Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 8 2006 Nacional LA TRAGEDIA DE LOS INCENDIOS 13 Los pirómanos actúan sobre todo cuando tienen entre quince y treinta años Carecen de voluntad y motivación, por lo que los tratamientos son muy difíciles piromanía sienten una necesidad imperiosa e irrefrenable de incendiar casi siempre espacios abiertos y del ecosistema A. L. MADRID. Casi todas las posibles causas de un incendio pueden ser más o menos atajadas y hasta controladas de algún modo, pero existen unos motivos inabarcables para la Justicia, los políticos o los encargados de apagar los fuegos: los sentimientos que pasan por las mentes enfermas de los pirómanos. No todo el que provoca un incendio es un pirómano, como se suele creer. La piromanía es una enfermedad mental o trastorno de la personalidad que se asocia con la falta de control de impulsos. Quien la padece siente una necesidad imperiosa e irrefrenable de incendiar casi siempre espacios abierb Los enfermos de Perfil del pirómano La piromanía suele darse en personas de entre 15 y 30 años, y se da con más frecuencia en los hombres Suelen ser los primeros en avisar de la existencia del incendio que ellos han creado Necesidad de observar sus espectaculares consecuencias Generalmente consumen bastante alcohol antes del siniestro tos y del ecosistema asegura Elena Borges Velázquez, psicóloga clínica y educativa perteneciente al Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. La edad en que los pirómanos dan rienda suelta a sus actuaciones llama la atención: entre los 15 y los 30 años. La enfermedad se empieza a manifestar en la adolescencia, con lo que es necesario un trabajo preventivo, fijándose si los niños sienten una especial atención por el fuego en edad infantil- -entre uno y nueve años- cuando se está formando la personalidad afirma Borges. Y es que, si no se detecta a tiempo, la curación es muy difícil, ya que estos enfermos carecen de voluntad y motivación. Son personas vulnerables, y un fracaso personal o una situación de mucho estrés puede llevarles a provocar un incendio. Paradójicamante, los pirómanos suelen ser los que avisan de la existencia del incendio que ellos han creado, ya que suelen experimentar arrepentimiento y sentimiento de culpa. Persona que mantiene un deseo irrefrenable de prender fuego Después del acto, el pirómano suele experimentar arrepentimiento y sentimiento de culpa No hay intencionalidad de matarse ni de asesinar a otros Son personas vulnerables, y un fracaso personal o una situación de mucho estrés puede llevarles a provocar un incendio FERNANDO RUBIO