Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 9 8 2006 ABC Internacional Olmert ve interesante el despliegue de 15.000 soldados libaneses al sur del país del cedro El primer ministro israelí considera que debería ir acompañado de una fuerza multinacional b Peretz prepara al Ejército he- breo para la gran ofensiva sobre el río Litani, que puede ser aprobada hoy, caso de que fracasen las negociaciones en Nueva York JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Negociar como si no hubiera terrorismo; luchar contra el terrorismo como si no hubiera negociaciones El mayor valedor de esta política fue el antiguo primer ministro y premio Nobel de la Paz, Isaac Rabin, asesinado por un extremista judío en Tel Aviv por defender alegatos de este calado. Hoy, con la Segunda Guerra del Líbano de fondo, o la Guerra de los Cien Muertos como ya la llaman algunos en Israel sin tener en cuenta que en el Líbano van más de mil, la máxima de Rabin sigue siendo válida, con leves matices. Negociar como si no hubiera guerra; hacer la guerra como si no hubiera negociaciones Y a ello se aplican por igual, sacando del baúl de los juguetes ya usados el mecano del palo y de la zanahoria, el jefe del Ejecutivo, Ehud Olmert, y su titular de Defensa, Amir Peretz. Olmert calificó ayer de interesante la propuesta del primer ministro libanés, Fuad Siniora, de desplegar en el sur del país del cedro a 15.000 soldados de su Ejército de segunda división, tal y como se estipula, por otra parte, en la resolución 1.559 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Interesante pero insuficiente todavía, hay que estudiarla de cerca aseguró Olmert tras un breve encuentro con el presidente hebreo, Moshé Katsav. El primer ministro israelí considera que la oferta libanesa carece de sentido sino va acompañada de un despliegue inmediato de una fuerza multinacional. Fuerza de interposición que no debe estar compuesta por observadores como los cascos azules de la Unifil, desplegados desde hace lustros en el sur del Líbano sin resultado alguno, sino por tropas de combate europeas (a Olmert le gustaría que además de francesas fuesen alemanas) que, llegado el caso, estén dispuestas incluso a enfrentarse a los milicianos de Hizbolá. Cuanto antes y más rápido salga- mos del sur del Líbano estaremos mucho más contentos, pero no nos iremos mientras no hayamos cumplido nuestros objetivos señaló Ehud Olmert sin dejar de mirar de reojo a la sede de las Naciones Unidas. Expulsar a Hizbolá hacia el norte Objetivos que pasan, sobre todo, por expulsar a Hizbolá más allá del río Litani para evitar, entre otras cosas, que lancen más cohetes Katiusha contra el norte de Israel. Expulsión que debe ir acompañada por su correspondiente desarme y por la liberación de los dos soldados israelíes secuestrados el pasado 12 de julio. El Gobierno de Tel Aviv no se fía de Beirut. Considera que la propuesta, que se ha ganado los parabienes de la comunidad internacional, podría ser una trampa que vistiera a los milicianos de Hizbolá con el uniforme del Ejército libanés. De ahí que Peretz metiera la zanahoria en la nevera y sacara punta al palo para el caso de que fracasen las negociaciones diplomáticas en las dependencias de la ONU. Así, el ministro israelí de Defensa ordenó ayer a sus tropas que estuvieran preparadas para lanzar de inmediato (podría ser aprobada hoy mismo por el Soldados israelíes descansan después de haber cruzado la frontera libanesa Tel Aviv no se fía y considera que la propuesta de Beirut, con parabienes generalizados, podría ser una trampa Gabinete de Seguridad) una operación terrestre masiva para tomar de manera definitiva el control de todo el territorio libanés hasta el río Litani y destruir a su vez las lanzaderas y los arsenales de cohetes de Hizbolá. Peretz ha ordenado asimismo el traslado de la división Golani, una de las más eficaces del Tsahal desde Gaza Treinta soldados israelíes se han dirigido a asociaciones especializadas para congelar su esperma y así poder mantener su estirpe en caso de perecer en la guerra Descendencia después de muerto J. CIERCO JERUSALÉN. Irit Rosemblun no da abasto con el correo. En los últimos días le han llegado a la sede de Nueva familia muchas cartas de reservistas israelíes. Soldados que le escriben justo antes de partir al campo de batalla. Militares que lo hacen tras regresar de la guerra, tras ver la cara de la muerte en cada esquina, tras resultar heridos. Y todos, unos treinta por ahora según informa el diario Yedioth Ajronoth, con un objetivo común muy humano: poder congelar su esperma para asegurarse descendencia si mueren en el campo de batalla. Llevo con mi novia cuatro años. Me acaban de llamar para incorporarme a filas en el Líbano y tengo miedo de que me pase algo. Querría congelar mi esperma por si acaso dice una de las cartas enviadas a Nueva familia Rosemblum abre las cartas una tras otra. Todas con mensajes similares, como esta que firma R. un reservista de 33 años, herido en el campo de batalla: Estoy aquí sentado, en la cama del hospital, recuperándome de mis heridas por fortuna leves. Me gustaría saber cómo puedo congelar mi esperma. La próxima vez quizás no tenga la misma suerte Nueva familia trabaja desde hace tiempo para lograr que el Parlamento israelí apruebe una ley que permita a los soldados destinados en el frente congelar su esperma. Rosemblum, abogada, explica que las cartas no son sólo de soldados con pareja estable sino de jóvenes a quie-