Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 8 2006 Internacional 29 Casi medio millón de soldados y policías vigilaron la investidura de Álvaro Uribe en Colombia El Príncipe de Asturias recalcó que su segundo mandato es un acto de afirmación democrática primeras reformas será lograr que el Congreso apruebe una ley tributaria que le permita mantener la seguridad y consolidar una política social ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL BOGOTÁ. Pese a contar con una popularidad de más del 70 por ciento y haber sido reelegido el pasado mayo con el 62 por ciento de los votos, el presidente Álvaro Uribe Vélez apareció ayer visiblemente angustiado poco antes de asumir las riendas de Colombia durante cuatro años más. Uno es tan pedigüeño y la patria tiene tantas necesidades que quisiéramos por Dios que nos dé toda la energía, todo el amor para servir bien a Colombia y que avancemos hacia la paz, hacia la justicia social, un país que pueda vivir alegre, tranquilo, con prosperidad y dignidad dijo tras terminar de rezar en un popular santuario al sur de Bogotá junto con su esposa y sus dos hijos. Luego Uribe se reunió en privado con el Príncipe Felipe, quien llegó temprano a bordo de un avión de la Fuerza Aérea española. Para mí es un altísimo honor representar a España en estos actos, afirmó. Quiero transmitir al pueblo colombiano el apoyo de España y del pueblo español a Uribe dijo en una breve declaración. El Príncipe- a quien se le organizó todo milimétricamente para que retomara sus vacaciones en familia según señaló a ABC una fuente diplomática- -almorzó con un centenar de invitados, entre ellos once mandatarios iberoamericanos y delegados de varios países europeos, y finalizó el día en un cálido encuentro con empresarios españoles. La toma de posesión celebrada ayer por la tarde fue histórica en este país andino agobiado por un conflicto armado que ya supera las cuatro décadas. Para que Álvaro Uribe Vélez, un abogado de 54 años, asumiera su segundo mandato, se tuvo que modificar la Constitución de 1991, un proceso que tardó más de dos años. El proceso de reelegirlo, sin embargo, no fue difícil. Uribe, quien ha sido duramente cuestionado por haber desmovilizado a 30.000 paramilitares de extrema derecha sin que hayan pagado un solo día de cárcel, le debe gran parte de su éxito a su política de seguridad democrática, la cual se centró en atacar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Las cifras no mienten. Con su política de b Una de sus mano firme Uribe logró disminuir los secuestros en un 60 por ciento, los homicidios en un 40 por ciento y la extorsión en más de un 50 por ciento. Camión con explosivos Por eso Uribe, uno de los mandatarios más amenazados de Iberoamérica, tomó posesión en medio de extremas medidas de seguridad. Más de 400.000 soldados y policías participaron en una operación que funcionó: pocas horas antes de la investidura, la Policía detuvo un camión cargado con 250 kilos de explosivos de alta peligrosidad cerca de Bogotá. Y aunque el ambiente de ayer era de franca calma y optimismo, para los colombianos está claro que en el segundo mandato, Uribe deberá demostrar mucho más, puesto que los desafíos serán más profundos. Según analistas consultados por este diario, al concentrarse demasiado en la guerra Uribe ha olvidado que al menos el 50 por ciento de los colombianos son pobres. Una de las primeras y más impopulares reformas será lograr que el Congreso apruebe una ley tributaria que le permita no sólo conseguir recursos para mantener los índices de seguridad, sino consolidar una política social centrada en educación y salud, dos de sus grandes talones de Aquiles. En materia de paz, el presidente colombiano también tendrá que asegurar el éxito del proceso con los paramilitares de derecha. Según un informe del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, pese a que se han desmovilizado 30.000 combatientes, han sur- El Príncipe de Asturias regaló un dibujo de Goya a Álvaro Uribe gido por lo menos 43 nuevos grupos paramilitares en el país, con más de 3.800 hombres en armas. El reto del Gobierno será no sólo neutralizar a esos grupos y negociar con Estados Unidos la no extradición de algunos de sus jefes acusados de narcotráfico, sino garantizar una efectiva reparación a las víctimas de masacres, desapariciones, desplazamientos forzados y robo de tierras. Ante la presencia de Álvaro Uribe, AFP En materia de paz, el presidente también deberá asegurar el éxito del proceso con los paramilitares la nueva ministra de Exteriores, María Consuelo Araújo, también tomó posesión de su cargo en sustitución de Carolina Barco, nueva embajadora de Bogotá en Washington. Hace ocho días, las FARC empezaron una ofensiva de ataques, con coches- bombas y emboscadas, que ha dejado casi treinta muertos, la mayoría militares y policías. Familiares de secuestrados pidieron al mandatario, pocas horas antes de asumir por segunda vez el poder, que dé la mayor prioridad a un acuerdo con esta guerrilla para un intercambio humanitario que permita liberar a sus parientes. La presidenta de Asociación de Familiares de Secuestrados (Asfamipaz) Marleny Orjuela, reiteró a Uribe que se decida a negociar y tome las acciones necesarias para posibilitar el acuerdo. Cavaco Silva suaviza la ley que establecía cuotas rígidas femeninas en las listas electorales BELÉN RODRIGO. CORRESPONSAL LISBOA. El presidente de la República Portuguesa, Anibal Cavaco Silva, promulgó ayer la ley de Paridad que prevé la inclusión de un tercio de mujeres en las listas de candidatos a las elecciones. El Jefe de Estado luso vetó el primer proyecto de dicha ley el pasado dos de junio por considerar que las sanciones previstas eran excesivas y creer que la ley pretendía dignificar los derechos políticos de las mujeres a través de mecanismos de sanción y prohibicionistas por los cuales les concedían un inadmisible estatuto de minoridad Se trataba del primer veto de Cavaco Silva desde su llegada a la Presidencia. El Ejecutivo socialista dirigido por José Sócrates entendió dicho veto como una crítica a las sanciones y no a las cuotas establecidas y consiguió aprobar en el Parlamento, sólo con votos de su partido, un nuevo proyecto según el cual los partidos que no respeten las cuotas no serán directamente expulsados, sino que verán reducida de forma gradual las subvencio- nes estatales. Además, en la revisión quedan incluidos más municipios de pequeño tamaño que están exentos de cumplir la cuota mínima. Cavaco Silva logra así suavizar una ley que al mismo tiempo se podría volver en contra de la mujer, al ser elegida por obligación para alcanzar una cuota y no por sus cualidades políticas. Puede entenderse que la revisión de la ley da a los partidos políticos más tiempo para que en sus listas se alcance la cuota mínima establecida de hombres y mujeres, eligiendo así a las personas que mejor cumplan sus compromisos políticos. Según los últimos estudios publicados por la Comisión para la Igualdad y los Derechos de las Mujeres, la mayor parte de los portugueses está de acuerdo con la participación de la mujer en la vida política portuguesa.