Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 8 06 GENTE Bar Refaeli Aroma a son de rap La modelo israelí ha rodado en Saint- Tropez un anuncio para un perfume lanzado por el rapero Puff Daddy. Aunque la fragancia promete tener mucho cuerpo, DiCaprio aún no se lo huele POR M. DE LA FUENTE FOTO: ENFOQUE Bar Refaeli se trae entre manos un anuncio muy oloroso de un perfume patrocinado por el rapero Puff Daddy n buen día (realmente fue bastante malo) Sean John Combs hizo Puff (Daddy) y, tras ver cómo asesinaban en Los Ángeles a su gran amigo y discípulo Notorius BIG, decidió que el rap no le olía nada bien y se puso a buscar nuevos aires y nuevos aromas para su vida. Para empezar, se ennovió con Jennifer López y, cuando ésta le hizo ascos, se calzó una muda limpia y se puso de moda con su colección de ropa Sean (con Penélope Cruz ilustrando el asunto) Ya puesto, Puff Daddy lanzó un perfume llamado Inolvidable para la firma Estée Lauder. Total, que el bueno de Diddy, como se hace llamar ahora, fue de Pe (el anuncio, con un beso bajo la ducha, levantó ampollas, casi nunca mejor dicho) a Pa (lo del perfume olía a podrido, tuvo que retirar la publicidad: le acusaron de practicar un ménage- à- trois con las modelos) Pero el muchacho no escarmienta. Y ahora ha vuelto a las perfumadas andadas rodando en Saint- Tropez (olfato turístico tampoco le falta) un nuevo anuncio de una fragancia con mucho cuerpo, precisamente el de Bar Refaeli, la modelo israelí, la misma que titánicamente acunó en su pecho a Leonardo DiCaprio tras los restos del naufragio al lado de Gisele Bundchen. Sin embargo, caben algunas preguntas, verbos hechos carne. Primero: ¿por qué no sale Puff en la foto? Visto lo visto, la pregunta es pura retórica. Pero hay más. Si Bar está en el agua, ¿para qué quiere el pefume? ¿Para el antes o el después? ¿El antes o el después de qué? De la pesca, se supone. De ahí las aletas (como las pillen los chinos se hacen unas sopas) y ese instrumento de grandes dimensiones que se trae entre manos, seguramente porque el rubiales de DiCaprio no andaba cerca. Allá él, porque Bar está para bebérsela, aunque el perfume sea un puff y le abandone el desodorante. A veces (pocas, eso sí) no hay nada como que huela a humanidad. No es el Bar de la esquina, claro, pero seguro que huele que alimenta. U