Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LUNES 7 8 2006 ABC Rajoy exige al Gobierno que inste al fiscal a actuar contra la marcha ilegal de Batasuna De la Vega elude pronunciarse y dice que la responsabilidad y la competencia es del Gobierno vasco b El PSE considera excesivo hablar de un desafío al Estado de Derecho y que es preciso respetar el derecho constitucional de manifestación ABC PABLO MINGOTE, ENV. ESPECIAL MADRID ASUNCIÓN (PARAGUAY) La manifestación que en favor de la autodeterminación ha convocado Batasuna el domingo en San Sebastián, una vuelta de tuerca más en su creciente presión, vuelve a marcar las diferencias del PP con el Gobierno y el PSE. Para Mariano Rajoy, presidente del PP, no cabe duda de que la marcha no puede ser autorizada al ser Batasuna una organización terrorista ilegal y, por ello, pide al Gobierno que la prohíba. Muy distinta es la opinión del Ejecutivo. A juicio de la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega- -esta vez desde Paraguay- la responsabilidad de que los batasunos se echen a la calle sólo corresponde al Gobierno vasco, que es quien tiene las competencias para prohibir la marcha. El Gobierno de España no tiene nada que decir El llamamiento a la manifestación lo hizo Pernando Barrena, convertido durante estos días estivales en el único en amenazante portavoz de la coalición ilegalizada. El cabecilla batasuno anunció que la marcha iba a celebrarse en San Sebastián bajo el lema Euskal Herria autodeterminación como una forma de que la ciudadanía dé un nuevo impulso al proceso iniciado tras el alto el fuego permanente de ETA. La marcha, convocada para las cinco y media de la tarde, coincide con el comienzo de la Semana Grande en la capital donostiarra. Desde Cambados, en Pontevedra, Rajoy destacó que una organización terrorista en ningún país normal está autorizada para hacer una manifestación Por ello, consideró que las autoridades deben evitar que se manifieste. El Gobierno debe pedirlo y el fiscal general del Estado debe actuar ya alertó. Rajoy y Núñez Feijóo, ayer en el municipio pontevedrés de Cambados mente autorizada por el juez Garzón En cualquier caso, Erkoreka se remitió a la decisión que tome el consejero de Interior, Javier Balza, y añadió que el juez Baltasar Garzón- -ahora de vacaciones- -sólo se puede pronunciar si entre los convocantes hay alguna persona que está directamente concernida por el auto de suspensión que dictó él hace unos años También desde el PNV, Josune Ariztondo se mostró a favor de la marcha batasuna, ya que será una manifestación ciudadana a favor de un lema político y aseguró que los representantes de los agentes y partidos políticos saben cómo actuar para ejercer los derechos y soslayar provocaciones como las del Partido Popular. Con tibieza se pronunció el secreta- ABC Apoyo del PNV Para el PNV ocurre todo lo contrario. Su portavoz en el Congreso de los Diputados, Josu Erkoreka, afirmó que no tendría mucho sentido que se prohibiera a Batasuna celebrar la manifestación con todo lo que hemos visto y oído en los últimos meses, en los que dirigentes conocidos de Batasuna han hecho pronunciamientos públicos y han comparecido ante los medios de comunicación actuando como tales y con absoluta impunidad y reconocimiento, e, incluso, en algún caso, han llegado a reunirse como tales, como la reunión con Patxi López y que estaba expresa- rio general del PSE- EE en Guipúzcoa, Miguel Buen, para quien la convocatoria no va a ayudar demasiado pero dijo que había que respetar el derecho constitucional de manifestación y mantener el equilibrio razonable al que obliga la ley Tras advertir que, como ha ocurrido en años anteriores, puedan registrarse incidentes al coincidir la marcha con el comienzo de las fiestas de San Sebastián, puntualizó que mejor sería que no se hubiera convocado En esta línea se pronunció también el secretario general del PSE en Álava, Txarli Prieto, quien señaló que el Gobierno vasco tendrá que comprobar si los convocantes cumplen los requisitos de legalidad de acuerdo con el ordenamiento jurídico vigente, de manera que si los cumplen, tendrán derecho a hacer una manifestación y, en caso contrario, el Ejecutivo tendrá que tomar las medidas para impedir que se haga un acto fuera de la ley Prieto calificó de excesivo hablar de un desafío al Estado de Derecho por convocar una manifestación, sea legal o sea ilegal. Es un error de la izquierda abertzale en un momento en que, en vez de intentar salir de forma bravucona hacia la sociedad, tendría que cum-