Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid DOMINGO 6 8 2006 ABC Una máquina taladra el suelo, mientras otro operario observa de cerca la operación El mundo de la construcción es uno de los más castigados por la siniestralidad laboral. Sólo en el mes de julio, 9 obreros han perdido la vida en el tajo Trabajo al filo del riesgo TEXTO: M. SÁNCHEZ FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Cada dos días muere alguien en accidente laboral en la Comunidad de Madrid. Cien personas han perdido ya la vida en lo que va de año. Cien historias personales, que han teñido de luto y reflexión a todas las partes implicadas. El mundo del andamio es uno de los más castigados: sólo en el mes de julio han fallecido 9 trabajadores de la construcción. Muchos de ellos presentan un perfil bien definido: eran jóvenes, inmigrantes, tenían el deseo de encontrar un futuro mejor en España y no contaban con demasiada experiencia en el sector ni gozaban de contrato laboral estable ni de derechos laborales. Aquí los únicos españoles son los jefes, el resto somos de fuera. Yo hice un cursillo de una semana antes de empezar, porque nunca antes había trabajado en obras comenta Alejandro García, un ecuatoriano de 32 años. Un pequeño curso de introducción es toda la formación que poseen algunos de los trabajadores. La falta de formación y experiencia en una profesión arriesgada, como es la construcción, desemboca en algunos casos en un final fatal. Como las dos últimas víctimas mortales, dos hermanos rumanos, Marius y Mihail Lenhard, de 30 y 35 años, respectivamente, que murieron el pasado lunes al resultar electrocutados mientras trabajaban en las obras del centro comercial de Getafe. Ambos no tenían familia en España y se encontraban en nuestro país de manera irregular. Por este motivo, dos empresarios de Pulimol, entidad para la que trabajaban, han sido detenidos. Muchas de las víctimas mortales son jóvenes, inmigrantes y sin experiencia en el sector de la construcción Los sindicatos apuntan a la maraña de subcontratas como una de las causas de la siniestralidad laboral Sus muertes no han resultado inútiles, no han sido en vano. Gracias a ellos se ha puesto de manifiesto una realidad, al parecer, común en el sector: las subcontrataciones. Según fuentes sindicales consultadas por ABC, los ciudadanos rumanos estaban contratados por la empresa Pulimol, que a su vez era una subcontrata de Pavimentos Agustín Lancha S. L. En total, la cadena de subcontratos afectaba a tres entidades comerciales más: Arquitecturas, Reformas y Construcciones; New Yorker y Murias Grupo, promotor principal del centro de ocio de Getafe, junto a Construcciones Murias. Un obrero escala un andamio sin arnés cifras de siniestralidad laboral son incalificables. La Administración tiene que acometer actuaciones firmes, ejemplares y contundentes para frenar y prevenir los accidentes laborales Los dos sindicatos mayoritarios, CC. OO. y UGT, no han tardado en reivindicar más inspectores. Dicen que la proporción es insuficiente: 1 por cada 20.000 trabajadores. No es la única voz que se alza para apuntar a las subcontratas como uno de los puntos negros responsables de la siniestralidad, los propios operarios también coinciden: El verdadero problema son las subcontratas, que van abaratando los costes del servicio y tienen que ahorrar gastos recortando presupuesto de donde pueden, por ejemplo no incluyendo todas las medidas Maraña de subcontratas La maraña de subcontratas es abominable, los propios operarios no saben ya ni para quién trabajan afirma Gerardo Gracia, secretario general de CC. OO. en Madrid. Y añade que las