Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 8 2006 Madrid 41 tas. Y como oferta lúdica, el tradicional cine de verano, todos los jueves en la Plaza de la Constitución. Miraflores, poderoso en sendas. El lugar perfecto para los amantes del senderismo, la cabalgada o la marcha en bicicleta. Por ella cruza la GR 10 o ruta de gran recorrido que atraviesa la Península Ibérica de este a oeste, de Valencia a Lisboa, y la Cañada Real Segoviana. Por sus parajes destacan varias rutas. Pero si hay algo que distingue a Miraflores son sus fuentes, que permiten realizar la ruta del agua desde el casco histórico a las afueras. Tras una larga caminata que va dejando atrás fuentes de nombres tales como la de la Teja o la del Cura, nada mejor que disfrutar de la rica gastronomía mirafloreña: asados, carnes rojas, queso y deliciosa repostería. Aranjuez, mucho más que un palacio. Paseos históricos que conectan huertas y sotos con el casco urbano, rutas por humedales, saladares y páramos y retazos de historia musulmana junto al castillo son directas invitaciones para conocer Aranjuez. El patrimonio cultural que acoge Aranjuez es inigualable. Palacios, casonas y corralas centenarias, paseos, jardines, conventos e iglesias dotan a este Real Sitio y Villa de una singularidad sin parangón. Además del Palacio Real, uno de los máximos atractivos de esta localidad es el Mar de Ontígola. Este embalse fue construido durante el reinado de Felipe II. Además, El Regajal- -considerada una de las grandes reservas de mariposas- -es una enclave natural con importantes elementos botánicos y entomológicos También destacan numerosos jardines, como el Jardín de la Isla, el Parterre o el Jardín del Príncipe. El palacio de Aranjuez es uno de las visitas obligadas para todo aquel que se acerca a la región La localidad es un centro cultural y de ocio, con un calendario ininterrumpido de conciertos, representaciones teatrales y exposiciones, sin olvidar los Cursos de Verano que cada año organiza la Universidad Complutense en la Universidad de María Cristina. Entre tantos bosques, lagunas y manantiales y con áreas recreativas como El Tomillar, Penosilla y Los Llanillos, San Lorenzo de El Escorial ofrece una amplia oferta de actividades al aire libre: senderismo, cicloturismo, rutas a caballo, parapente o ala delta. Enclavada en el valle de El Paular, Rascafría fue refugio de bandidos y cuna de leyendas, como la del Tuerto Pirón La peculiar orografía de Manzanares El Real sirvió para rodar películas como la de El Cid Campeador río- las sendas guiadas, el arboreto Giner de los Ríos o senderos de gran recorrido, como la ruta GR 10. Y después, carne de ternera, cordero, caza, truchas, judías o setas. driza, lugar al que acuden los escaladores para disfrutar de un sinfín de peñas y riscos, escondite de numerosas partidas de bandoleros en el pasado. Esta peculiar orografía ha servido para ambientar superproducciones cinematográficas tan famosas como El Cid Campeador Alejandro Magno o La Caída del Imperio Romano Una vez pasado el pueblo, el río y el embalase de Santillana ofrecen varios tramos reservados para la práctica de la pesca deportiva o de recreo durante todo el año. La fortaleza de Buitrago del Lozoya. Enclavada en un entorno natural privilegiado, rodeada por el río Lozoya y entre los embalses de Riosequillo y Puentes Viejas, en ella se encuentra el recinto fortificado más importante y mejor conservado de la Comunidad y el único completamente cerrado. Traspasando los límites de la villa, se pueden realizar dos sendas cortas. La primera, llamada de la Trinidad, pasa por el puente de Calicanto. La segunda, conocida como Cerro de Cincovillas, concluye en el Picazuelo. Las leyendas de un lugar llamado Rascafría. Con el papel de su molino de los Batanes se editó la primera parte de El Quijote. Enclavada en el valle de El Paular, fue refugio de bandidos y cuna de leyendas, como la del famoso bandolero apodado el Tuerto Pirón, que se escondía durante el día en el ya desaparecido olmo centenario de la plaza. Pero Rascafría no es una simple fábula. La arquitectura serrana de sus casas contrasta con el estilo neomudéjar del Ayuntamiento o con la iglesia de San Andrés Apóstol, con capiteles del siglo XVI y una pila renacentista. Una vez fuera del casco urbano, en el parque natural de Peñalara, esperan tranquilos paseos al visitante. Como el camino peatonal desde el pueblo hasta el Monasterio Del Paular- -junto al Moralzarzal, tierra de aguas naturales y vestigios artísticos. Cuarenta y dos kilómetros cuadrados de manantiales de aguas arsenicales, ferruginosas y nitrogenadas, razón de la llegada de los primeros visitantes, por motivos de salubridad. Acudían en busca de las fuentes, como la de Cuatro Caños o Matarrubia, todavía en pie. Como vestigios artísticos, la iglesia parroquial- -dedicada a San Miguel Arcángel- -o el Frascuelo reloj centenario de la torre del Ayuntamiento, regalo del torero del mismo nombre en el siglo XIX. De hecho, su amplia tradición taurina, junto a su gastronomía, son dos de los principales reclamos de esta localidad. Como oferta deportiva, el senderismo, ciclismo de montaña y varias ru- Robledo de Chavela, tierra entre dos sierras. Procesiones, encierros, bailes, conciertos y hasta un vistoso mercado medieval alegran el verano en este pueblo de la Sierra oeste de Madrid. A 63 kilómetros de la capital, este municipio se sitúa a medio camino entre las Sierras de Guadarrama y de Gredos, lo que le confiere una posición inmejorable para realizar rutas por los alrededores, como las del camino de Navahonda, San Antonio, San Martín o Monteagudillo. Una de las citas ineludibles en Robledo de Chavela es la visita a la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, declarada Bien de Interés Cultural de la Comunidad de Madrid en 1982. Realizada en los siglos XV y XVI, presenta más apariencia de fortaleza que de templo. Manzanares el Real, encrucijada de caminos. Antaño paso obligado de pastores y viajeros, es la cuna de la autonomía madrileña, ya que en su castillo se celebró en 1982 el acto de constitución de la Asamblea regional. En el centro del pueblo, destaca la Plaza Real, el pórtico del Ayuntamiento y la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, de estilo gótico. Desde los restos de dos molinos y la ermita de la Peña Sacra, se disfruta de una amplia panorámica de La Pe-