Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO LUNES 7 8 2006 ABC DE BOUVARD A PECUCHET MICHEL AOUN Ex general libanés, jefe de la Corriente Patriótica Libre H ay quien dice que el diccionario de ideas recibidas que elaboraron Bouvard y Pecuchet, los atrabiliarios personajes de Flaubert, sirvió a su autor para burlarse de la estupidez de sus contemporáneos. ¡Qué exageración! Bouvard y Pecuchet sólo pretendían dejar constancia de lo que había y, al elaborar su prontuario, no les animaba más interés que el de prestar a sus conciudadanos un instrumento para desenvolverse en los más decisivos ambientes sociales de su momento. Visto el actual estado de nuestra analítica política internacional, creo urgente emular el ejemplo de los sabios B. ALBERTO y P. y elaborar un digesSOTILLO to de urgencia de las más brillantes ideas recibidas de nuestros aclarantistas que instruya al analista y contertulio del mañana. Yo sólo puedo darles unos someros ejemplos, algunas ideas clave, unas ideas fuerza para que el iniciado se desenvuelva brillantemente en foros y saraos. Oriente Próximo. Bouvard cree que debemos apoyar sin complejos a Israel, que es la única democracia de la región que defiende los valores fundamentales en los que se basa nuestra civilización. Aunque Pecuchet opina que la solidaridad internacional debe estar con quienes hacen frente a los intereses del complejo militar- industrial norteamericano y de sus Estados lacayos en la zona. Estados Unidos. Dice B. que EE. UU. inventó la democracia. Defiende día a día la democracia de las asechanzas de quienes quieren acabar con nuestros valores democráticos mediante la creación de un califato profundamente antidemocrático que iría de Afganistán a la Alhambra de Granada. Sólo los americanos tienen riñones para defender la democracia: Quiero ser americano Si bien P. sostiene que EE. UU. sólo es una fachada de las grandes corporaciones que pretenden instaurar su imperio desde Atlanta a la Alhambra de Granada para imponernos sus monopolios gorrones y su dietética indigesta. Unión Europea. Afirma B. que la UE es una burocracia sumida en la inoperancia y la decadencia, incapaz de actuar y de emerger de su reglamentarismo confusionista. Pero insiste P. en que la UE debería acabar con el hambre en el mundo, imponerse en Oriente Próximo, controlar maremotos y ciclones, dar una lección de humildad a los gorrones, llamar al orden a nuestros desmadrados políticos y poner freno de una vez por todas a las tuneladoras de Ruiz Gallardón. Rusia. Asegura B. que Rusia es una nueva autocracia zarista regida por Vladímir el Terrible Y argumenta P. que Rusia es una autocracia zarista regida por el más terrible de todos sus autócratas. Con buen oído, usted mismo podrá completar este diccionario. Pero, cuando haga uso del mismo, tenga cuidado, no olvide nunca si está hablando con Bouvard o con Pecuchet. Una fuerza multinacional sólo provocaría una nueva guerra civil Para el dirigente libanés, no hay salida militar en un conflicto entre una guerrilla y un Ejército. Hizbolá no puede eliminar al Ejército israelí, que a su vez no puede erradicar a Hizbolá. Resultado: son los civiles los que se ven afectados GEORGES MALBRUNOT BEIRUT. ¿Apoya el despliegue de una fuerza multinacional para poner fin a la violencia entre el Líbano e Israel? -Estoy totalmente en contra. Esta fuerza no estabilizará en absoluto la situación, al contrario, desencadenará una nueva guerra. Será una fuerza de ocupación para hacer la guerra a Hizbolá y para garantizar la seguridad de Israel. Pero Hizbolá no lo permitirá. No quiero fuerzas extranjeras en el Líbano. Los observadores de la FINUL (Fuerza Provisional de Naciones Unidas en el Líbano) Hacen turismo, es bueno para la economía. Pero no los queremos como fuerza de disuasión. ¿Por qué quieren sustituir a Israel en su guerra con Hizbolá? ¿Qué consecuencias tendría una fuerza multinacional para la unidad libanesa? -Aumentaría el riesgo de guerra civil. Hizbolá se defenderá contra una fuerza semejante. ¿Qué harán entonces los libaneses? Unos tomarán posiciones a favor, los otros en contra. Probemos la vía del derecho antes que la de la violencia. Desde hace 50 años, cuando Israel tiene problemas con uno de sus vecinos, recurre a la misma lógica, la de la fuerza. No hay salida militar en un conflicto entre una guerrilla y un Ejército. Hizbolá no puede eliminar al Ejército israelí, que a su vez no puede erradicar a Hizbolá. Resultado: son los civiles los que se ven afectados. Por eso solicito la creación de un tribunal internacional que juzgue a los responsables israelíes de los crímenes de guerra cometidos contra cientos de libaneses muertos bajo sus bombas. -Sin fuerza multinacional, ¿quién aportará las garantías de seguridad reclamadas por Israel? -Un alto el fuego es suficiente. Nosotros podemos garantizar que se respetará. Los israelíes tienen que aceptar un proceso de negociación. Hizbolá lo reclamó dos horas después de haber capturado a los dos soldados israelíes. ¿Por qué está la comunidad internacional contra el derecho? ¿Qué prestigio tiene el Consejo de Seguridad de la ONU cuando, ante un acto militar- -dos prisioneros israelíes capturados- -que prácticamente todo el mundo ha denunciado en el Líbano, la réplica israelí mata a 1.000 libaneses? El ex general Michel Aoun habla con los periodistas en una rueda de prensaAFP El más votado entre las fuerzas cristianas BEIRUT. El dirigente libanés Michel Aoun libró una guerra de independencia durante 18 meses contra el Ejército sirio en 1989 y 1990, y acabó siendo arrojado del palacio presidencial- -exiliado en Francia- -por un ataque sirio que contó con el respaldo estadounidense, pues entonces Siria era aliada de Washington en la coalición contra la ocupación de Kuwait por Sadam Husein. Sin embargo, volvió al Líbano por cortesía del presidente prosirio Emile Lahoud. A su regreso se desmarcó de la oposición del hijo del asesinado Rafik Hariri y Walid Yumblat y llegó a aliarse con destacados personajes prosirios. Con más apoyos de los que le concedían sus enemigos obtuvo la mejor votación entre las fuerzas cristianas en las pasadas elecciones. ¿Qué dice la ONU ante esta respuesta desproporcionada? Expresa su dolor y su pesar. -Algunos cristianos les reprochan su alianza con Hizbolá, que tiene parte de responsabilidad en este conflicto. -Nosotros no tenemos elecciones mañana, sino dentro de tres años. Los libaneses comprenderán, con el tiempo, lo que he hecho. Yo no vivo ni con los franceses ni con los estadounidenses, sino con una comunidad chií de un millón de personas. Es un componente importante de la población libanesa, con la que debemos vivir en paz. Desde que regresé al Líbano, mi prioridad es separar la religión de los conflictos para que los libaneses se encuentren en pie de igualdad en caso de crisis. Habría podido optar por arreglar mis diferencias ideológicas con Hizbolá por la vía del enfrentamiento, pero he elegido el diálogo. A través de este diálogo se puede conseguir la integración de su rama militar en el Ejército, bajo la responsabilidad del Estado, una vez que el Líbano haya recuperado sus territorios y sus prisioneros detenidos en Israel. EDA c Le Figaro