actúan en La Unión. Allí, Cristina Hoyos, Merche Esmeralda y Manuela Carrasco resplandecen con luz propia POR MANUEL RÍOS RUIZ FOTO: EFE ntre los alicientes de los carteles del Festival del Cante de las Minas ha sobresalido el homenaje a la maestra Cristina Hoyos y la participación de dos bailaoras magistrales, Merche Esmeralda y Manuela Carrasco, dentro de una programación donde el cante tiene primacía. En E la presente edición del acontecimiento flamenco más popular del verano, el baile tiene más presencia que en anteriores ediciones. Cristina Hoyos recibió el trofeo Lámpara Minera de Honor en un acto en el que su trayectoria triunfal fue glosada por la escritora Génesis García Gómez y por su biógrafo, F. Vaquero, a los que Hoyos res- pondió con sentidas palabras de agradecimiento, incluso manteniendo un diálogo con el público, que le aplaudió cerradamente. Discípula de Angelita Domingo, con 12 años debutó en el Teatro San Fernando de su ciudad natal, formando parte del espectáculo galas juveniles y a los 15 ingresó en los tablaos. Seguidamente, fue contratada por Antonio Gades para formar con él pareja en su ballet, estrenando la obra Bodas de sangre con la que recorrería los cinco continentes durante los años 70 y hasta los últimos 80, alternando sus giras con el rodaje de la película Carmen Después, con su propia compañía, ha recorrido el mundo presentando sus coreografías personales. Actualmente, dirige la Compañía Flamenca de Andalucía, y está considerada una de las bailaoras mas excelsas del repertorio. Una deidad flamenca Por su parte, Merche Esmeralda, igualmente discípula de Angelita Domingo, también debutó a los 13 años en el sevillano Teatro San Fernando, con las galas juveniles y enseguida fue reclamada por los tablaos de Madrid, por lo que puede decirse que en la villa y corte se forjó como una bailaora personalísima y de primera categoría, pasando por distintos elencos y giras internacionales. En 1972, la Cátedra de Flamencología de Jerez le concedió el premio Nacional de Baile; como ha demostrado en esta ocasión, su personalidad artística está impregnada de gracia y elegancia, es indiscutiblemente una deidad flamenca. Manuela Carrasco llega al festival en un momento cumbre de su carrera. Desde los 10 años es profesional, iniciándose en los tablaos. En 1971 llevó a cabo su primera gira mundial y dio comienzo su presencia en los principales festivales andaluces. En 1973 triunfa en el Concurso Nacional de Córdoba y la Cátedra de Flamencología le concede el premio Nacional de Baile. Desde entonces, ha mantenido su cartel figurando en todos los acontecimientos flamencos con la prestancia de su baile temperamental, que engrandece a sus seguidores. Merche Esmeralda, durante su actuación en La Unión