Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Los keralenses parecen poseer un don más preciado que cualquier bien material, una alegría de vivir y una serenidad contagiosas ver a campesinos, vestidos con sus dhotis (sus paños alrededor de la cintura) leer un periódico en malayalam, la lengua local. Es una región muy civilizada y muy sofisticada cuenta Davina Taylor, una inglesa que ha trocado el estrés de su vida en Londres por una playita junto a un pueblo de pescadores donde ha abierto un hotel de seis habitaciones. Porque son educadas, las mujeres han conseguido que disminuya la natalidad en esta parte de la India. Aquí se nos respeta y por eso, porque soy una mujer sola, he decidido quedarme La razón de esta civilidad hay que buscarla originariamente en el comercio de las especias que ha expuesto a la región al contacto con romanos, griegos, árabes, chinos y europeos. Ya venían por aquí hace dos mil años, como llegan los turistas hoy, a comprar entre pirámides de especias. El resultado es una tradición de tolerancia política y religiosa, y una mentalidad abierta y curiosa. La primera comunidad judía de la India se instaló en el puerto de Cochin, y misioneros cristianos, antes de la llegada de los portugueses, ya surcaban las selvas del interior, hoy llenas de plantaciones de té, de café y de jardines donde AP China Pakistán Nueva Delhi Ne pal Calcutta INDIA Bombay Golfo de Bengala Mar Arábigo 0 Km 300 Kerala Cochin Bailarín kathakali con su teléfono móvil, imagen de una región próspera y moderna ahora la mayoría de los hoteles a manos de personal cualificado y a veces en clínicas adyacentes. AFP crece el clavo, la canela, el cardamomo, la nuez moscada, la mostaza, el laurel, la pimienta... Fragancias que se vuelven a encontrar en las esquinas de los pueblos, en las cocinas de las casas, en los suculentos platos de los restaurantes, y hasta en la propia piel después de un masaje ayurvédico con aceite de sésamo. Los masajes, junto a regímenes alimentarios y el uso de farmacopea vegetal, forman la base de los tratamientos de medicina ayurvédica (la medicina tradicional india a base de plantas) que proponen El más delicioso marisco Esta inmensa aldea que es Kerala tiene también una ciudad que no hay que dejar de visitar. Con sus calles estrechas, sus viejos caserones portugueses, sus iglesias, su sinagoga, su palacio holandés, sus anticuarios y su paseo repleto de chiringuitos que sirven el más delicioso marisco, Fort Cochin tiene un aire familiar y tremendamente exótico a la vez. Único puerto natu- ral de la región, Fort Cochin vive al ritmo de un pasado colonial que no parece tan lejano. Los camareros uniformados del polvoriento y decadente Yatch Club, amueblado con sillones chester reventados, parecen momias esperando órdenes de algún fantasma británico que quisiese resucitar la historia. Del otro lado de la plaza donde se erige la iglesia más antigua de la India, la iglesia de San Francisco, el antiguo edificio de la aduana holandesa ha sido restaurado y convertido en un hotel por sus dueños, el Malabar House. Ella es española, se llama Txuku Iriarte. Gran aficionada a la cocina, ofrece en el restaurante de su hotel un sinfín de platos que conjugan a la perfección los sabores indios y españoles. He aprendido mucho trabajando día a día con la gente de aquí- -dice esta vasca de 45 años que lleva cinco años en Cochin- Se me ha contagiado un poco la serenidad de los keralenses, aquí la gente tiene el arte de dar a las cosas sólo la importancia que realmente tienen Kerala romántica, pero también sabia. Un viaje a este jardín del Edén constituye un antídoto perfecto contra los males de nuestra civilización, incluso sin necesidad de seguir los tratamientos ayurvédicos.