Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 LUNES 7 8 2006 ABC Madrid Los principales sectores económicos de la región mantendrán un ritmo alcista que propiciará más empleo El Barómetro Sectorial prevé coyuntura muy favorable para acabar el año b La innovación no augura un cre- cimiento significativo en la Comunidad, como consecuencia directa del elevado nivel de partida que limita sus posibilidades L. ARRIETA MADRID. La economía madrileña goza de una excelente salud. A nivel de datos se venían conociendo unas pautas de comportamiento que invitaban al optimismo. Ahora, a nivel de análisis, por medio del Barómetro Sectorial, las perspectivas se antojan igualmente positivas para el último semestre de este año, después de unos registros más que prometedores en los seis meses anteriores. En base a estos estudios hay una conclusión meridiana, que sirve de nítida referencia para seguir manteniendo la creencia de que la Comunidad de Madrid tiene asentada su proyección de crecimiento. En este sentido, los sectores de mayor peso en la estructura productiva de la Comunidad de Madrid, prevén nuevos crecimientos en el volumen de negocio, según se desprende del Barómetro Sectorial realizado tras la primera mitad del ejercicio en curso. Así, inmobiliarias y servicios empresariales, transportes y comunicaciones e intermediación financiera, que han presentado ritmos de crecimiento superiores a los obtenidos en el semestre anterior, proyectan una trayectoria alcista que se verá acompasada con nuevos crecimientos de empleo. Este análisis esperanzador va en línea con el cuadro de situación del comportamiento sectorial de la economía madrileña que dispone de una posición de fortaleza prácticamente generalizada, en base a las conclusiones del estudio de referencia. De hecho, las cifras barajadas, en término de volumen, dan cuenta de crecimientos de actividad superiores a los registrados en la segunda mitad del ejercicio de 2005, aunque algunos segmentos limiten esta favorable evolución y mantengan sus expectativas a ritmos de crecimiento similares a los alcanzados de forma previa. Todos los indicios coinciden en señalar que en la mayoría de los sectores se anticipan nuevos crecimientos en el volumen de negocio que hacen que la valoración cuantitativa del índice medio de la Comunidad de Madrid se sitúe en el primer semestre en algo más de 71 puntos, frente a una valoración de 50 representativa de un escenario de sostenimiento del volumen de negocio, para dar paso al cierre del año a un nuevo ascenso hasta situarse, incluso, por encima de los 79 puntos. En cuanto a los previsibles nuevos crecimientos de empleo, que son determinantes de una generación de rentas proclive a mantener a buen ritmo a la demanda interna, aunque serán de una intensidad inferior a la establecida para la actividad- -índices de 69 y 67 para el primer y segundo semestre, respectivamente- -harán que las ganancias de productividad de la región se vean incrementadas. Precios y exportaciones Por otra parte, la evolución prevista de los precios incorpora las presiones inflacionistas que los factores productivos- -materias primas y energía- -inyectan al sistema económico. No obstante, la competencia asumida por determinadas actividades, las mejoras de productividad y las ganancias de eficiencia hacen presumible que el crecimiento de precios no sea tan elevado como el que se derivaría del componente energético, aunque con tendencia al alza a lo largo de los próximos meses, en el conjunto regional. En concreto, el índice medio de precios para el conjunto económico madrileño se sitúa en 63 y 71 puntos, respectivamente, para el primer y segundo semestres del año. De mirada al exterior, las mejoras previstas para su actividad se configu- ran como un componente adicional de consolidación, partiendo de la base de un buen comportamiento de la demanda interna. La valoración de las mejoras de la actividad exterior se establece, para cada uno de los semestres de 2006, en 68 y 72 puntos, respectivamente, que representan unos niveles del índice global que dan muestras suficientes de las mejoras de perspectivas que los expertos anticipan para el comportamiento de su capacidad exportadora. Es más, tan solo el sector comercial y la industria del metal quedan excluidas de este perfil, marcando estabilidad en el primero y una desaceleración en la segunda. Como excepción a este perfil creciente de la evolución de la economía madrileña se sitúan las valoraciones efectuadas en torno a los procesos de innovación. No obstante, el elevado nivel de partida supone un reconocido handicap que limita las posibilidades de crecimientos cada vez más intensos. Pese a ello, la cuantificación efectuada del índice medio de la región para la innovación se cifra en más de 81 puntos en la primera mitad del año y se traslada a cotas superiores a 77 puntos en el segundo, como consecuencia de una menor intensidad en los ritmos de innovación de tan sólo tres sectores que son transporte, construcción y automóviles. Apuesta de futuro Finalmente, los procesos de inversión determinados por las necesidades de reposición podrían compartir con el resto de las magnitudes el perfil creciente de cada semestre, pudiendo cerrarse el ejercicio actual con un valor indicativo del índice medio de 74 puntos. En este contexto, el sector comercial, la industria del papel y la educación privada tienen un protagonismo clave, al ser las responsables de la elevación del índice en cerca de 4 puntos porcentuales, frente a la estabilidad mostrada por el resto de los segmentos en la Comunidad madrileña. El índice global que se ofrece en este Barómetro escruta cada uno de los sectores en cuestiones tan determinantes En materia de precios, habrá que contar en el último semestre con las exigencias derivadas de la inflación Un método de análisis aceptado Este barómetro, que surge de una iniciativa de la patronal CEIM y la Cámara de Comercio, responde a la utilización de una metodología ampliamente aceptada en los análisis de opinión. Así, el método aplicado consiste en realizar una asociación simple que liga menor, igual o mayor crecimiento a valoraciones comprendidas en el intervalo 0 a 100. De este modo, un valor nulo representa perspectivas de menor crecimiento que las realizadas en el período previo, asignando valores de 50 cuando la percepción se traduce en igualdad y de 100 para aquellas estimaciones que adelantan mayores dinámicas. Estas valoraciones permiten tener un índice único para cada uno de los sectores y para cada uno de los indicadores, obtenido como promedio simple del conjunto de respuestas analizadas. El grado de representatividad de los resultados obtenidos en el actual Barómetro de la Comunidad de Madrid se ha incrementado hasta alcanzar una representación sectorial superior al 73 de la estructura productiva de la región en términos de valor añadido, y del orden del 69 en términos de empleo. Estas pautas generales de comportamiento de la economía madrileña constituyen un foco de referencia no sólo para los sectores aludidos sino para los ámbitos políticos. Las conclusiones que se esbozan en este Barómetro Sectorial guardan una evidente similitud con los datos positivos que se vienen conociendo en encuestas emprendidas dentro del campo empresarial a nivel autonómico.