Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional MIÉRCOLES 9 8 2006 ABC La guerra del Líbano reaviva la excepcional polémica planteada por un provocador ensayo de dos profesores de las Universidades de Chicago y Harvard sobre las consecuencias y los méritos del casi incondicional respaldo de EE. UU. a Israel La bronca Mearsheimer- Walt PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Quizá haya que remontarse hasta el artículo de Samuel Huntington sobre el choque de civilizaciones, publicado en 1993 por la revista Foreign Affairs para encontrarse con un debate intelectual sobre relaciones internacionales tan rabioso como el planteado durante los últimos meses por un comentado ensayo que cuestiona los méritos del casi incondicional respaldo que EE. UU. viene prestando a Israel. Una inusual polémica- -sobre todo ante el absoluto consenso de republicanos y demócratas a favor de esta alianza- -planteada por dos distinguidos profesores: John Mearsheimer, de la Universidad de Chicago, y Stephen Walt, de Harvard. Su texto, publicado en marzo en la London Review of Books tras ser rechazado sin comentarios por algunas publicaciones de prestigio en EE. UU. cuestiona abiertamente la histórica y estrecha alianza forjada entre el gigante americano e Israel gracias en buena parte a lo que los autores identifican como el poder sin rival del lobby judío. Y llegan a reprochar que esta relación sin precedentes pone en peligro la seguridad de EE. UU. fomentando desde ataques de Al Qaida a decisiones tan cuestionables como invadir Irak. No hace falta decir que estas retadoras 42 páginas, junto a otras tantas de notas explicativas, vienen generando una tormenta de artículos, editoriales, tertulias y diatribas de toda clase en internet sobre lo que se puede llamar como la bronca Mearsheimer- Walt. Discusiones multiplicadas por las últimas semanas de combate en el Líbano y en donde no han faltado reproches de antisemitismo. Aunque la cuestión, al final, no ha dejado de atraer la atención de medios de comunicación de prestigio como el Washington Post, que el 16 de julio dedicaba el principal reportaje de su dominical a analizar la influencia del lobby judío bajo el título de: ¿Una hermosa amistad? compartir ni con sus aliados de la OTAN. Además de haber hecho la vista gorda con la proliferación nuclear israelí, Washington ha vetado 32 resoluciones críticas del Consejo de Seguridad de la ONU, un número mayor que el total combinado de vetos formulados por el resto de los miembros Con diferencia, lo que más ha molestado de este ensayo es que todo el favoritismo hacia Israel a costa de los inte- reses nacionales de EE. UU. es atribuido a la influencia del lobby judío, reforzada tras el 11- S y que incluye desde miembros de los gobiernos Clinton y Bush, hasta múltiples organizaciones religiosas y políticas además de significados neo- conservadores Los críticos de las tesis formuladas por Mearsheimer- Walt denuncian el uso de datos inexactos o razonamientos fallidos. Insistiéndose, por ejem- plo, en que EE. UU. se ha convertido en objetivo de Al Qaida no por su apoyo a Israel sino por su respaldo a la monarquía absoluta saudí. Algunas de las respuestas formuladas por miembros del propio claustro de Harvard, como el famoso letrado Alan Dershowitz, llegan a calificar este debate como un reciclado de falsas acusaciones susceptible de ser utilizado por fanáticos para promover sus agendas antisemitas. Judíos ultraortodoxos en el funeral del rabino Moses Teitelbaum, celebrado el pasado abril en Nueva York REUTERS Subsidios y vetos El ensayo Mearsheimer- Walt calcula que Israel ha sido el mayor perceptor de ayuda militar y económica por parte de EE. UU. desde la Segunda Guerra Mundial. Con un monto estimado en 140.000 millones de dólares de los de ahora. En estos momentos, las subvenciones estadounidenses a Israel sumarían 3.000 millones de dólares al año, o el equivalente a 395 euros por habitante. Generosidad, con mínimas condiciones, que los autores cuestionan ante la realidad de Israel como un país industrial con una renta per cápita similar a la Corea del Sur o España Un trato excepcional que pasa por el terreno militar donde Israel tiene acceso a los sistemas de armas más sofisticados del Pentágono y a informaciones de Inteligencia que EE. UU. no suelen Pío XII ordenó salvar judíos en conventos de clausura italianos JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. La gran operación de rescate de judíos impulsada por Pío XII durante la Segunda Guerra Mundial incluyó esconder familias enteras incluso en los conventos de clausura, como revelan los diarios de una de las monjas agustinas del convento romano de los Cuatro Santos Coronados, que serán publicados en la revista Trenta Giorni. El diario refleja que Pío XII dio instrucciones a la madre superiora para acoger fugitivos judíos, entre los que figuró Amalia Viterbo, sobrina judía de Palmiro Togliatti, uno de los líderes del Partido Comunista Italiano. El diario incluye los nombres de diez personas que vivieron escondidas en el convento entre 1942 y 1944. Cuando las SS empezaron a entrar en los monasterios de clausura, la madre superiora consiguió documentos falsos para sus protegidos. El caso del convento de los Cuatro Santos Coronados es uno más entre centenares de conventos y monasterios italianos que escondieron judíos perseguidos durante la fase de colaboración de Mussolini con Hitler y, sobre todo, durante la época de ocupación alemana de Italia. La inmensa tarea de rescate promovida por Pío XII recibió el agradecimiento público de numerosas personalidades y organizaciones judías al término de la Segunda Guerra Mundial, pero ha sido oscurecida en las últimas décadas por una serie de libros que presentan una imagen distorsionada de la actuación del Papa, quien mantuvo silencio ante la persecución precisamente para no agravarla. En las últimas décadas, el instituto israelí de Yad Vashem para la memoria de la Shoah ha otorgado el título de justo entre las naciones a docenas de sacerdotes, religiosos y religiosas italianos que salvaron la vida a millares de judíos durante la persecución nazi. Era muy frecuente el caso de conventos y monasterios que acogieron a docenas de judíos durante meses, consiguiendo alimentos para los refugiados pese al racionamiento, y respetando siempre las prácticas religiosas judías. El Vaticano abrirá el próximo 18 de septiembre los archivos del Pontificado de Pío XI (1922- 1939) que incluyen la etapa de Eugenio Pacelli, futuro Pío XII, como nuncio en Berlín y, desde 1930, como secretario de Estado del Vaticano.