Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 8 06 CULTURA Y ESPECTÁCULOS Ángel de Andrés, con su eterna sonrisa, en una de sus últimas apariciones públicas ABC Ángel de Andrés Adiós al gran cómico castizo Ha sido un clásico en el cine, el teatro y la televisión. Su vena humorística pudo sobre la dramática de sus comienzos y le catapultó al estrellato. Compartió trabajo con los mejores profesionales POR JOSÉ EDUARDO ARENAS to día asistió a los ensayos de una obra de teatro. Entonces trabajaba en el almacén de tejidos de su tío- -el padre fue oficial de juzgado- pero aquella vivencia en el cine Pardiñas y una tarjeta olvidada en un bolsillo, le marcaron para siempre: poco tiempo después se empleó en una compañía de teatro itinerante con la que recorrió toda España, no sin antes haber saboreado lo que era ser protagonista en una obra interpretada por aficionados: ¡Qué solo me dejas! de Antonio Paso (hijo) Turbante blanco es la primera película de Ángel de Andrés. Dirigido en 1943 por Ignacio F. Iquino, en la cinta aparecía un también jovencísimo Fernando Fernán- Gómez, con el que coincidiría en otras seis películas. Siete años más tarde, en plena era Cifesa, ya había intervenido en una veintena de películas, dirigidas, entre otros, por los ya entonces destacados José Antonio Nieves Conde, Juan de Orduña y Rafael Gil, quien reconoció su valía llamándole en doce ocasiones más: Calle sin sol Mare nostrum con la bellísima María Félix; La mujer de otro Tú y yo somos tres Don Quijote de La Mancha o Tierra sedienta 091 Policía al habla y La casa de los Martínez son títulos posteriores y recordados de gran éxito popular. Hacer feliz a los demás La vena cómica que llevaba dentro venció en el reconocimiento de sus seguidores. Sobre el humor comentaba: Es mi vida, sencillamente. Me ha hecho ser alguien en mi profesión. Me ha salvado en situaciones difíciles, me proporciona felicidad y el impulso de hacer felices a los que necesitan reír o sonreír. Me gustan los papeles que, no por cómicos, dejan de ser humanos. El ejemplo perfecto es Arniches y su teatro El castizo actor se convirtió en el primer rostro que apareció en la televisión española cuando ésta se encontraba en fase de pruebas. En cuanto al teatro, con giras interminables, su trayectoria fue tan fecunda como en la gran pantalla. No sólo interpretaba, también escribía comedias y revistas. Sobre las tablas realizó cerca de tres mil actuaciones benéficas, la mayoría con su propia compañía. Quedan títulos como El negocio de Salomé Tu mujer es cosa mía El gato celoso -con Lina Morgan- Ay mamá, qué nochecita Los medios de comunicación, la crítica y el público le han definido a lo largo del tiempo como un hombre bueno, una ser bondadoso, emotivo y muy casero. Él, por su parte, solía responder con una frase de Tono arreglada: Creo que lo que verdaderamente soy es un hombre muy mujer de mi casa, un manitas. Cocino, pinto las paredes y arreglo los grifos n la noche del sábado falleció en Madrid el actor Ángel de Andrés, un clásico, un trabajador incansable de la interpretación, que logró la fidelidad del público durante décadas en el cine, el teatro y la televisión, sin olvidar los trabajos radiofónicos que tan buenas críticas le reportaron. La muerte del popular artista tuvo lugar mientras dormía, según informaron ayer los familiares a este periódico. El actor será enterrado hoy a las 12.30 horas en el cementerio de la Almudena. Con una carrera de vértigo, donde se combinaron a la perfección todo tipo de registros, Ángel del Andrés tuvo especial éxito en los pape- E les cómicos, donde consiguió toda clase de premios y triunfos. La simpatía que emanaba de su rostro de ojos bonachones, marcado por unas arrugas de expresión que encantaban a la gente de cualquier edad, era su principal signo de identidad. Nacido el 25 de mayo de 1915 en el barrio de Chamberí, en ocasiones dijo que nunca pensó que la vida le iba a llevar a la interpretación. Pasados los años, y tras la guerra, cier- Me gustan los papeles que, no por cómicos, dejan de ser humanos. El ejemplo perfecto es Arniches y su teatro. El humor me ha hecho ser alguien en mi profesión