Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 8 2006 43 Sociedad La Clínica Mayo vincula las alergias a la posibilidad de desarrollar el parkinson Roma aplaza la creación de la región eclesiástica catalana porque existen condicionantes políticos La Santa Sede quiere evitar que esta fórmula canónica sea utilizada por los sectores nacionalistas b La Congregación para los Obis- Primeras regiones eclesiásticas Archidiócesis (capital de provincia eclesiástica) ANDORRA Diócesis pos esperará a la aprobación de la región eclesiástica andaluza, actualmente en trámite, antes de dar el plácet a Cataluña JESÚS BASTANTE MADRID. El proyecto de región eclesiástica catalana está concluido. La Conferencia Episcopal aprobó el cambio en sus estatutos, Roma dividió Barcelona en tres diócesis y los Obispados catalanes ya trabajan de forma autónoma. La Santa Sede está de acuerdo en todo, pero no quiere que ninguna decisión puramente eclesiástica pueda ser utilizada por los sectores nacionalistas De este modo justificaba a ABC el obispo de una diócesis catalana el retraso en la creación de la Región Eclesiástica Tarraconense por parte del Vaticano, que entiende que al existir condicionantes políticos cualquier decisión en torno a la nueva configuración de la Iglesia catalana podría ser utilizada por los sectores independentistas de cara a futuras aspiraciones. La aprobación del Estatuto catalán y sus consecuencias en materia religiosa preocupan, y mucho, a la Congregación de Obispos, organismo encargado de definir la configuración eclesiástica de diócesis y provincias eclesiásticas en todo el mundo. Aunque desde el Vaticano se considera que la creación de la región catalana es absolutamente legal desde el punto de vista eclesiástico, Benedicto XVI no quiere que las decisiones estrictamente religiosas sean interpretadas desde un punto de vista político. Futuras regiones eclesiásticas Provincia eclesiástica Límite de Comunidad Autónoma Córdoba CATALUÑA Urgell Gerona Solsona Vic Lérida BARCELONA Jaén Guadix GRANADA Almería Cartagena Huelva SEVILLA Málaga Jerez Cádiz Melilla (Melilla forma parte de la diócesis de Málaga) Ceuta Tenerife Infografía ABC MURCIA Tortosa TARRAGONA CASTELLÓN La nueva provincia eclesiástica de Barcelona Obispado de Tarrasa Arzobispado de Barcelona (Ceuta y Cádiz forman una sola diócesis) Obispado de San Feliú de Llobregat ANDALUCÍA (Las diócesis de Tenerife y Canarias pertenecen a la provincia eclesiástica de Sevilla) Canarias A las regiones eclesiásticas de Cataluña y Andalucía les falta el visto bueno del Vaticano Los obispos catalanes destacaron los avances legítimos del Estatuto Aunque los obispos catalanes siempre han defendido la necesidad de una unidad pastoral entre la Iglesia catalana, lo cierto es que, en los últimos meses, algunas de sus declaraciones han sido objeto de polémica por sus connotaciones políticas, en especial en lo referente al Estatuto de Cataluña. Así, días antes del referéndum que aprobó este texto, la Conferencia Episcopal Tarraconense emitió un comunicado en el que se subrayaban los avances legítimos que en su opinión incorporaba el documento aprobado en el Congreso de los Diputados, así como todo aquello que el progreso del autogobierno puede aportar a Cataluña Pese a no recomendar el voto para opción concreta alguna, los 11 prelados de Cataluña destacan las virtudes del Estatuto: Crecimiento del país, apoyo a la lengua y la cultura propias, fortalecimiento de las instituciones catalanas y mejora de su financiación A su vez, pedían que, en caso de ser aprobado en referéndum, el citado Estatuto fuese aplicado con generosidad, con atención a las necesidades reales del país y con sentido de solidaridad fraterna y de respeto mutuo entre los ciudadanos de Cataluña y los del resto de España En junio de ese año, la Santa Sede dio un paso más, al dividir la diócesis de Barcelona en tres Obispados y conferir a las mismas la categoría de provincia eclesiástica. De esta manera, se hacía viable la creación de una región en Cataluña, compuesta por las provincias Tarraconense (compuesta por las diócesis de Tarragona, Urgel, Solsona, Gerona, Lérida, Vic y Tortosa) y la de Barcelona (formada por esta diócesis y las sufragáneas de Tarrasa y San Feliú de Llobregat) Esperando a la Iglesia andaluza Por ello, y pese a que desde hace dos años el proyecto de región eclesiástica catalana está a la espera de la aprobación definitiva por parte de la Santa Sede, el Vaticano ha optado por esperar a que se configuren otras realidades similiares en España para dar luz verde a las intenciones de la Iglesia catalana. En estos momentos, la Santa Sede está estudiando el proyecto de la futura región eclesiástica andaluza, cuyos estatutos fueron aprobados recientemente por la Conferencia Episcopal, siendo envidos a Roma. Fuentes episcopales señalaron a este diario que no es lo mismo aprobar únicamente la región catalana que avalar la creación de regiones eclesiásticas en toda España. Cuando el proyecto de Andalucía concluya su tramitación, lo más probable es que Roma tome una decisión conjunta y promulgue los decretos de erección canónica de las regiones de Cataluña y Andalucía De este modo, opinan desde el Va- Avances prácticos Del mismo modo, nombró al entonces arzobispo de Tarragona, Lluís Martínez Sistach, sucesor del cardenal Carles en Barcelona, quien se convirtió en el timonel de la operación que habrá de culminar con la creación de una región eclesiástica en Cataluña. Los avances prácticos de este proceso se han visto a lo largo de estos dos años con la concreción de los trabajos de la Conferencia Episcopal Tarraconense (organismo que agrupa a los Obispados con sede en Cataluña) y, más recientemente, con la constitución del Seminario de Tarrasa, que concluye el proceso de disgregación de esta diócesis respecto a la de Barcelona. Dos años después del cambio de estatutos en la Conferencia Episcopal, y una vez aprobado en la Casa de la Iglesia el proyecto de Región Eclesiástica del Sur de España- -que integrará las provincias de Sevilla y Granada- otras regiones están a la espera. Entre ellas, Galicia y Castilla y León. ticano, se bloquearía cualquier intento de politizar la cuestión catalana En mayo de 2004, la Conferencia Episcopal española aprobó la modificación de sus estatutos para albergar en el territorio español las denominadas regiones eclesiásticas reguladas por el artículo 433 del Código de Derecho Canónico como agrupación de provincias eclesiásticas. Su cometido no es otro que fomentar la cooperación y la común acción pastoral en la región algo que ya sucede en el caso de la Iglesia catalana- -y de la vasca- -desde hace décadas. La aprobación del Estatuto y sus consecuencias en materia religiosa preocupan en Roma Tras Cataluña y Andalucía, las iglesias de Castilla y León y Galicia esperan ser las próximas regiones