Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 8 2006 Internacional 25 VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO La Liga Árabe cierra filas con el Líbano y envía una delegación a la ONU Beirut da luz verde al envío de 15.000 soldados al sur si se va Israel veinte civiles muertos tras el bombardeo israelí de una zona residencial del sur de la capital libanesa, fronteriza con un barrio cristiano LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. Ese foro de desencuentros, cuando no de enfrentamientos directos entre vecinos que es la Liga Árabe, hizo ayer por una vez ejercicio de unidad cerrando filas en torno al Líbano en su rechazo frontal al borrador de resolución presentado ante Naciones Unidas por Estados Unidos y Francia que pide el inmediato cese el fuego a Israel e Hizbolá, pero no la retirada del primero de los territorios ocupados. Total, total, total fue- -en palabras del primer ministro libanés, Fouad Siniora- -el apoyo a la postura de Beirut y a sus reivindicaciones recogidas en el plan de siete puntos expresado por los ministros de Exteriores de los 22 estados miembros de la organización, entre los que se contaron los representantes de los países aliados de Norteamérica en la región: Jordania, Arabia Saudí y Egipto. Una declaración de solidaridad que estuvo además acompañada de una iniciativa práctica para transmitir el convencimiento de que existe verdadera voluntad política de parar la propuesta: los jefes de la diplomacia de los Emiratos Árabes Unidos y de Qatar, jeques Abadía ben Zayed Al Nahayan y Ahmed Al Thani, respectivamente, viajarán a Nueva York junto con el secretario general de la organización, el egipcio Amro Musa, para tratar de forzar un giro en el proyecto de resolución. Y también para explicar al primer responsable de la ONU, Kofi Annan, que no deben tomar decisiones inaplicables sobre el terreno que no tengan en cuenta los intereses del Líbano, ni su unidad ni su estabilidad b Al menos de extender en cualquier momento el dominio del Estado vía Fuerzas Armadas en todo el territorio, léase donde Hizbolá mantiene su hegemonía, que ha sido expresamente exigido por Israel como condición para alcanzar la paz. Nuevo ataque en la capital Hubo consenso y hubo frente común entre los representantes de los países árabes por una vez, una unión ante el conflicto quizás estimulada por el dramático arrebato de llanto que protagonizó Siniora durante su discurso al inicio de la reunión, cuando envuelto en lágrimas acusó conmocionado a Israel de terrorismo de Estado por una horrible masacre habida escasas horas antes en la localidad libanesa de Houla en la que- -dijo- más de 40 víctimas han sido mártires de un bombardeo deliberado A la salida de la reunión, cuatro horas más tarde, los medios libaneses desvelaban que se había rescatado de entre los escombros de las seis casas reventadas en el ataque a 65 personas vivas, y sólo un cadáver. Por su parte, el Gobierno del Líbano se reunió de urgencia por la noche para dar luz verde al gesto de buena voluntad de movilizar a la reserva de su Ejército y disponer el envío de hasta 15.000 soldados al sur del país, una vez que se retiren las tropas israelíes. Se trata de una muestra de su disposición Por otro lado, tres explosiones sacudieron Beirut dos horas después de que los ministros de Asuntos Exteriores abandonaran la ciudad. Los ataques de la aviación israelí tuvieron como objetivo el suburbio de Chiah, de mayoría chií y fronterizo con un barrio cristiano. Fuentes libanesas confirmaron que al menos hay 20 civiles muertos y otros tantos heridos. Las televisiones locales mostraron imágenes de los equipos de rescate tratando de encontrar supervivientes entre los escombros de un edificio. Tropas de Naciones Unidas pasan junto al retrato de Hasán Nasralah, líder de Hizbolá, en una calle de Beirut EPA Espaldarazo a Beirut Es la ayuda de los hermanos árabes que buscaba Beirut y el espaldarazo a sus condiciones: alto el fuego sí, pero cuando Israel se retire hasta la Línea azul de 1949, libere las granjas de Shebaa para que se redibuje la frontera y acepte un intercambio de prisioneros. Todo lo demás, la resolución, según describió el titular de Exteriores libanés, Walid Moallem, es una verdadera injusticia y la receta de una posible guerra civil A falta de que la Liga traduzca sus altisonantes intenciones a hechos, Musa recibió también el encargo de preparar un nuevo encuentro a nivel de jefes de Estado árabes para abordar la crisis, que podría celebrarse en la ciudad saudí de Yeda, aunque ayer se llegó a hablar de La Meca como la sede deseable ante la altura simbólica que se querría dar a este futuro cónclave. EE. UU. insiste en un alto el fuego permanente y en el despliegue de una fuerza internacional P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Con el objetivo declarado de lograr una pronta intervención del Consejo de Seguridad de la ONU en el sur del Líbano, el presidente de Estados Unidos ha defendido ayer la opción de un alto el fuego duradero seguido por el despliegue de una robusta fuerza internacional. Según Bush, el conflicto va camino de cumplir un mes porque algunas veces el mundo prefiere tomar el camino fácil para solventar un problema Desde su rancho texano, Bush ha insistido en la necesidad de encontrar una solución completa y no un simple parche temporal, reprochando una vez más las ingerencias de Siria e Irán. Para el presidente estadounidense no hay duda alguna de que la responsabilidad sobre el actual conflicto recae en Hizbolá. La hoja de ruta avanzada durante este fin de semana por EE. UU. y Francia, pero que no cuenta todavía con el respaldo de las partes en conflicto, contempla una primera resolución del Consejo de Seguridad que interrumpa las hostilidades en curso y logre la liberación de los soldados israe- líes secuestrados por Hizbolá. Una segunda resolución crearía el mandato para desplegar una fuerza internacional en el sur del Líbano, que permita a su vez el despliegue de fuerzas militares regulares libanesas. En cualquier caso, según el presidente Bush, resulta esencial no crear un vacío que termine por beneficiar a Hizbolá. Condoleezza Rice, que este fin de semana ha advertido contra engañosas esperanzas sobre una solución rápida, ha reconocido junto a Bush en Crawford que existen opiniones divergentes sobre cómo terminar con los combates. Ofreciendo una nueva ronda de negociaciones, la secretaria de Estado ha defendido el plan de Washington y París, describiéndolo como un firme cimiento para enfrentarse a una serie de circunstancias muy emocionales, devastadoras y trágicas para el Líbano y para Israel