Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 8 06 GENTE Doña Sofía y la Infanta Leonor captaron la atención de los fotógrafos por sus juegos a bordo del Fortuna Copa del Rey Arriando velas POR ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNES FOTOS: ERNESTO AGUDO Durante la jornada de ayer se pudo ver a la Reina haciendo carantoñas a la Infanta Leonor. Es una de las imágenes del último día de regatas en la Copa del Rey de Vela en Palma de Mallorca L Los Reyes y los Duques de Lugo posan con la tripulación del Siemens el barco ganador de la XXV Copa del Rey as de ayer serán las últimas imágenes que nos lleguen este verano de la Familia Real, al menos en las regatas, ya que anoche terminó, con la entrega de premios en el Castillo de Bellver, la XXV Copa del Rey Camper Agua Brava, que se disputó la pasada semana en la bahía de Palma. Esta vez, Don Juan Carlos se ha tenido que conformar con entregar los trofeos (sin recibir ninguno) ya que su velero, el Bribón ha quedado en una nada envidiable posición. Pero la jornada de ayer, que se presentó fresca y tormentosa, per- mitió disfrutar de unas entrañables imágenes de la Reina haciendo carantoñas a la menor de sus nietas, la Infanta Leonor, mientras ambas esperaban, a bordo del Fortuna que empezara la última prueba de las regatas, en la que participan más de cien embarcaciones. Junto a ellas estaba la Princesa de Asturias, vestida de blanco, igual que su hija, pero con bermudas. Nieta y abuela se divertían, mientras decenas de fotógrafos captaban el momento desde sus respectivas lanchas. En la cubierta del yate también se encontraba el Duque de Lugo, con sus hijos: Felipe de Marichalar (Froilán) quien mostró una admirable capacidad de recuperación, ya que en su frente no quedaba ni rastro de la brecha del viernes, y Victoria, que se exhibía feliz sentada cual mascarón de proa, como la protagonista de Titanic A bordo del Fortuna también se encontraban los patrocinadores de la Copa del Rey, Mariano y Enrique Puig, por Agua Brava, y Lorenzo Fluxá, por Camper. La Infanta Doña Elena, sin embargo, prefirió embarcarse en el velero Siemens el que finalmente ganó, y recordar así sus tiempos de regatista. Con este fin, acudió por la mañana al Real Club Náutico de Palma, acompañada por su marido e hijos, y después de saludar a algunos amigos,