Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 8 06 CULTURA Y ESPECTÁCULOS Gustav Klimt El rey del mercado reaparece Poco después de que una de las obras del pintor haya alcanzado en el mercado un precio récord, salen a la venta otros cuatro cuadros pertenecientes al mismo lote que fue restituido por Austria a sus dueños POR ANTONIO SÁNCHEZ CORRESPONSAL EN VIENA FOTO: AP ras décadas de reposo en las paredes de la Galería Belvedere de Viena, cuatro cuadros de Gustav Klimt serán puestos a la venta por la casa de subastas Christie s en una operación que ha generado gran expectación en el mercado del arte. Y no sólo por el valor artístico de las piezas del pintor austriaco, sino también por la propia historia de los cuadros y porque un quinto perteneciente a este lote se convirtió el pasado mes de junio en el lienzo más caro de la Historia. El presidente de Christie s, Marc Porter, anunció ayer que la selecta casa de subastas ha sido elegida por la propietaria de los cuadros, Maria Altmann, para sacarlos al mercado. Altmann ganó el pasado mes de enero una larga batalla judicial con el Estado austriaco para lograr la restitución de las cinco piezas, encargadas por su tío, el industrial judío Ferdinand Bloch- Bauer, y confiscadas por los nazis tras la incorporación de Austria al III Reich. Según confirmó Christie s a ABC, las cuatro piezas tienen un valor conjunto de unos 100 millones de dólares (75 millones de euros) Una cifra importante, pero muy por debajo de los 106,7 millones de euros que se pagaron en junio por la quinta y auténtica joya de la corona del lote, el retrato de Adele Bloch- Bauer, elevándolo a la cima de los cuadros más caros. T Segundo retrato de Adele Entre los cuadros que ahora saldrán a la venta destacan un segundo retrato de Adele realizado cinco años después del famoso original y mucho menos conocido, aunque considerado una obra maestra por los expertos. Las otras tres piezas son paisajes fechados entre 1903 y 1916. El primero, Buchenwald (Bosque de Hayas) es una de las pocas escenas arbóreas realizadas por Klimt y uno de los cuadros más impresionistas del austriaco. Las otras dos piezas son Häuser in Unterach am Attersee y Apfelbaum Tras abandonar en febrero el Bel- vedere, su hogar durante 60 años, las cinco piezas fueron llevadas por su nueva dueña a Estados Unidos, país donde se instaló tras huir de los nazis. Allí, cedió los cuadros para exposiciones en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles y en una pequeña galería neoyorquina, la Neue Galerie, donde permanecerán juntos hasta el 18 de septiembre. Es justo en esta sala donde se quedará la Adele original, después de que el magnate Ronald Lauder la comprara en junio rompiendo todos los récords del mercado, en una venta en la que también Christie s actuó de consejera. El destino de las otras cuatro piezas aún es incierto. Desde Christie s se señaló a ABC que aún no se ha decidido si los cuadros se ofrecerán en venta directa o si saldrán a pública subasta. Al respecto, la propia Altmann declaró al diario New York Times que nunca ha estado en una subasta y que la idea le parecía excitante Lo que sí está claro es que, tras su victoria en los tribunales, los herederos han decidido no quedarse con los cuadros para uso personal. Altmann ha asegurado que no está en situación de conservarlos. Aunque tanto Christie s como Sotheby s llevan meses tanteando a Altmann para abrir la venta, no ha sido hasta ahora cuando la heredera se ha decidido a desprenderse de unas piezas de un alto valor sentimental, que no sólo económico. En una entrevista con el periódico neoyorquino, la sobrina de Adele recuerda cómo su tío colocó los cuadros en una habitación, a modo de santuario, cuando su esposa murió en 1925. Siembre había flores frescas en la habitación recuerda Altmann. Aunque hasta mediados de septiembre no se sabrá el proceso de venta, sí ha habido ya quien ha mostrado interés por el cuadro. Lauder, un rico industrial de la industria de cosméticos y co- fundador de la Neue Galerie, no ha ocultado que le gustaría ampliar los fondos de este pequeño museo y poder colgar la segunda versión de la Adele junto al cuadro que ya posee. Eso sí, si el precio es correcto ha declarado. Adele Bloch- Bauer de Gustav Klimt Las cuatro piezas tienen un valor conjunto de unos 75 millones de euros. Una cifra muy por debajo de los 106,7 millones de euros que se pagó por Adele Bloch- Bauer