Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional MARTES 8 8 2006 ABC 27 muertes en el fin de semana, la mitad que en 2005 Veintisiete personas perdieron la vida en accidentes de tráfico en el período comprendido entre las 15.00 horas del viernes y las 24.00 horas del domingo. Otras diez resultaron heridas graves. Estos datos del pasado fin de semana resultan especialmente positivos si se comparan con las cifras del mismo período del año pasado. Entonces, fueron 50 las personas fallecidas, lo que hace que en 2006 se haya reducido el número de víctimas prácticamente a la mitad. En esta ocasión, la jornada más trágica se vivió el domingo, cuando se registraron 14 muertes y cinco personas heridas graves. Con la campaña de control de la velocidad, así como con el nuevo carné por puntos, la Dirección General de Tráfico espera seguir reduciendo la siniestralidad, ya que el exceso de velocidad es, en palabras de su director, Pere Navarro, una asignatura pendiente Un agente de tráfico de la Guardia Civil muestra los instrumentos utilizados en la campaña que comenzó ayer La DGT inició ayer una campaña de control de la velocidad que vigilará, hasta el día 20, a un millón y medio de conductores. A pesar de los anuncios, los primeros sancionados mostraban su asombro, pero estaban contentos de mantener los créditos del nuevo carné Salvados por los puntos TEXTO: P. D. FOTO: EFE MADRID. Vigilar a un millón y medio de conductores, como mínimo, en las próximas dos semanas. Ese es el objetivo de la nueva campaña de control de la velocidad que la Dirección General de Tráfico (DGT) comenzó ayer en las carreteras de toda España, menos de Cataluña y País Vasco, que tienen transferidas estas competencias. Los controles, que duplicarán en número a los habituales, se prolongarán hasta el próximo 20 de agosto. La primera jornada se saldó con la sorpresa de los primeros sancionados. Estoy contento porque no me quitan puntos. Ahora tendré más cuidado señaló un automovilista que acababa de ser multado con 140 euros por exceso de velocidad. En el mismo tramo, otra conductora se mostraba estupefacta por que le hubiera parado la Guardia Civil, pero reconocía que no se había fijado en la velocidad a la que circulaba: 14 kilómetros por hora más de lo permitido. Estos dos conductores se libraron, al menos, de la pérdida de puntos. Y es que, según señaló un portavoz de la Guardia Civil, la mayoría de automovilistas estaban ayer tranquilos, y su único temor era no perder parte del crédito del nuevo carné. Una pérdida que es de dos puntos en caso de exceder la velocidad máxima permitida entre 20 y 30 kilómetros por hora, de tres puntos si se circula entre 30 y 40 kilómetros por encima de lo permitido, y de cuatro puntos si el exceso está por encima. Y como ellos, muchos otros fueron ayer interceptados por los agentes de tráfico. La forma de actuación es la siguiente. Un primer coche de la Benemérita, de paisano (sin ningún distintivo especial) pero equipado con una antena sobre la matrícula, un flash en el parachoques y una cámara en el salpicadero, se estaciona en los márgenes de la vía, principalmente en las carreteras secundarias de doble sentido, que es donde se produce el 75 por ciento de las muertes. A través de estos radares móviles, los agentes son capaces de controlar la velocidad de todos los vehículos que atraviesan ese tramo. Un pitido es la señal que delata al infractor. Inmediatamente, los agentes comunican por radio a otra patrulla, que está apostada unos metros más adelante, la descripción del vehículo infractor, así como la velocidad exacta en que se ha excedido. Es esta segunda patrulla la encargada de parar a los automovilistas. Una vez arrimados a un lado de la vía, se les comunica la infracción cometida, así como la sanción que conlleva. La mayoría de los conductores acepta con resignación la multa, e incluso alguno afirma, ante el objetivo de una cámara de televisión, su conformidad con este tipo de controles. Aunque esta vez me haya tocado a mí, son necesarios La DGT, como viene siendo costumbre en los últimos tiempos, añade a la vigilancia una campaña de comunicación en televisión, prensa y radio. Además, los paneles fijos que se distribuyen por todas las autovías y autopistas nacionales recuerdan a los conductores la existencia de los controles. Fallece una joven de 25 años herida con graves quemaduras en la explosión de gas de Alicante EP ALICANTE. La joven de 25 años que permanecía en estado crítico en el Hospital General de Alicante tras sufrir quemaduras en más del 80 por ciento de su cuerpo en la explosión de gas registrada el pasado jueves en una vivienda de Alicante, falleció a última hora de ayer, según hicieron público fuentes del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (Cicu) Por otro lado, el joven de 32 años que se encontraba también en estado crítico en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del citado centro hospitalario a causa de las quemaduras sufridas en el mismo siniestro, ha sido trasladado al Hospital de La Fe de Valencia, indicaron las mismas fuentes, donde los medicos esperan poder actuar con más eficacia ante las graves lesiones sufridas al ser éste un hospital tecnológicamente más avanzado. En la explosión de gas, que se produjo el pasado jueves en la tercera planta del edificio número 83 de la céntrica calle Cerd de Alicante, resultaron heridas un total de 12 personas, de las que permanecen ingresadas dos. Una de ellas es una mujer de 61 años, que se encuentra en estado leve pues sólo presenta heridas en un ojo, y el joven trasladado ayer en estado crítico al Hospital La Fe de Valencia, apuntaron las fuentes del centro médico alicantino. El siniestro causó graves daños tanto en el edificio en el que se produjo la explosión, que prácticamente se derrumbó por completo, como en otras viviendas cercanas y varios vehículos que se encontraban estacionados en la zona.